Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Según un estudio del Instituto Catalán de Oncología

Uno de cada cuatro pacientes con cáncer presentan ansiedad o depresión

La investigación, que se publican en la revista Medicina Clínica, pone de manifiesto la necesidad de identificar y tratar a los enfermos de cáncer con síntomas de depresión y ansiedad.

El Instituto Catalán de Oncología (ICO) ha elaborado el primer estudio de España con una muestra amplia de pacientes para determinar la prevalencia de trastornos mentales en los enfermos con cáncer. En el trabajo también han colaborado especialistas del Hospital Clínico de Barcelona y del Hospital Sant Joan de Reus.

Los resultados indican que el 24% de enfermos con cáncer tienen criterios de trastorno mental. La mayoría presentan un trastorno adaptativo, que se caracteriza por tener síntomas de ansiedad, depresión o las dos. El trabajo también concluye que la presencia de estos trastornos es más elevada en enfermos que han recibido radioterapia, que están en tratamiento psicofarmacológico o que sufren dolor.

Para hacer el estudio, se entrevistó a 400 pacientes oncológicos que recibían tratamiento de manera ambulatoria en el ICO L’Hospitalet. Los enfermos respondieron un cuestionario, la Escala de Ansiedad y Depresión Hospitalaria. Los que, según el test, precisaban ser derivados a un equipo de salud mental para su valoración y posible tratamiento, se sometieron a otras pruebas. Así se determinó que 97 enfermos de cáncer padecían un trastorno mental. Actualmente el estudio se ha ampliado hasta 700 pacientes y se mantiene la misma proporción: uno de cada 4 enfermos de cáncer tiene ansiedad o depresión.

El trabajo pone de manifiesto la elevada prevalencia de trastornos mentales en los pacientes oncológicos y la necesidad de realizar un seguimiento más estrecho de estos enfermos para detectar de manera precoz los síntomas ansiosos y depresivos y poder-los tratar eficazmente.

El abordaje psicológico en el ICO

El ICO es un centro pionero en la atención psicológica de los enfermos con cáncer. El centro de L’Hospitalet dispone de una Unidad de Psico-oncología desde septiembre de 1998, que fue la primera unidad con carácter de Servicio de Psico-oncología de Catalunya. Actualmente, trabajan 3 psico-oncólogos y un psiquiatra de enlace.

Los centros del ICO en Girona y Badalona también disponen de una psico-oncóloga cada uno. En conjunto el ICO ha visitado a más de 3.000 pacientes en 9 años.

La misión de los Servicios de Psico-oncología es atender a pacientes con cáncer, tanto ingresados como los que reciben tratamiento ambulatorio, y a los familiares durante todo el proceso de la enfermedad. También se atiende a las personas que son informadas que han heredado una mayor predisposición de sufrir un cáncer. Se realiza atención psicoterapéutica individual y de grupo y se trabaja de manera interdisciplinar, participando en las sesiones clínicas con los servicios médicos.

Fuente: ICO
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Este nuevo biosensor ayuda al diagnóstico precoz de cáncer de mama

Un equipo español ha desarrollado un prototipo para detectar de forma precoz el cáncer de mama. Se trata de un dispositivo nanoporoso, sencillo de utilizar y de bajo coste, que ofrece resultados en menos de una hora.

Primer trasplante cardíaco en parada a un bebé incompatible con el donante

El hospital madrileño Gregorio Marañón ha realizado el primer trasplante del mundo de un corazón infantil en parada, y el primero en España en que el injerto cardíaco de donante en asistolia se realiza a un bebé tan pequeño.