Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
No tocar objetos con las manos puede ser útil en tiempos de pandemia

Una empresa española crea un sistema para controlar dispositivos con la mirada

Seleccionar una opción en una pantalla, elegir el piso en un ascensor o gestionar una operación en un cajero ya se pueden realizar sin tocar nada, solo mirando con los ojos, gracias a una nueva tecnología de seguimiento ocular desarrollada por Irisbond. Esta startup española actualmente colabora con el Instituto de Tecnología de Massachusetts para mejorar los algoritmos de inteligencia artificial que controlan el sistema.

Dispositivo Hiru acoplado a un ordenador portátil para seleccionar opciones sin tocarlo, solo con la mirada. / Irisbond

La empresa Irisbond, pionera en el desarrollo de tecnologías y un software de seguimiento ocular (eyetracking) creado y fabricado 100 % en España, ha presentado Hiru, el primer sistema de este tipo en todo el mundo, válido para cualquier plataforma. Potencialmente es compatible con todos los sistemas operativos y cualquier dispositivo, desde un ordenador, hasta un cajero, un ascensor o un control de accesos en un edificio de oficinas.

El dispositivo Hiru incorpora algoritmos de software basados en inteligencia artificial y un hardware que traducen la mirada para poder acceder a la información solo con los ojos, sin tocar nada del ordenador, cajero, ascensor o cualquier otra plataforma

Gracias a esa tecnología de seguimiento ocular se crea una nueva manera de comunicarse con el entorno. Los avanzados algoritmos de software basados en inteligencia artificial junto con el hardware se han unido en un dispositivo que traduce la mirada para ofrecer un acceso a la información de forma natural, intuitiva y de manos libres, así como un control total de la pantalla.

“Este es, sin duda, un paso de gigante dentro de la tecnología eyetracking, principalmente porque mejorará aspectos clave como los costes, los tiempos o la usabilidad, ofreciendo soluciones que, además, son aptas para personas de movilidad reducida, creando así un mundo más inclusivo para todos gracias al sistema de comunicación natural del ser humano: la mirada”, afirma Eduardo Jauregui, CEO y cofundador de Irisbond.

“Gracias a Hiru, las empresas podrán desarrollar cualquier tipo de iniciativas que requieran de la libertad de controlar cualquier dispositivo con los ojos”, añade. De hecho, la startup está gestionando acuerdos para su aplicación en sectores como el neuromarketing, la automoción, la investigación, las smart homes, robótica, salud o educación. 

El dispositivo se pondrá a la venta al público a partir del próximo mes de enero. Huru es compatible con cualquier tipo de ordenador o tablet, aunque de momento es operativo desde Windows, pero ya se está trabajando también en iOs.

Beca de Cambridge y colaboración con el MIT

Irisbond ha contado con una de las ocho becas otorgas a startups por el Cambridge Innovation Center (CIC), y actualmente colabora con el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) para investigar técnicas que ayuden a perfeccionar sus algoritmos.

La startup española ha sido galardonada en diferentes premios como Europa accesible: TIC 4 ALL o el Premio Discapnet de la Fundación ONCE a las tecnologías accesibles por reflejar los valores de innovación y mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad. 

Recientemente también obtuvo el reconocimiento de Samsung Dev Spain, la comunidad de desarrolladores de software de Samsung Iberia por su app Tallk, que se alzó como ganadora de los 2020 Top Developer Awards, y que fue desarrollada por Irisbond en colaboración con Samsung y la Fundación Luzon para facilitar la comunicación de los enfermos de ELA.

La startup española ha sido reconocida con el Certificado del Sello de Excelencia COVID-19 de la Comisión Europea

Además, recientemente la compañía ha sido reconocida con el Certificado del Sello de Excelencia COVID-19 entregado por la Comisión Europea (CE), que avala a compañías altamente innovadoras y con un potencial de alto crecimiento e internacionalización, para buscar acuerdos con socios estratégicos a nivel europeo, y poder desarrollar y expandir su negocio y ayudar a paliar los estragos del virus. 

“Ahora, en los tiempos que corren, en los que hay que evitar al máximo el contacto físico, la tecnología eyetracking nos puede facilitar enormemente la vida –apunta Jauregui–. Las personas podrán interactuar con el entorno utilizando únicamente los movimientos de sus ojos. Actos cotidianos como llamar al ascensor o sacar dinero podrán hacerse sin necesidad utilizar las manos”. 

Se estima que el mercado de eyetracking o seguimiento ocular crezca de los 368 millones de dólares en 2020 a 1.098 millones de dólares en 2025, triplicándose en sólo 5 años. Este tipo de tecnología tiene una alta demandada en el sector sanitario, especialmente en comunicación asistencial, y en el sector del marketing, tanto para realizar anuncios personalizados como para conocer el comportamiento de la audiencia.

Fuente:
DICYT
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Rusia anuncia que su vacuna tiene una eficacia del 95 % y que costará menos de 20 dólares
SINC

El Fondo de Inversión Directa de Rusia espera que la vacuna Sputnik V llegue a 500 millones de personas, comenzando su distribución en 2021. Esta vacuna candidata levantó dudas en agosto entre los expertos por la velocidad de los ensayos en humanos y la opacidad en los datos.

La vacuna de Oxford-AstraZeneca consigue una eficacia del 70,4 %

Los resultados iniciales de la fase III del ensayo clínico revelan una eficacia media del 70,4 %, que varió según las dosis empleadas, con valores máximos del 90 %. También se observó una reducción en las infecciones asintomáticas. No hubo casos graves ni hospitalizaciones entre los vacunados. El almacenaje a temperaturas de nevera, de entre 2 y 8 ºC, supondría una ventaja.