Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

¿Es necesario obligar a vacunar?

La vacunación en España es voluntaria, aunque existen algunas situaciones excepcionales en las que se podría imponer de forma forzosa. Amós José García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología, explica por qué es mejor no obligar a la sociedad a inmunizarse.

Las vacunas imitan a los virus y bacterias que causan enfermedades preparando al sistema inmunitario para reconocer y defenderse contra ellas. / Adobe Stock

Siempre he sido de los que piensan que si una cosa funciona bien, más vale no tocarla. Para mí, esta idea como punto de partida es fundamental para analizar la obligatoriedad o voluntariedad de las vacunas frente a la covid-19. ¿Existe debate entre los profesionales sanitarios y la ciudadanía sobre estar a favor o en contra de las vacunas?

Honestamente creo que la respuesta es no. Los que están planteando dudas sobre la conveniencia de estas vacunas, en realidad están poniendo en cuestión al propio conocimiento científico. Por eso, estas dudas florecen en trincheras minoritarias ajenas a la ciencia y más próximas a las creencias.

Conforme han ido llegando las vacunas y se ha ido constatando que son seguras y que los efectos secundarios son los esperados, la adherencia a la vacunación ha aumentado exponencialmente

Si revisamos las encuestas de meses anteriores a la llegada de las vacunas, un porcentaje amplio de los ciudadanos era reacio a ser vacunado inicialmente. Conforme han ido llegando estos productos y se ha ido constatando que son seguras y que los efectos secundarios que pueden presentar son los esperados y ya detectados en los ensayos clínicos, la adherencia a la vacunación ha aumentado exponencialmente.

Información frente a las dudas

Ahora el problema no es tanto que haya ciudadanos que no se quieran vacunar, sino que en estos momentos no hay vacunas para todos los que quieren ser inmunizados ya. Además, hay que señalar que dentro de la población reticente hay muchas personas que lo que reclaman es información.

Y ahí está una de las claves principales: educar. Si no hacemos esto, y además sancionamos económicamente a estos ciudadanos, estaríamos contribuyendo a generar resistencias a la vacunación.

Con el escenario favorable a la vacunación que tenemos, hacer obligatoria la medida puede crear ‘anticuerpos’ que generen un mayor rechazo

Con el escenario favorable a la vacunación que tenemos, hacer obligatoria la medida puede crear ‘anticuerpos’ que generen un mayor rechazo. Es más, posiblemente perjudicaríamos económicamente a sectores que tienen dudas y que reclaman algo tan sencillo y complejo como es la buena comunicación.

           

Amós José García Rojas es presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV) y trabaja como jefe de sección en el Servicio de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública de Canarias.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Un fármaco ya en uso en humanos corrige la obesidad en ratones sin efectos secundarios

Investigadores del CNIO han tratado ratones obesos con digoxina, un fármaco indicado contra varias enfermedades cardiacas, y han observado cómo los animales perdían hasta un 40 % de peso incluso al tomar una dieta rica en grasa. Además, los roedores se curaron de trastornos metabólicos asociados a la obesidad.

Farmacovigilancia: así se investiga si un medicamento ya en uso produce un efecto inesperado

“Los reguladores deben hallar un equilibrio entre poner nuevos fármacos a disposición de los pacientes lo antes posible y recabar información suficiente sobre su calidad, seguridad y eficacia”, explica la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Un sistema cuidadosamente diseñado detecta cuanto antes eventos no esperados que los ensayos clínicos no podían advertir.