Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Medicina preventiva

Una práctica deportiva intensa podría alterar la fertilidad masculina

Aunque el ejercicio físico es bueno para la salud, la práctica deportiva también tiene sus riesgos, contraindicaciones y efectos secundarios. Uno de ellos, es el deterioro significativo de la calidad del semen, según una investigación de la Universidad de Córdoba. El estudio revela así la correlación negativa entre el exceso de ejercicio físico y la salud reproductiva de los hombres.

Hombre practicando halterofilia. / Unsplash

El tabaco, una alimentación poco saludable, la contaminación o el consumo de drogas recreativas son enemigos bien conocidos de la salud reproductiva, pero ¿y el deporte? La investigadora del Departamento de Ciencias Morfológicas de la Universidad de Córdoba, Diana Vaamonde, ha realizado una serie de estudios en los que se reflexiona sobre los potenciales efectos negativos que el ejercicio físico puede tener sobre la fertilidad masculina. La intención es poner en el punto de mira estas contraindicaciones a la hora de establecer hábitos de vida que no pongan en riesgo la tasa de natalidad.

Cuanto más elevados son el volumen e intensidad de los entrenamientos peor es la calidad del semen

Tras el estudio de individuos en los que el volumen e intensidad del entrenamiento son elevados, el trabajo muestra que cuanto más altos son estos indicadores peor es la calidad del semen. Esto se traduce en un semen que, si bien no desciende considerablemente en número de espermatozoides, tiene una menor velocidad y morfología espermática y defectos en el ADN (se ve un mayor índice de fragmentación del ADN espermático en atletas de élite).

La alteración de la tasa hormonal testosterona –el cortisol, principal hormona relacionada con el estrés– revela una posible reducción de la testosterona endógena como resultado de una alteración del eje hipotálamo-hipofisario-gonadal (HPG) o un aumento del cortisol.

Un eje HPG alterado puede indicar la existencia de un hipogonadismo (alteración de la funcionalidad testicular normal) que afecta al potencial reproductivo. El estrés que causa la competición o la dependencia de unos resultados deportivos para mantener una beca de estudios o una sensible mejora económica, aumenta los niveles de cortisol interfiriendo con el eje HPPG. Más aun, como consecuencia de la práctica de ejercicio físico excesiva se producen especies reactivas de oxígeno que si no se contrarrestan derivan en un elevado estado de estrés oxidativo. Este hecho que también se ha documentado altera la funcionalidad gonadal y las células del linaje espermático, sobre todo la integridad del ADN.

El dopaje es otro de los elementos que revierte directamente los niveles hormonales. En atletas de élite, además de una carga alta de ejercicio se producen con demasiada frecuencia casos de dopaje que enfatizan los problemas de infertilidad. En determinadas disciplinas, como las que dependen de la fuerza, la necesidad de aumentar la masa muscular y el rendimiento lleva a algunos deportistas a incluir testosterona exógena (a través de esteroides androgénicos-anabolizantes) entre sus hábitos, que acaba afectando a la secreción normal de la hormona.

Por último, en la revisión de potenciales efectos negativos sobre la fertilidad los deportistas, aparece la disfunción eréctil que se ve más extendida entre ciclistas y profesionales de la hípica debido a la compresión de diversas estructuras como arterias, venas y nervios de la zona pélvica.

¿Medallas o descendencia?

Según los investigadores, el deporte es beneficioso para la salud, pero en su justa medida. Si bien estas alteraciones son más comunes en los deportistas de élite, la alta participación en eventos deportivos de la que se goza hoy día también provoca que el público general se someta a intensas cargas de entrenamiento para enfrentarse a retos como maratones, triatlones u otras competiciones deportivas. Afrontar a estas situaciones sin ayuda de profesionales o sin la información necesaria puede tener consecuencias, aunque sean transitorias.

Pautas de entrenamiento adecuadas, recuperaciones funcionales entre sesión y sesión e información del riesgo potencial que implica este estilo de vida, se tornan necesarias para que la sociedad entienda el deporte desde todas sus vertientes.

Referencia bibliográfica:

Sansone, A., Sansone, M., Vaamonde, D., Sgrò, P., Salzano, C., Romanelli, F., Lenzi, A., … Di Luigi, L. (2018). "Sport, doping and male fertility. Reproductive biology and endocrinology" RB&E, 16(1), 114. doi:10.1186/s12958-018-0435-x

Fuente: Universidad de Córdoba
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Jaime Signes-Costa, neumólogo
“Cuando los pacientes son dados de alta les quedan secuelas, no es una curación completa”
Adeline Marcos

Casi 1,7 millones de personas se han recuperado de la COVID-19 en todo el mundo, pero muchas sufren efectos secundarios de los que aún se conoce poco. El jefe de servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario de Valencia lidera un proyecto que pretende saber de forma precoz quiénes pueden presentar alteraciones funcionales respiratorias a corto y medio plazo.

Alt de la imagen
Hayet Rafa, investigadora visitante en el CNIO
“No hay que esperar a que llegue el cáncer y tratarse. Hay que prevenir”

A caballo entre Argelia, Francia y España, esta investigadora trabaja con un solo objetivo: encontrar dianas terapéuticas para los tumores. Tras ser seleccionada en el programa Ellas Investigan, realiza una instancia sobre inmunoterapia en el grupo de Melanoma del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas en Madrid.