BIOMEDICINA Y SALUD: Epidemiología

ANÁLISIS: responsabilidad y salud pública

El rechazo a las vacunas no tiene nada de sano (ni de ecológico)

English
  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

La semana pasada, en A Coruña, se anunciaron varias charlas impartidas por activistas del movimiento antivacunas en una feria de productos ecológicos y consumo responsable. El debate público hizo reaccionar al Ayuntamiento, que consiguió que la organización cancelase las conferencias. ¿Deberían considerarse estas actividades como un delito contra la salud pública?

Más información sobre:
vacunas
antivacunas
salud pública
sarampión

Marcos Pérez Maldonado | | 26 febrero 2018 13:20

<p>Las vacunas protegen hoy al 86% de la población mundial y, según los datos de la OMS, evitan la muerte de dos millones de personas al año. / Pixabay</p>

Las vacunas protegen hoy al 86% de la población mundial y, según los datos de la OMS, evitan la muerte de dos millones de personas al año. / Pixabay

Poco antes de publicar Charlie y la fábrica de chocolate Roald Dahl perdió a su hija Olivia, de siete años, víctima del sarampión. La muerte de la pequeña marcó la vida de la familia del escritor, pero fue una tragedia inevitable, porque en 1962 todavía no existía una vacuna eficaz contra esta enfermedad. 24 años más tarde, cuando esa vacuna ya existía, Dahl publicó un texto en el que rogaba a sus conciudadanos que vacunaran a sus hijos.

(…) Aquí, en Gran Bretaña, debido a que tantos padres rechazan, por obstinación, ignorancia o miedo, que sus hijos sean inmunizados, todavía tenemos cien mil casos de sarampión cada año. De ellos más de 10.000 tendrán consecuencias de uno u otro tipo. Unos veinte niños morirán.

En 2017 los casos de sarampión en Europa se multiplicaron por cuatro y causaron 35 muertes

Las vacunas protegen hoy al 86% de la población mundial y, según los datos de la OMS, evitan la muerte de dos millones de personas al año, especialmente niños y niñas. Gracias a las vacunas hemos logrado erradicar una enfermedad tan terrible como la viruela, y muchas otras han desaparecido de nuestras vidas.

Pero la súplica de Roald Dahl sigue vigente porque el rechazo a las vacunas no ha dejado de crecer, especialmente en los países más ricos. Solo en Europa los casos de sarampión se multiplicaron por cuatro en 2017, causando 35 muertes. La difteria y la tos ferina vuelven a causar víctimas y si esta tendencia no se revierte, volveremos a ver en nuestros colegios los estragos de la polio.

Resulta difícil imaginar el dolor de una persona que pierde un hijo por negarle la protección que proporcionan las vacunas. Pero más allá de los sentimientos de compasión y de rabia, conviene reflexionar sobre los motivos de su obstinación, su ignorancia y su miedo. En particular, debemos analizar el papel que están jugando los activistas del movimiento antivacunas, cada vez más organizado.

dahl

El escritor británico Roald Dahl perdió en 1962 a su hija Olivia cuando esta tenía solo siete años, víctima del sarampión, para el que no había vacuna.

El poder del debate social

¿Qué mecanismos tiene la sociedad para defenderse del peligro que suponen? ¿Podemos exigirles alguna responsabilidad por las consecuencias de sus actos? ¿Qué relación hay entre el rechazo creciente a las vacunas y la proliferación de terapias que nunca han demostrado su efectividad y que en ocasiones se dispensan al amparo de los propios colegios oficiales de médicos y farmacéuticos?

En A Coruña hemos vivido estos días un par de situaciones que ejemplifican los términos en los que se está produciendo este debate. Por una parte, un hotel de la ciudad decidió atender a las protestas de muchos ciudadanos y canceló una conferencia de Josep Pàmies, un empresario agrícola que, entre otras cosas, incita a sustituir los tratamientos de quimioterapia por una combinación de plantas medicinales y lejía.

Lo sucedido en A Coruña muestra que el debate público es una herramienta eficaz para achicar el espacio social a quienes instigan el rechazo a las vacunas

Unos días más tarde el Ayuntamiento anunciaba en rueda de prensa el patrocinio de BioCultura, una feria que suma 75 ediciones entre Sevilla, Valencia, Bilbao, Barcelona y Madrid, donde en noviembre del año pasado ocupó dos pabellones del recinto de IFEMA con más de 800 expositores y 74.500 visitantes.

