Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una planta transgénica se aclimata sin influencia exterior

La Universidad de Ginebra, en Suiza, en colaboración las universidades de Gante (Bélgica) y Friburgo (Alemania) ha creado plantas transgénicas resistentes a los rayos ultravioleta que producen altos niveles de antioxidantes.

Esta planta transgénica está equipada con un receptor UVR8 mutado y se aclimata sin importar el nivel de radiación perjudicial que reciba. / Wikipedia.

Las plantas tienen una relación de amor y odio con la luz del sol porque, mientras algunas longitudes de onda les son indispensables para hacer la fotosíntesis, otras les perjudican, como los rayos ultravioleta B. Por esta razón, están equipadas para detectar estos rayos altamente tóxicos y crear defensas.

Un equipo dirigido por Roman Ulm, profesor de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Ginebra (Suiza), ha creado una planta transgénica que se aclimata sin importar el nivel de radiación perjudicial que reciba. Este vegetal está equipado con un receptor UVR8 mutado y es una variante de Arabidopsis thaliana, un organismo modelo ampliamente utilizado en el laboratorio.

Según el estudio, como las plantas no pueden escapar de estos rayos nocivos, se ven obligadas a encontrar una forma de protegerse. Lo que hacen es detectar los rayos ultravioleta B gracias a ese receptor UVR8, que desencadena una reacción bioquímica dentro de las células y les permite crear defensas.

"La sustitución de un solo aminoácido por otro fue suficiente para que el receptor de la planta permanezca en constante actividad"

"La sustitución de un solo aminoácido por otro fue suficiente para que el receptor de la planta permanezca en constante actividad, incluso sin rayos ultravioleta", asegura Marc Heijde, investigador posdoctoral y coautor del artículo.

El hecho de que este receptor esté siempre activo es resultado de una estimulación constante de los genes necesarios para el desarrollo de respuestas de supervivencia de la planta.

Una respuesta de supervivencia máxima

Los rayos ultravioleta B, que representan el 0,5% de la energía de la luz, son peligrosos para los seres vivos, ya que conducen a la formación de radicales libres en las células y dañan su ADN.

Esta planta posee un receptor en constante actividad que la dota de una resistencia ultravioleta superior, que está asociada con aumento de la producción de flavonoides –sustancias que funcionan como bloqueadores solares y antioxidantes–.

Estas plantas ricas en flavonoides también proporcionan una poderosa fuente de antioxidantes para los seres humanos. “Este vegetal es, por tanto, un excelente modelo para la investigación básica, así como para estudios con vistas a mejorar las plantas de cultivo”, asegura el trabajo que publica la revista PNAS.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales pudieron oír y hablar como nosotros

Durante décadas la comunidad científica ha tratado de establecer si hubo alguna otra especie humana, diferente a la nuestra, que también dispusiera de lenguaje. Ahora un equipo de investigadores españoles ha reconstruido por primera vez la audición de los neandertales y ha encontrado la prueba de que hablaban.

Hallada una esquiva nueva especie de dinosaurio carnívoro en los Pirineos

Un equipo de paleontólogos ha descrito una nueva especie de dinosaurio carnívoro, a la que han denominado Tamarro insperatus, a partir de unos restos fósiles excavados en 2003 en la Conca Dellà, en Cataluña. Gracias a un hueso del pie han podido determinar que se trata de un troodóntido, un grupo de pequeños dinosaurios emplumados muy extendido por Norteamérica y Asia, pero desconocido hasta ahora en Europa.