Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una baraja de genes es la clave del éxito de la trucha como especie invasora

Un estudio internacional en el que ha participado el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) ha investigado la eficiencia bioenergética de la trucha común a lo largo de tres continentes para entender los factores que favorecen su éxito como especie invasora y los que condicionan su conservación en el área de distribución natural.

Trucha común (Salmo trutta). Imagen: Eric Engbretson/U. S. Fish and Wildlife Service

La trucha común (Salmo trutta) es una de las 30 especies invasoras más exitosas del mundo, pero también es vulnerable en su área de distribución natural. Un equipo internacional en el que participan investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN, CSIC) y de la Universidad de León ha investigado los factores que determinan las limitaciones energéticas de la trucha común en su hábitat natural y en ríos donde ha sido introducida.

Según el estudio, que se acaba de publicar en la revistaECOLOGY, la capacidad de adaptación de la trucha es diferente cuando se compara entre regiones dentro de su área de distribución natural y aquellos en los que ha sido introducida.

El estudio revela la plasticidad de las truchas en el crecimiento a lo largo de su ciclo vital, lo cual es importante para facilitar el proceso de invasión y debe ser incluido en las lista de factores que caracterizan a los invasores exitosos.

Javier Lobón-Cerviá, del MNCN, señala: “La trucha común parece poseer una baraja de genes con la que desarrolla distintas estrategias vitales según las comunidades biológicas y las características ambientales del área donde vive. Aunque existen limitaciones en este tipo de análisis bioenergéticos a gran escala, la comprensión de las invasiones a escala global podría mejorarse con estudios similares en otros organismos donde sea posible obtener grandes series de datos”.

Dieta uniforme

Otra conclusión del estudio es que la temperatura del agua influye notablemente en la eficiencia energética de las truchas, entendida como el balance entre el aporte de energía a través de la dieta y el gasto que tiene lugar en los diferentes procesos fisiológicos.

La dieta, sin embargo, difiere poco a lo largo de su rango de distribución, excepto por la tendencia a alimentarse de peces en las grandes regiones donde es una especie exótica. Su tamaño corporal es sensiblemente mayor fuera de su área de distribución natural, donde crece rápidamente al alimentarse también de peces nativos.

Referencia bibliográfica:

Budy, Ph., Thiede, G. P., Lobón-Cerviá, J., González Fernández, G., McHugh, P., McIntosh, A., Asbjørn Vøllestad, L., Becares, E., Jellyman, Ph. 2013. Limitation and facilitation of one of the world's most invasive fish: an intercontinental comparison. Ecology, 94: 356–367. doi.org/10.1890/12-0628.1

Fuente: MNCN
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Descubierta una nueva especie de briozoo en un monte submarino del mar de Alborán

Tras analizar la biodiversidad de los briozoos, unos diminutos animales coloniales que viven sujetos al fondo, en el monte submarino del Seco de los Olivos, frente a las costas de Almería, un equipo de científicos españoles y brasileños ha identificado 43 especies diferentes, de las cuales tres nunca se habían visto en el Mediterráneo y otra ha resultado ser nueva para la ciencia.

Hallan microplásticos en agua dulce de la Antártida

Científicos españoles, liderados desde la Universidad Autónoma de Madrid, han descrito por primera vez la presencia de microplásticos en el agua dulce de un área protegida de la Antártida. Los resultados confirman la presencia de fragmentos contaminantes de poliéster, acrílico y teflón, con tamaños menores a cinco milímetros y distintas formas y colores.