Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Virus intestinales comunes intervienen en la progresión del sida

En monos y seres humanos con sida, los daños en el tracto gastrointestinal causados por virus son comunes. El problema es que este deterioro parece ser el culpable de una progresiva deficiencia del sistema inmune y, con ello, de la aceleración en el avance de la enfermedad.

En la foto puede verse el virus de la inmunodeficiencia humana (esférica en apariencia), cultivado con linfocitos humanos. Imagen: Microbe World.

La revista Cell publica esta semana un artículo que proporciona nuevas pistas sobre cómo se produce el daño gástrico en humanos y monos con sida, una lesión que provoca un debilitamiento del sistema inmune.

Para los autores, este hallazgo podría explicar los procesos que conducen a la progresión de la enfermedad y, por lo tanto, también daría pistas para reducir su velocidad. Los resultados indican que los virus que se encuentran en los intestinos de los enfermos de sida "podrían indicar cómo va a avanzar su estado”, afirman.

Este hallazgo podría explicar los procesos que conducen a la progresión de la enfermedad y daría pistas para reducir su velocidad

Los investigadores, liderados por un equipo de la Universidad de Washington (EE UU), afirman que este daño está provocado por la presencia de especies patógenas de virus –adenovirus, picornavirus, calicivirus, parvovirus, picobirnavirus y papillomavirus–,distintas de la cepa principal que causa el sida, que producirían un deterioro en el sistema inmune.

Scott A. Handley, científico en la universidad estadounidense y primer autor del trabajo, explica a SINC la importancia del estudio: “La exposición a microbios intestinales de forma constante conduce a la inducción de la activación inmune sistémica, implicada en la progresión del sida”, explica a SINC.

Los expertos usaron un método de secuenciación genética para obtener información de todos los organismos bacterianos, virales y otros que habitan en el tracto gastrointestinal.

Usando esta técnica, examinaron las heces de monos con el virus de inmunodeficiencia –VIS, el equivalente al VIH para estos animales– capaz de desarrollar sida, monos sin infección y monos infectados con cepas de VIS que no causan la enfermedad.

"Encontramos que el tracto gastrointestinal de los animales con sida tenía un gran número de virus no descritos previamente, incluyendo patógenos potenciales. Sin embargo, no se observaron cambios en las bacterias", apunta Dan Barouch, de la Facultad de Medicina de Harvard (EE UU) y coautor del estudio.

Para los autores, esto significa que los virus no reconocidos anteriormente pueden contribuir a la progresión del sida en monos. Además, no está claro por qué los monos con la enfermedad tienen más virus intestinales, pero sugieren que puede estar relacionado con su sistema inmune comprometido.

Virus con genomas formados por ARN y ADN

Los investigadores también observaron que algunos de los virus en las heces de monos con sida también se encuentran circulando en la sangre de los animales. Además, muchos eran virus formados por ARN, lo que significa que su material genético se compone de ARN en lugar de ADN.

"Esta es la primera vez que se ha observado en la materia fecal organismos, asociados con el sida, basados tanto en ADN como en ARN. Este sorprendente hallazgo nos hace reflexionar sobre la importancia del análisis de la metagenómica vírica para la comprensión de la patogénesis del sida", sostiene Herbert Virgen, autor principal del trabajo e investigador también en la Universidad de Washington.

Referencia bibliográfica:

Handley et al.: "Pathogenic simian immunodeficiency virus infection is associated with expansion of the enteric virome." Cell 151, 253–266, 12 de octubre de 2012. DOI: 10.1016/j.cell.2012.09.024.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Un fármaco ya en uso en humanos corrige la obesidad en ratones sin efectos secundarios

Investigadores del CNIO han tratado ratones obesos con digoxina, un fármaco indicado contra varias enfermedades cardiacas, y han observado cómo los animales perdían hasta un 40 % de peso incluso al tomar una dieta rica en grasa. Además, los roedores se curaron de trastornos metabólicos asociados a la obesidad.

Qué aconseja la EMA a las personas vacunadas con AstraZeneca

Aunque los casos de trombosis se consideran muy poco frecuentes, la Agencia Europea del Medicamento ha advertido a los pacientes inmunizados con el suero de Oxford/AstraZeneca que vigilen su estado de salud durante las dos semanas posteriores a la inoculación para poder identificar los raros, pero posibles síntomas.