HUMANIDADES: Historia

Una tablilla babilónica presenta un prototipo redondo del arca de Noé

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

Casi un milenio antes de que se escribiera la Biblia, una pieza de arcilla del tamaño de un móvil ya contaba la leyenda de Atrahasis, un héroe de Babilonia que construyó un arca circular gigante para salvarse de una gran inundación, llevando consigo animales salvajes recogidos de dos en dos. La reliquia se exhibe en el Museo Británico y según uno de sus conservadores este tipo de historias de la antigua Mesopotamia inspiraron el mito del arca de Noé.

Más información sobre:
Mesopotamia
Babilonia
historia
arca
Noé

Enrique Sacristán | 03 abril 2014 10:39

<p>Una tablilla babilónica del año 1.750 a. C. habla sobre un arca como el de Noé, pero redonda. / Óscar Sacristán/SINC</p>

Una tablilla babilónica del año 1.750 a. C. habla sobre un arca como el de Noé, pero redonda. / Óscar Sacristán/SINC

Según el Génesis, las costumbres perdidas de los hombres provocaron el gran diluvio universal, una historia del Antiguo Testamento grabada en la memoria colectiva y que esta semana protagonizará Russell Crowe en las salas de cine españolas. El relato dice que solo Noé, su familia y una pareja de animales de cada especie se salvaron tras la subida de las aguas.

“En realidad esto es un mito que probablemente surgió tras una desastrosa inundación hace miles de años en un pasado remoto, mucho antes de que se comenzara a escribir”, explica a Sinc Irving Finkel, conservador del Museo Británico en Londres. “Es, pues, una historia para explicar y reconfortar a la gente, pero solo eso”.

140403_tablilla_copyright

La tablilla es de barro, con escritura cuneiforme y del tamaño de un móvil. / © Dale Cherry

Para apoyar sus palabras, Irving cuenta con una prueba muy valiosa: una tablilla babilónica datada en torno al año 1750 a. C. De tamaño similar a un teléfono móvil, se trata de una pieza de arcilla con 60 líneas de la escritura cuneiforme típica de la antigua Mesopotamia.

El texto comienza así: “¡Casco, casco de caña! Atrahasis, presta atención a mi consejo. Así podrás vivir para siempre. Destruye tu casa y construye una nave. Rechaza las propiedades y salva la vida. Pon en marcha un arca que harás de planta circular, con un ancho y largo iguales”.

Atrahasis es el héroe babilónico al que habla su dios, y sus instrucciones para fabricar la nave se van detallando en las líneas siguientes: levantarla sobre el suelo, usar cañas, fibras de palma y cuerdas, colocar 3.600 puntales, distribuir celdillas en el interior, instalar una cubierta, dar capas de betún o brea por dentro y por fuera, colocar un tejado donde poder orar, e incluso se menciona que hay que meter a los animales salvajes “de dos en dos”.

Pero lo que resulta sorprendente es la forma del arca: redonda. “Sí, eso es lo que pone”, subraya Finkel, quien con la información de la tablilla ha podido deducir las dimensiones de la circunferencia: una superficie de 14.400 codos cuadrados (3.600 m2) y 67,7 m de diámetro. El alto era un nindan, unos 6 metros, distribuidos en dos pisos.

El experto piensa que la estructura sigue la forma de las coracles (también llamadas kufas o gufas), un tipo de embarcación circular que desde la antigüedad hasta el siglo XX ha servido para transportar personas, animales y mercancías por el Tigris y el Éufrates.

La hipótesis que sostiene Finkel es que a comienzos del segundo milenio a. C. convivían dos tradiciones sobre el aspecto del gran arca. Una consideraba que tenía forma de magur o almendra, como la de las embarcaciones que circulaban por las marismas.

La otra versión, que se extendió por las ciudades costeras en los ríos de Babilonia, era que Atrahasis u otro héroe similar había construido una ‘supercoracle’. Así es como lo recoge la tablilla analizada, una de las nueve que con signos cuneiformes mencionan la historia del diluvio universal.

140403_ilustracion_coracle_copyright_autor

Las coracles (también llamadas kufas o gufas) eran una especie de taxis fluviales que recorrían el Tigris y el Éufrates. Su forma pudo inspirar el diseño del superarca redonda. / © Colección de Irving Finkel

De este conjunto forma parte la Epopeya de Gilgamesh, una famosa serie de piezas de barro datadas en el siglo VII a. C. donde aparece el sabio Utnapishtim. Al igual que Noé, también él soltó una paloma y un cuervo desde su nave para ver si volvían.

“En el caso del arca de Utnapishtim su forma es cuadrada, respetando que el ancho y el largo sean iguales (120 codos cada uno) pero sin ser redonda”, explica Finkel, “aunque es muy significativo el hecho de que se mantenga el mismo área (120 x 120=14.400 codos cuadrados) que el de la estructura circular”.

Pero el investigador va más allá y destaca que también la superficie del arca de Noé descrita en la Biblia es prácticamente idéntica: 15.000 codos cuadrados, aunque se distribuyan en la superficie rectangular que dice el Génesis (300 codos de largo, 50 de ancho y 30 de alto, unos 137,2 x 22,8 x 13,7 m, más un tejadillo).

"Pon en marcha un arca que harás de planta circular, y mete los animales salvajes de dos en dos”, dice la tablilla

“Esto revela inequívocamente una reelaboración de la idea babilónica original para, sobre la misma base, construir un barco ya con otra forma, más potente y de aspecto de barcaza de transporte fluvial”, señala el conservador, quien narra toda la larga evolución desde el arca circular, a la cuadrada y finalmente rectangular en su reciente libro The Ark Before Noah. En lugar del artículo científico convencional, el investigador ha elegido está fórmula para comunicar sus hallazgos, que también se presentarán en un documental.

En la obra, además de poner en duda teorías como que el arca de Noé reposa sobre el monte Ararat (Turquía), se indica que esta historia y la del diluvio universal tuvieron su origen en relatos similares de la antigua Mesopotamia, en el actual Iraq. En una tierra donde las crecidas de los ríos y la vida misma parecían estar a merced de los dioses, triunfó la idea de que una nave con tripulación humana y animal podía resistir los cataclismos y repoblar el mundo.

Las tradiciones orales de esa región de Oriente Próximo y los registros cuneiformes de las antiguas tablillas de barro pudieron servir de fuente a los escribas del pueblo judío, especialmente durante su cautiverio en Babilonia en el siglo VI a. C., justo en las fechas en las que se supone se escribió el Génesis.

El viaje de la tablilla

140403_Irving_Finkel

La famosa pieza de barro babilónica llegó en 1985 al Museo Británico de Londres a través de un miembro del público, que quería recibir información sobre la reliquia. Su nombre era Douglas Simmonds, propietario de una colección de objetos diversos y antigüedades heredados de su padre, Leonard Simmonds.

Leonard, a su vez, había sido miembro de la Royal Air Force (RAF) y durante la Segunda Guerra Mundial aprovechó su estancia en Oriente Próximo para adquirir piezas como la tablilla. Cuando el conservador Irving Finkel –en la imagen– la tuvo en sus manos, se llevó la sorpresa de su vida. Tras analizarla en detalle, ha llegado a valorar esta reliquia como uno de los documentos humanos más importantes jamás descubiertos.

Zona geográfica: España
Fuente: SINC

Comentarios

  • Javier Alonso |04. abril 2014 18:48:25

    'Coracle' es el término usado para las embarcaciones de origen básicamente escocés y de uso fluvial. El término más correcto a aplicar en este contexto es 'kufa', embarcación de origen mesopotámico en uso hasta hace -relativamente- poco tiempo en Irak.

    Efectivamente, ambas son circulares y se montan cosiendo pieles impermeabilizadas con brea sobre un armazón de madera, mimbre y otros componentes de origen vegetal.

    Responder a este comentario

  • santaklaus |04. abril 2014 18:48:33

    Es evidente que esta historieta no corrobora la de la Biblia, sino que demuestra que los redactores de la Biblia tomaron copiada la historia de gente anterior. Lo mismo que hicieron con otras historias de Egipto y de otras civilizaciones de los alrededores.

    Responder a este comentario

  • yo |20. junio 2014 11:09:00

    revise bien sus fechas e intente leer la biblia para informarse mejor, en el exilio ya tenían escrito el pentateuco al que pertenece el génesis, no es mas lógico pensar que esta cultura tomo por tradición oral mas bien la historia de Noe, hay cosas que son muy evidentes pero no quieren darse cuenta, dejen de buscar recursos para no creer en Dios porque esos van a sobrar el dia que haya que darle cuentas. A los incautos que tienen dudas por este tipo de investigadores busquen evidencias científicas de la biblia y van a poder abrir los ojos y ver lo que la seudo ciencia está ocultando.

    Responder a este comentario

  • yo |20. junio 2014 17:46:01

    revise bien sus fechas e intente leer la biblia para informarse mejor, en el exilio ya tenían escrito el pentateuco al que pertenece el génesis, no es mas lógico pensar que esta cultura tomo por tradición oral mas bien la historia de Noe, hay cosas que son muy evidentes pero no quieren darse cuenta, dejen de buscar recursos para no creer en Dios porque esos van a sobrar el dia que haya que darle cuentas. A los incautos que tienen dudas por este tipo de investigadores busquen evidencias científicas de la biblia y van a poder abrir los ojos y ver lo que la seudo ciencia está ocultando.