Poco después de la presentación el Ayuntamiento comenzó a recibir quejas porque, junto a talleres de compostaje, cooperativismo energético o comedores escolares sostenibles, la feria programaba varias charlas impartidas por reconocidos activistas del movimiento antivacunas. Entre ellas, una titulada “Presentación de la nueva teoría infecciosa ecológica”. Al día siguiente la organización de la feria aceptó la demanda municipal de retirar estas charlas, aunque otras sobre los peligros de las redes WIFI, las bondades de la geometría sagrada (sic) o la medicina cuántica (sic) se mantienen en el programa.

Estos casos demuestran que tanto empresas privadas como administraciones públicas son sensibles a las críticas y saben reaccionar ante las protestas en las redes sociales y los medios de comunicación. Se demuestra así que el debate público sigue siendo una herramienta eficaz para achicar el espacio social a quienes instigan el rechazo a las vacunas, y al mismo tiempo ayuda a informar al público de los beneficios de la vacunación.

Peligrosos fraudes mezclados con ecologismo

Ir más allá y pretender que la apología antivacunas se convierta en un delito contra la salud pública parece más efectivo, pero esta opción no está exenta de riesgos. En primer lugar porque consolidaría el discurso victimista y conspiranoico que tan convincente le resulta a una parte de la población. Pero, sobre todo, porque supondría añadir un nuevo límite al derecho a la libertad de expresión.

No en vano, estos días hemos asistido con preocupación a la condena de cárcel para un músico por el contenido de sus canciones, mientras que responsables del IFEMA –que nada parecen objetar a las conferencias antivacunas– forzaban la retirada de una obra de arte de carácter político que se iba a exponer en ARCO.

GALICIA_GRAL

En ferias eco confluyen productos elaborados con criterios de responsabilidad medioambiental y pseudoterapias. / Biocultura

Paralelamente, la programación de estos actos en el marco de eventos cuyo objetivo es “promover la agricultura ecológica y la alimentación sana como base para una sociedad más justa y respetuosa con el medioambiente” nos invita a analizar el rechazo a las vacunas en el marco de un contexto más amplio. El interés de amplios sectores de la sociedad por el consumo de productos más “naturales” y menos contaminantes ha dado lugar a un pujante sector económico que goza de reconocimiento oficial y está regulado por normativas específicas.

La ciencia está muy lejos de poseer el monopolio de la razón, pero necesitamos consensos sociales para traducir sus hallazgos en normas que todos podamos cumplir

Es precisamente en este ambiente (ferias “eco”, tiendas de productos “orgánicos”, etc.) donde confluyen sin aparente contradicción alimentos producidos con criterios de responsabilidad medioambiental con pseudoterapias y productos milagrosos que nunca han demostrado su efectividad. Como era de esperar, también encontraremos aquí los mayores índices de rechazo a los cultivos transgénicos, que por más que superen todas las exigencias de seguridad alimentaria, siguen experimentando en Europa una fuerte oposición.

Sería un grave error atribuir la totalidad de este complejo conglomerado de opciones personales a una simple cuestión de ignorancia o de sentimientos anticientíficos, pretendiendo que la ciencia puede resolver todos los problemas y que su autoridad debiera ser suficiente para resolver todos los dilemas y contradicciones que surgen de la aplicación de cualquier tecnología.

La ciencia está muy lejos de poseer el monopolio de la razón, e incluso allí donde las evidencias proporcionadas por el método científico son incuestionables (las vacunas protegen de enfermedades, el tabaco provoca cáncer y este no se cura con lejía) necesitamos de consensos sociales para traducir estos hallazgos en normas que todos podamos cumplir.

marcos

Marcos Pérez Maldonado es director de los Museos Científicos Coruñeses. Es experto en museografía científica y didáctica de las ciencias en entornos no formales; ciencia en educación infantil; producción de proyectos de divulgación, interactivos, exposiciones y programas de planetario.

Zona geográfica: España
Fuente: SINC

Comentarios

  • M. A. |28. febrero 2018 16:07:29

    Hay una tendencia a llamar antivacunas a grupos y personas que no lo son. Quienes defienden una información contrastada y responsable no están en contra de las vacunas sino que propugnan la investigación, la transparencia al aportar datos, la no simplicación y generalización de ciertas conclusiones.
    Quien está en condiciones de revisar la historia de las vacunas sistemáticas y de admitir informaciones que comprometen la fama de las campañas de vacunación y sus hipotéticos beneficios, pueden escuchar, indagar y formarse su propio criterio.
    Quienes repiten los argumentos que escucharon, quienes no actualizan el estado de las investigaciones y les cuesta leer los prospectos de ciertas vacunas, son personas cuyo criterio se devalua considerablemente, sin apercibirlo ellas mismas.

