Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
La investigación se ha centrado en las manoproteínas y enzimas de la variedad Tempranillo

Una tesis estudia la estabilidad del color de los vinos tintos

Zenaida Guadalupe Mínguez ha obtenido el título de Doctora por la Universidad de La Rioja tras la defensa de su tesis 'Manoproteínas y enzimas en la extracción y estabilidad del color de vinos tintos Tempranillo' por la que obtuvo la calificación de sobresaliente 'cum laude' por unanimidad del tribunal.

Zenaida Guadalupe, a la izquierda.

La tendencia actual del consumo de vinos tintos de calidad con alto contenido polifenólico y estancia en barrica hace necesaria la implantación de prácticas enológicas que posibiliten la elaboración de vinos de elevado color y que, a su vez, faciliten la estabilización del mismo.

En su tesis doctoral, Zenaida Guadalupe plantea el empleo de distintos tratamientos para mejorar la extracción y estabilización de la materia colorante durante el proceso de vinificación de vinos tintos de la variedad Tempranillo.

La alternativa que se propone para aumentar la extracción de la materia colorante de los hollejos es el empleo de enzimas de maceración comerciales; y para incrementar la estabilidad de la materia extraída, el enriquecimiento del medio con coloides protectores como las manoproteínas.

En concreto se proponen tres tratamientos: adición de enzimas de maceración comerciales en la etapa prefermentativa; adición directa de manoproteínas purificadas industrialmente en la etapa prefermentativa; e inoculación de los mostos con levaduras súper-productoras de manoproteínas.

En el transcurso de la investigación doctoral se ha comparado el efecto de dichos tratamientos en el contenido y la evolución de las diferentes familias de polisacáridos y de compuestos fenólicos durante el proceso de vinificación de vinos tintos de variedad Tempranillo, así como su repercusión en el color estable y en las características organolépticas de los vinos obtenidos.

En este sentido, las enzimas de maceración producen una mejora sustancial tanto en el color extraído como en el color estable de los vinos, pero incrementan también el contenido de polifenoles totales, dando lugar a vinos con más capa de color, astringencia y tanicidad.

Los resultados obtenidos por la doctora Guadalupe cuestionan el efecto protector de las manoproteínas sobre los taninos y el color estable de los vinos tintos. El empleo de manoproteínas industriales produce una desestabilización y precipitación de las proantocianidinas y de los pigmentos responsables de color estable de los vinos tintos, pero no afecta al contenido de fenoles monómeros ni al color del vino debido a los antocianos monómeros. A excepción del efecto sobre el color estable, las manoproteínas liberadas por cepas súper-productoras muestran los mismos efectos en los parámetros analizados que los purificados industriales.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los insectos que propagan la 'Xylella fastidiosa' viajan más de lo que se pensaba

Para evitar la expansión de una bacteria que amenaza a olivos, almendros, viñas y otros árboles mediterráneos, la Comisión Europea ordenó erradicar todas las plantas en riesgo de contagio localizadas a menos de 100 metros de una infectada. Pero ahora científicos del CSIC han comprobado que las cigarrillas que llevan el patógeno avanzan más de 2 km en un mes, así que se está replanteando la medida.

Alt de la imagen
Estas son las variedades mejoradas de trigo más resistentes al calor

Un estudio internacional, con participación de la Universidad de Córdoba, ha analizado 54 líneas de trigo mejoradas genéticamente para determinar cuáles responden mejor a las altas temperaturas. En total, 10 genotipos toleraron el estrés por calor y pudieron producir 2,4 toneladas de trigo por hectárea.