Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una posible explicación al hexágono de Saturno

Hace décadas que los astrónomos se preguntan cómo se genera el patrón nuboso con forma de hexágono en el polo norte de Saturno. Ahora dos investigadores de la Universidad de Harvard han simulado en 3D los movimientos de los ciclones, anticiclones y corrientes de convección del gigante gaseoso.

Hexágono del polo norte de Saturno visto por la sonda Cassini. / NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

El patrón de flujo atmosférico hexagonal que rodea el polo norte de Saturno se viene observando desde hace 40 años de forma constante. Algunos modelos han logrado reproducir este fenómeno aplicando restricciones externas, como diferencias de presión, pero se desconoce cómo podría surgir de manera espontánea.

Dos investigadores de Harvard han desarrollado modelos en 3D de las tormentas gigantes y corrientes de convección de Saturno para ver cómo pueden generar su hexágono polar

Para ofrecer una respuesta, los investigadores Rakesh Yadav y Jeremy Bloxham de la Universidad de Harvard (EE UU) han desarrollado modelos en 3D de los vórtices o tormentas gigantes de Saturno, así como de las corrientes de convección profundas de las capas externas de su atmósfera.

Los resultados, publicados en la revista PNAS, revelan las interrelaciones que se producen entre los diferentes ciclones, anticiclones y flujos latitudinales de sentido alterno que caracterizan al gigante gaseoso, ofreciendo una explicación sobre cómo se puede formar su enigmático hexágono polar.

Las simulaciones recrearon el gran ciclón central del polo norte, rodeado por tres vórtices anticiclónicos, varios vórtices ciclónicos más pequeños y un fuerte jet o chorro hacia el este, localizado aproximadamente a 60 grados al norte del ecuador. Este chorro presenta nueve bordes, como resultado de ser 'pellizcado' por los vórtices circundantes.

“Para visualizarlo, imagina que tienes una goma elástica grande”, explica Yadav a SINC, “luego coloca otras gomas más pequeñas alrededor de la grande y tira con ellas desde el exterior: veras que la más grande se deforma y toma la forma de un polígono marcado por el número de gomas pequeñas de su alrededor”.

Tormentas gigantes ocultas bajo la superficie

El investigador aclara que las tormentas gigantes que probablemente generan este chorro poligonal se encuentran en el interior profundo, “y no se ven directamente debido a la caótica ebullición del gas en la superficie de Saturno”. Sea como fuere, todo este complejo mecanismo está detrás de su hexágono polar, según los autores.

Hasta ahora no se ha observado nada similar en otros planetas de nuestro sistema solar, pero, como apunta Yadav, “seguramente habrá muchos otros exoplanetas alrededor de otras estrellas donde se formarán chorros zonales con hexágonos u otros polígonos, aunque desgraciadamente de momento no podemos verlos porque están muy lejos”.

Vista de los vórtices y flujos en la superficie de Saturno. / R. Yadav, J. Bloxham/PNAS

Referencia:

Rakesh Yadav y Jeremy Bloxham. “Deep rotating convection generates the polar hexagon on Saturn”. PNAS, 8 de junio de 2020.

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La NASA recoge por primera vez muestras de un asteroide

La noche del 20 al 21 de octubre se producirá un momento histórico para la misión OSIRIS-REx. La nave aterrizará durante unos segundos en el asteroide Bennu para arrancar material de su superficie y traerlo a la Tierra. La arriesgada maniobra se realizará en una pequeña zona despejada en medio de grandes rocas.

Alt de la imagen
Un mundo oceánico en otro sistema planetario

Los astrónomos ya conocían el sistema planetario LHS1140, localizado a unos 41 años luz de la Tierra, pero gracias a los nuevos datos facilitados por el observatorio espacial TESS de la NASA y el instrumento ESPRESSO del Observatorio Europeo Austral en Chile han descubierto que uno de los planetas parece tener un gran océano de agua líquida. Su nombre es LHS1140 b, un exoplaneta ideal para la búsqueda de biomarcadores.