    Responder a este comentario

    • MaGaO |07. marzo 2018 08:14:02

      "Hay una tendencia a llamar antivacunas a grupos y personas que no lo son. Quienes defienden una información contrastada y responsable no están en contra de las vacunas sino que propugnan la investigación, la transparencia al aportar datos, la no simplicación y generalización de ciertas conclusiones."
      Curiosamente, la gente que propugnan la investigación, transparencia, no simplificación y no generalización tienden a ignorar que las vacunas pasan por toda una serie de procesos y estudios documentados en revistas científicas. Esto, en última instancia, es análogo al viejo "yo no soy racista, pero..."
      "Quien está en condiciones de revisar la historia de las vacunas sistemáticas y de admitir informaciones que comprometen la fama de las campañas de vacunación y sus hipotéticos beneficios, pueden escuchar, indagar y formarse su propio criterio."
      Sigues con los tópicos. El movimiento se demuestra andando: presenta estudios que demuestren de forma contrastable que las vacunas en uso no funcionan o, si fuera el caso, que tienen más riesgos para la población general que sufrir las enfermedades que previenen.
      "Quienes repiten los argumentos que escucharon, quienes no actualizan el estado de las investigaciones y les cuesta leer los prospectos de ciertas vacunas, son personas cuyo criterio se devalua considerablemente, sin apercibirlo ellas mismas."
      Por eso muchos antivacunas siguen con la cantinela de que las vacunas causan autismo, que no son eficaces, que... sin ningún dato serio que los avale. Y a los que "solo preguntan" les pasa lo mismo.

      Responder a este comentario

  • Joaquin Felix Rodriguez Bassecourt |07. marzo 2018 08:10:51

    Si fuéramos al fondo del asunto nos encontraríamos con que se ha producido una contrarrevolución sociocultural, cuyas raíces nacen de la contradicción entre la esencia humana fundamentada en la potencia genética sociocultural no desarrollada y las formas existenciales identitarias que dicho desarrollo sociocultural extinguiría.

    Y aunque es verdad que esto por si solo no determinaría esta contrarrevolución sociocultural mimetizada como progresismo, que es una de las señas culturales identitarias de la Postmodernidad como tendencia sociocultural, en donde si analizamos con rigurosa objetividad los discursos con proyección sociopolítica ya sean anarquistas o no lo sean, nos damos cuanta de que el radicalismo postmoderno puede ser perfectamente a sumido por el fundamentalismo religioso e incluso el fascismo, ya que todos ellos invocan a raíces identitarias ancestrales quebrantadas por el racionalismo científico.

    Por ello es muy importante ser conscientes de que el discurso argumental de esta multiforme contrarrevolución sociocultural esta fuertemente protegido por el mecanismo sociocultural del cinismo ingenuo.

    Este mecanismo sociocultural cuyo magisterio operativo ha sido extraordinariamente desarrollado a lo largo del siglo XX y lo que va del XXI, es una autentica maravilla ya que permite combinar la mas perfecta sinceridad emocional con la interpretación mas cínica de la realidad que podamos imaginar.

    Por ello es posible para cualquier movimiento social ser profundamente oportunista, ignorar de forma sistemática las contradicciones de su propio discurso, de modo que apelando a las reacciones mas viscerales puede usar sin dudar la descalificación, la mentira y la calumnia cuando percibe que la vía argumental puede dejar al descubierto su inconsistencia. Pues la conciencia humana alienada en la estética emocional de las identidades individuales y colectivas burguesas, ante tanta convicción y sinceridad duda de la realidad de su propio saber demostrando la profunda inteligencia emocional de Adolfo Hitler cuando afirmaba que es mas difícil quebrar la fe que el saber.

    Responder a este comentario

  • Estrella Fernández |07. marzo 2018 08:11:00

    Muy interesante el artículo. Sigue sorprendiendo la facilidad (¿tal vez sea necesidad?) de la gente para creer en la magia, donde pueden caber las pseudociencias, pseudoterapias, etc. incluida la 'protegida' homeopatía, más que creer en terapias contrastadas por el método científico.
    Yo lo comparo con aquellos a los que les resulta más sencillo creer que las pirámides de Egipto fueron levantadas por extraterrestres que que fueron levantadas con un inmenso esfuerzo humano.
    En fin, afortunadamente también hay páginas como esta y reacciones como las del Ayuntamiento de A Coruña.

    Responder a este comentario

  • Masky |07. marzo 2018 08:13:09

    No me parece muy acertado el comentario que se hace al final sobre los transgénicos, dando la sensación de que a ese asunto le vale el mismo argumento que se ha desarrolado en el artículo. Por lo demás, "chapeau".

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER