Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida

Una de cada cinco especies de vertebrados silvestres se comercializa en el mercado global

Un equipo internacional de investigadores ha calculado que 5.579 especies animales están siendo explotadas en el mercado de vida salvaje. Los expertos también han previsto que otras 3.196 especies podrían estar en riesgo de una futura mercantilización.

María Marín
3/10/2019 20:00 CEST

Gorriones de Java a la venta en un mercado de aves en Purwokerto, Java, Indonesia. / Gabby Salazar

El comercio de animales salvajes destinados a servir de mascotas o a la obtención de productos como cuernos, marfil, medicamentos o carne, es una industria multimillonaria y reconocida como una de las amenazas más graves para la fauna. Sin embargo, su alcance a escala global y su impacto en la biodiversidad siguen siendo poco conocidos.

Un nuevo estudio publicado en la revista Science afirma que al menos una de cada cinco especies de vertebrados de la Tierra se compra y vende en el mercado de vida silvestre. Los expertos de la Universidad Auburn de Montgomery (EE UU), la Universidad de Sheffield (Inglaterra) y la Universidad de Florida (EE UU) calculan que las estimaciones reales de este comercio son entre un 40 % y un 60 % más altas que las registradas con anterioridad.

La compra y venta de vida silvestre es entre un 40 y un 60 % más alta que las estimaciones anteriores

Los investigadores evaluaron los efectos del comercio de vida silvestre en 31.745 especies de reptiles, anfibios, mamíferos y aves, utilizando datos de la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (CITES) y la Lista Roja de la Unión Internacional para Conservación de la Naturaleza (UICN).

De esta forma, descubrieron que un total de 5.579 especies –aproximadamente el 18 % del total de las variedades estudiadas– son actualmente objeto de comercio a escala mundial.

Además, los investigadores identificaron otras 3.196 especies que actualmente no reciben atención de los mercados, pero que podrían estar en riesgo de una futura mercantilización por las similitudes compartidas con las especies actualmente explotadas. Por tanto, estiman que al menos 8.775 especies podrían estar pronto en riesgo de extinción.

Los expertos consideran fundamentales estas predicciones para establecer estrategias proactivas, diseñadas para combatir el comercio mundial de vida silvestre.

“Una opción es presionar a los mercados de comercio electrónico como Facebook, eBay, Amazon, etc. para asegurarse de que no permitan la venta ilegal de animales y plantas, especialmente a aquellos que se sabe que comercian a niveles insostenibles”, propone el investigador principal para frenar esta crisis.

Aves, las más perjudicadas

Las aves son los animales que más sufren el comercio de vida silvestre por sus peculiaridades estéticas

Los expertos investigaron cuáles eran las especies más perjudicadas y calcularon que los animales que sufren más la explotación son las aves (23 %) y los mamíferos (27 %) frente a los reptiles (12 %) y los anfibios (9 %).

El estudio también revela que los anfibios y reptiles son comercializados más comúnmente como mascotas (domésticas, exposiciones, circos o zoológicos), las aves como mascotas y productos (carne comercial, competiciones de caza, ropa, medicina o con fines religiosos), mientras que los mamíferos son comercializados sobre todo como productos, una vez que están muertos.

“Los mamíferos se comercializan principalmente como productos (muertos), mientras que las aves, los anfibios y los reptiles son una mezcla de comercio de mascotas y de productos, dependiendo de la región”, explica a Sinc Brett Scheffers, profesor de la Universidad de Florida y autor del trabajo.

Además del tipo de especie, en el comercio también influye el tamaño corporal del animal. Las especies que tienen un cuerpo más grande son más vendidas que las de cuerpo pequeño.

Como regla general, las especies más aclamadas son las que tienen rasgos distintivos y llamativos. Por ejemplo, los humanos han admirado durante mucho tiempo las peculiaridades estéticas de las aves, como la complejidad del canto y el plumaje, y por eso son las más buscadas en el mercado.

El comercio de vida silvestre se concentra en las regiones tropicales

Por otra parte, las especies con las que más se comercia son las que ya de por sí están siendo amenazadas por su rareza, por lo que el peligro de extinción de estas es extremo.

Explotación en regiones específicas

A pesar de que la huella del comercio de vida silvestre pisa todos los continentes habitables de la Tierra, los autores descubrieron que su impacto tendía a concentrarse en regiones específicas del mundo. “El comercio de vida silvestre se concentra en las regiones tropicales biodiversas del mundo”, confirma Scheffers.

Sudamérica, el centro y el sureste de África, el Himalaya, el sureste de Asia y Australia son los principales epicentros del comercio de vida silvestre.

El comercio de mascotas prospera en los trópicos, mientras que las especies comercializadas como productos se concentran en África tropical y el sudeste asiático, incluyendo el Himalaya.

Referencia bibliográfica:

"Global wildlife trade across the tree of life," by B.R. Scheffers; B.F. Oliveira at University of Florida in Gainesville, FL; B.F. Oliveira at Auburn University at Montgomery in Montgomery, AL; I. Lamb; D.P. Edwards at University of Sheffield in Sheffield, UK.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los primeros ladrones de comida del mundo animal
Estos animales marinos soportaron a los parásitos más antiguos que se conocen

Un equipo de científicos ha descubierto la relación entre parásito y huésped más arcaica conocida, la de un tipo de braquiópodos –muy parecidos a las almejas– que conservan en sus conchas unos tubos que robaban su comida. El hallazgo retrasa los orígenes de esta práctica en más de 25 millones de años.

Alt de la imagen
La almeja fina revela la alta contaminación de varias lagunas costeras en Túnez

Para conocer la salud ambiental de las lagunas costeras del litoral de Túnez, un equipo de científicos españoles,  tunecinos y portugueses utilizó la almeja fina como bioindicador. Los resultados muestran que las almejas con mayores niveles de metales pesados provenían de las lagunas con la temperatura del agua caliente, donde se llevan a cabo actividades pesqueras y cultivos intensivos de almejas para consumo humano.