    Responder a este comentario

  • diego |04. septiembre 2015 11:58:27

    Deberías revisar tus fuentes, ya que los datos que proporcionas son incorrectos. Mencionas el Nindan= 6 metros o lo que viene a ser 12 Kush. 1 Kush= 49,8 cm ya que tus e 14.400 codos cuadrados, no equivaldrían (3.600 m2). Por otro lado, no son dos pisos como mencionas sino 6 pisos (.Y luego detalla con precisión ciertas medidas de la nave, como en la versión bíblica:

    Un acre (entero) era el espacio de su suelo, Diez docenas de codos la altura de cada pared, Diez docenas de codos cada borde del cuadrado del puente. Preparé los contornos y lo ensamblé. Lo proveí de seis puentes, Dividiéndolo así en siete partes. El plano de su piso dividí en nueve partes.

    El plazo de construcción fue igual que en el caso del Arca:

    “Al séptimo día el barco estuvo completo.” (REYDEKISH, 2013)
    El barco que construirás, sus dimensiones habrá que medir. Igual será su amplitud y su longitud. Como el Apsu lo techarás". Entendí y dije a Ea, mi señor: “He aquí, mi señor, lo que así ordenaste. Tendré a honra ejecutar. Pero, ¿qué contestaré a la ciudad, a la gente y a los ancianos?" Ea abrió su boca para hablar, diciendo a mí, su servidor: “En tal caso les hablarás así: ‘He sabido que Enlil me es hostil. De modo que no puedo residir en vuestra ciudad. Ni poner mi pie en el territorio de Enlil. Por lo tanto, a lo profundo bajaré. Para vivir con mi señor Ea. Pero sobre nosotros derramará la abundancia. Los pájaros selectos, los más excelentes peces. La tierra se colmará de riqueza de cosechas. Aquel que en el ocaso ordena las vainas verdes, verterá sobre vosotros una lluvia de trigo’”. Al primer resplandor del alba, la tierra se juntó a mí alrededor. Los pequeños llevaban brea, al paso que los grandes transportaban el resto de lo necesario.

    Al quinto día tendí su maderamen. Un acre entero era el espacio de su suelo. Diez docenas de codos la altura de cada pared. Diez docenas de codos cada borde del cuadrado puente. Preparé los contornos y lo ensamblé.

    Lo proveí de seis puentes. Dividiéndolo así en siete partes. El plano de su piso dividí en nueve partes. Clavé desaguaderos en él. Me procuré pértigas y acopié suministros. Seis (medidas) "sar" de betún eché en el horno.
    Tres "sar" de asfalto también eché en el interior, Tres "sar" de aceite los portadores de cestas transportaron. Aparte de un "sar" de aceite. Y los dos "sar" de aceite que el barquero estibó (MEREJKOVSKY, 2005, pág. 240).
    Analizaremos este apartado detenidamente. Si la nave de Atrahasis tenía dos pisos de 6 metros cada uno, eso nos da un puntal hasta la cubierta principal de doce (12) metros. Pero por otro lado tenemos seis (6) puentes que multiplicados por un (1) nindan, nos daría una altura hasta la cubierta principal de treinta y seis (36) metros. Si el diámetro del su arca era de 67,7 m, el radio de la circunferencia del arca sería de 33,85 metros o lo que es igual al puntal, redondeando 34 metros, dos metros menos que la altura de los seis puentes que nos mencionan los textos anteriores.
    Sabiendo que el radio de la circunferencia del arca es de 33,85 metros podemos calcular el volumen de la esfera con la formula: v=(4.π.r^3)/3, esto nos da un volumen de 162466.8 m3. Ahora lo dividiremos entre dos y tendremos la mitad de la esfera que sería la forma del arca.
    81.264 m3
    162466.8 : 2=
    Esto nos da la posible clave, aunque no podemos sentar bases y esto solo es una conjetura a la que llega el autor. Como podemos ver tenemos media esfera con capacidad de flotar.

    Responder a este comentario

  • Jarea |02. febrero 2016 11:41:11

    A mi me parece este arca un OVNI. ¿No tiene mas sentido decir que unos seres extraterrestres le pidieron que metiera todos los animales que encontrara en un OVNI que le habían dejado?. Esto siempre y cuando se consideren la idea de Extraterrestres y tecnología como más probable que la idea de Dios y magia.
    Con este OVNI podrían haber volado. Yo creo que una barcaza normal de ese tamaño no podría ser suficiente para salvarte de un tsunami o cataclismo que barriera el mundo entero o todo oriente medio. Tiene más sentido un aparato volador. Como máximo, Dios o los extraterrestres le dijeron que creara el contenedor o corral para los animales
    El hecho de que usaran una paloma usando una escotilla tiene más pinta de algo tecnologico. La barcaza tenía que ser totalmente estanca?, ¿con juncos?. Yo creo que lo que hizo Noe fue crear un corral para los animales y ese corral fue transportado en un OVNI. Una vez amainó entonces pudo dejar la barcaza.

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER