Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se ha publicado en ‘Basic and Applied Ecology’

¿Y si desaparecieran los conejos en Doñana?

Muchas especies de carnívoros como el lince ibérico (Lynx pardinus) dependen del conejo (Oryctolagus cuniculus) para sobrevivir. Investigadores españoles y argentinos han evaluado la respuesta ecológica de algunos carnívoros de Doñana ante el colapso repentino de conejos en los años ‘80. Los resultados demuestran que el declive del lagomorfo afectó sobre todo al lince, que fue incapaz de cazar otras presas.

Muchas especies de carnívoros dependen del conejo para sobrevivir.

Muchas especies de carnívoros como el lince ibérico (Lynx pardinus) dependen del conejo (Oryctolagus cuniculus) para sobrevivir. Investigadores españoles y argentinos han evaluado la respuesta ecológica de algunos carnívoros de Doñana ante el colapso repentino de conejos en los años ‘80. Los resultados demuestran que el declive del lagomorfo afectó sobre todo al lince, que fue incapaz de cazar otras presas.

La crítica situación del lince ibérico se agrava por su incapacidad para cazar otras presas que no sean conejos

A finales de los años ’80, las poblaciones de conejo (Oryctolagus cuniculus), presa clave en los ecosistemas mediterráneos, sufrieron el colapso con la llegada de la enfermedad hemorrágica vírica (EHV).

Para comprobar el impacto de su desplome en sus depredadores, los investigadores analizaron la alimentación del tejón (Meles meles), el zorro (Vulpes vulpes), el meloncillo (Herpestes ichneumon), la gineta (Genetta genetta) y el lince ibérico (Lynx pardinus).

“Todos los carnívoros redujeron el consumo de conejo después de la llegada de la EHV, aunque esta reducción varió de unas especies a otras”, asegura a SINC Pablo Ferreras, autor principal e investigador en el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), centro mixto de la Universidad de Castilla-La Mancha, el CSIC y la Junta de Comunidades de Castila-La Mancha.

Según el estudio, que se ha publicado en Basic and Applied Ecology, la mayor reducción en el consumo de conejos se observó en el tejón (un descenso del 71,8 al 26,2%) y el zorro (del 20,2 al 9,8%). El zorro fue el carnívoro que más cambió su dieta por la disminución de conejos, y sustituyó sobre todo su consumo por ungulados (en forma de carroña), aves y pequeños mamíferos.

“El zorro mostró una respuesta numérica ante el descenso de los conejos, y se redujo su abundancia durante los cinco años posteriores a la llegada de la EHV”, recalca Ferreras. Sin embargo, el meloncillo y la gineta no redujeron tanto su consumo y sus poblaciones no disminuyeron.

El lince ibérico, incapaz de cambiar de presa

A pesar de que la densidad de conejos fue la más baja registrada en esta zona hasta esa fecha, el lince ibérico apenas redujo el consumo de conejos, que siguieron siendo la base de su alimentación en un 75%”, concreta Ferreras, quien añade que el lince se confirma como “un especialista obligado de conejos”.

El sistema social del lince se vio alterado tras la llegada de la enfermedad del conejo: se relajó la territorialidad, aumentó el tamaño de las áreas de campeo de las hembras y los subadultos permanecieron en sus áreas natales.

La crítica situación del lince ibérico, considerado uno de los felinos en mayor peligro de extinción del mundo, “se agrava si cabe por su incapacidad para cazar otras presas que no sean conejos”. Los investigadores también señalan que el sistema social del lince se perturbó durante el primer año del colapso de estos animales, pues no hubo dispersión de juveniles y aumentó la densidad local.

La mayoría de las poblaciones de conejos de la Península Ibérica no se ha recuperado del colapso provocado por la enfermedad. La depredación podría influir en la falta de recuperación, y los lagomorfos podrían haber entrado en un equilibro de baja densidad, regulado por la depredación. Para los científicos, la escasez de conejos podría amenazar “seriamente” a los depredadores especialistas como el lince.

Los investigadores proponen medidas de gestión que aumenten la densidad de conejos a través de repoblaciones o de mejora de los hábitats, por ejemplo.

Referencia bibliográfica:

Ferreras, Pablo; Travaini, Alejandro; Zapata, S. Cristina; Delibes, Miguel. “Short-term responses of mammalian carnivores to a sudden collapse of rabbits in Mediterranean Spain” Basic and Applied Ecology 12(2): 116-124, 2011.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las praderas marinas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos vertidos al océano

Un estudio liderado por expertos de la Universidad de Barcelona revela que las praderas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos del medio marino. Este mecanismo natural podría llegar a atrapar cada año cerca de 867 millones de estos compuestos en áreas costeras.

La fusión de los grandes icebergs es un paso clave en la evolución de las épocas glaciares

Un nuevo estudio, en el que participa el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, afirma haber encontrado una nueva conexión para explicar el comienzo de las edades glaciares en la Tierra.