Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un proyecto impulsa una estrategia nacional para conservar la alondra ricotí

Por su delicada situación, la alondra ricotí necesita protección. Por eso la Universidad Autónoma de Madrid, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, trabajará en la conservación de esta pequeña ave considerada en peligro y que en el continente europeo solo habita en España. Los ecólogos formularán las bases de conocimiento científico para redactar una estrategia nacional de conservación.

Alondra ricotí, marcado con anillas, listo para ser liberado de nuevo en su hábitat. El marcaje científico es clave en estos proyectos. Mediante recaptura, física o visual, permite determinar tasas de supervivencia, uso del hábitat, etc. / A. Barrero–UAM

La alondra ricotí (Chersophilus duponti) es una pequeña ave perteneciente a la familia de los aláudidos. Los ornitólogos la conocen como el “fantasma del páramo”, por lo difícil que resulta su observación y por la capacidad de mimetizarse entre la vegetación donde habita, principalmente espacios abiertos típicos de estepa arbustiva o semiarbustiva.

En el continente europeo, solo en España puede encontrarse hoy la alondra ricotí. Esto, sumado a un descenso poblacional del 4% anual durante al menos los últimos 10 años, la ha convertido en una especie de atención prioritaria.

Esta situación ha motivado a la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente a apoyar la elaboración de los criterios científicos necesarios para la adecuada gestión y conservación de la población española de alondra ricotí.

El declive de la alondra ricotí parece estar provocado en parte por el abandono de las prácticas agroganaderas tradicionales, sobre todo el pastoreo extensivo por ovino

Durante el año 2018, un equipo del grupo de Ecología Terrestre del departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid (TEG-UAM), dirigido por el profesor Juan Traba, se encargará de formular las bases de conocimiento técnico y científico necesarias para redactar e implementar una Estrategia Nacional de Conservación.

Especie amenazada

La alondra ricotí está actualmente catalogada como especie 'en peligro' en el Libro Rojo de las Aves de España, y como 'vulnerable' en el Catálogo Español de Especies Amenazadas. Su declive parece estar provocado en parte por el abandono de las prácticas agroganaderas tradicionales, sobre todo el pastoreo extensivo por ovino, pero también por la ocupación de su hábitat por otros usos: repoblaciones forestales, agricultura intensiva, roturaciones para cultivo e implantación de parques eólicos.

Junto con información básica sobre el estado de conocimiento actual acerca de la biología y ecología de la especie, el nuevo proyecto realizará un análisis detallado de la situación de la población española (tamaño poblacional, tendencias, estado del hábitat, distribución, poblaciones actuales y extinguidas, etc.). Además, se identificarán los factores limitantes y amenazas o problemas de conservación a los que se enfrenta la alondra ricotí actualmente y en los próximos años.

“Se pretende realizar también una determinación de áreas importantes para la especie a escala nacional y autonómica, y un análisis de eficiencia de la red actual de espacios protegidos”, explica el director del proyecto.

“Junto a un diagnóstico del estado de conservación –añaden– se plantearán las medidas de gestión y conservación necesarias para invertir el declive de la especie; desde las puramente normativas a las relacionadas con el manejo del hábitat, la conservación ex-situ en caso de que fuera necesario, y el seguimiento y monitoreo científico”.

El proyecto contempla la participación de gestores, técnicos de la administración, científicos y conservacionistas en la elaboración de estas bases técnicas, a través del intercambio de información y reuniones de trabajo que tendrán lugar a lo largo de 2018.

Este proyecto se suma al Proyecto LIFE Ricotí (financiado por la Comisión Europea), el proyecto BBVA-Dron Ricotí (financiado por la Fundación BBVA), y a diversos proyectos de censo financiados por Comunidades Autónomas, aunando fuerzas en la conservación de esta amenazada ave.

“Gracias al apoyo decidido de las administraciones públicas, ministerio y comunidades autónomas, aún estamos a tiempo de revertir la dramática situación de esta especie, y garantizar que siga asombrándonos con su singular canto en las frías madrugadas de los páramos ibéricos”, concluyen los investigadores.

Fuente: UAM
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Una ballena puede consumir más de tres millones de microplásticos cada día

Aunque se ha detectado la presencia de microplásticos en todos los ecosistemas marinos, calcular la cantidad a la que se exponen grandes mamíferos como las ballenas, protagonistas del #Cienciaalobestia, no es tarea fácil. Un nuevo estudio ha estimado a través de sus heces el número de compuestos de los que se alimentan: 21 microfragmentos de plástico por cada seis gramos de excremento.

La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.