Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una de cada cinco libélulas está peligro de extinción en el Mediterráneo

La escasez creciente de agua dulce en la cuenca mediterránea es una de las principales causas por las que una de cada cinco libélulas y caballitos del diablo del Mediterráneo están amenazados de extinción en esta región. El nuevo informe realizado por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) culpa también al cambio climático y a la degradación de los hábitats.

Libélula Calopteryx splendens en la cuenca mediterránea. Foto: Jean Pierre Boudot.

La UICN ha evaluado 163 especies de libélulas y caballitos del diablo del Mediterráneo y demuestra que cinco de ellas se encuentran en peligro crítico de extinción, 13 en Peligro, otras 13 son vulnerables, 27 están casi Amenazadas, y 96 son de preocupación Menor. Además, los expertos no tienen suficientes datos de seis especies, por lo que no cuentan con la información necesaria para evaluar su situación en la actualidad, pero también podrían estar amenazadas.

Es probable que la situación de estas especies únicas no haga sino empeorar, a medida que el cambio climático y el aumento de la demanda de agua tengan un efecto negativo sobre ellas”, ha explicado Jean Pierre Boudot, miembro del Grupo de Especialistas de Libélulas UICN y coautor del informe. “La disminución de la pluviometría y la sequía alterarán los hábitats donde vive la mayoría de ellas”, ha apuntado Boudot.

A esto se añade la desaparición de cuatro especies ya clasificadas como extintas en la región mediterránea: Agriocnemis exilis, Ceriagrion glabrum, Rhyothemis semihyalina, y Phyllomacromia africana.

Un instinto para indicar la calidad del agua

El 67% de las especies mediterráneas están amenazadas por la alteración de sus hábitats y la contaminación. La libélula Sympetrum depressiusculum, otrora común en el Mediterráneo, se encuentra ahora en la categoría ‘vulnerable’ y en declive a causa de la agricultura intensiva en los arrozales.

El 14% de estas especies de insectos viven sólo en los ecosistemas mediterráneos de agua dulce, entre los que se encuentran algunos de los hábitats más amenazados y ricos en términos de biodiversidad; nueve de éstas están en peligro o son vulnerables. Según el informe, la mayor concentración de libélulas endémicas se encuentra en el sur y el oeste del Mediterráneo. Además, el Magreb y el Levante son lugares de importancia regional en cuanto a número de endemismos.

Una amenaza constante

La mayoría de las especies amenazadas se concentra en el Levante, el sur de Turquía y los Balcanes, el noreste de Argelia y el norte de Túnez. El caballito del diablo Calopteryx exul, por ejemplo, se encuentra en declive y clasificado como ‘en peligro’ porque los ecosistemas de los ambientes acuáticos del Magreb en los que vive están afectados por la explotación humana de los recursos hídricos, la contaminación, la irrigación y la sequía.

“La selección y protección de las áreas más importantes son fundamentales para garantizar la supervivencia de estas especies”, ha manifestado Annabelle Cuttelod, miembro de la UICN y coautora del informe. “Deben tomarse en cuenta sus requerimientos ecológicos en la planificación y la gestión del uso de los recursos hídricos, especialmente con fines agrícolas o al desarrollar infraestructuras. Los datos de la Lista Roja de la UICN pueden servir para esclarecer ambos procesos”, ha aseverado Cuttelod.

Los resultados del informe, financiado por la Comisión Europea, la Fundación Mava y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), destacan la necesidad de proteger las poblaciones de libélulas por parte de los países mediterráneos. A pesar de que algunas especies ya son objeto de medidas de protección gracias a la legislación internacional, como por ejemplo Coenagrion ornatum, incluida en la Directiva Europea de Hábitats, otras no están protegidas, pese a su alto riesgo de extinción.

Informe

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los animales engañan a otros con trucos de magia igual que los humanos

Trucos mentales, juegos de manos, ilusiones y distracciones forman parte de la magia que percibimos los humanos, pero ¿cómo reaccionaría una audiencia animal? Un equipo de científicos muestra que nuestra capacidad de atención y percepción no es muy superior a la de ciertos animales como primates, cuervos y pulpos, que también son engañados por los de su misma especie u otras.

Alt de la imagen
Los primeros humanos podrían haber cocinado en aguas termales antes que con fuego

Uno de los mayores misterios en la evolución humana es el origen del cocinado de alimentos. Un nuevo hallazgo abre una ventana a una fase anterior al uso del fuego, en la que los primeros seres humanos ya podrían haber empezado a cocinar en aguas termales. Esta es la conclusión de un estudio en el que participa la Universidad de Alcalá y que se desarrolla en la garganta de Olduvai (Tanzania).