Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Jason Priem, investigador postdoctoral en el Centro Nacional para Síntesis Evolutiva (NESCent)

“El acceso abierto es solo el primer paso hacia un cambio más profundo en la publicación académica”

Jason Priem lidera el proyecto ImpactStory que permite a los usuarios comprobar la repercusión de una amplia gama de resultados de investigación a través de su sitio web (impactstory.org). Priem habla esta semana en la revista Nature de una nueva era de la comunicación científica, donde el poder de la web para difundir y filtrar dicha información se hará más evidente.

La publicación en acceso abierto es mucho mejor para el científico, ya que no renuncia a su derecho con varias editoriales y conserva la capacidad de gestionar su propiedad intelectual. / Indered by Talent
Entrevista con Jason Priem, investigador postdoctoral en el Centro Nacional para Síntesis Evolutiva . Foto: Indered by Talent

Jason Priem lidera el proyecto ImpactStory que permite a los usuarios comprobar la repercusión de una amplia gama de resultados de investigación a través de su sitio web (impactstory.org). Priem habla esta semana en la revista Nature de una nueva era de la comunicación científica, donde el poder de la web para difundir y filtrar dicha información se hará más evidente.

A partir del próximo 1 de abril los siete Consejos de Investigación que cubren todas las disciplinas académicas del Reino Unido comenzarán su política de hacer inmediatamente accesibles por internet aquellas investigaciones financiadas con fondos públicos. ¿Qué implicará esta nueva normativa?

Supondrá un cambio evidente, ya que permitirá que los contribuyentes tengan acceso a la investigación que han financiado y, además, hará posible que los investigadores puedan obtener mucha más información sobre cualquier tipo de becas existentes. Dejar atrás el modelo arcaico de ‘acceso con peaje’ va a ser un hito, pero el mayor efecto será pasar del sistema de registro en una revista en papel a un ecosistema web.

¿Cómo se medirá el índice impacto en estas publicaciones?

En este nuevo ecosistema académico en la web, los productos de investigación se publican inmediatamente, y se filtran rigurosamente. Estos filtros aprovecharán los gráficos de citación, que se han creado recientemente, y también incorporarán lo que se denomina ‘altmetrics’: indicadores alternativos de impacto diseñados a partir de la lectura agregada, la discusión, la citación, y los patrones de recomendación de las comunidades de expertos y, para algunos propósitos, de otras audiencias más amplias también.

¿Cuánto cree que tardará en hacerse habitual la publicación en acceso abierto?

En realidad, creo que en quince años veremos la transición al acceso abierto sólo como el primer paso hacia un cambio más profundo en la publicación académica, que será tan importante como cuando hubo un cambio de la escritura de cartas a la creación de las revistas impresas.

"Será un cambio tan importante como cuando se pasó de la escritura de cartas a la creación de las revistas impresas"

¿Por qué no se estandariza en todos los países este sistema de publicación de acceso abierto a las investigaciones financiadas con fondos públicos?

Decir que los contribuyentes pagan por ello y que por tanto deben poder usarlo, suena razonable. Sin embargo, la realidad es un poco más compleja. Como a David Crotty [editor senior en la Oxford University Press] le gusta señalar, los contribuyentes subsidian muchas cosas con pagos adicionales para poder usarlas, como por ejemplo el transporte público. Si esta fuera la única razón, ¿por qué nadie ha abogado de forma seria por la defensa del open access hace veinte años? Los contribuyentes estaban pagando entonces por esas investigaciones también.

¿Pero es compatible con el modelo de negocio editorial actual?

Creo que la respuesta es que la web supone ahora un modelo de negocio viable. Eso ha quedado ampliamente demostrado por editores tradicionales tan relevantes como PLOS y BMC, entre otros. En el mundo web, la obligación de publicar en acceso abierto favorece los modelos de negocio accesibles frente a los modelos cerrados ¿Y por qué no habríamos de hacerlo? Si sabemos que puede funcionar, ¿por qué no habríamos de escoger lo que beneficia más a la sociedad en su conjunto?

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Becas Starting Grant
Europa concede 33,5 millones de euros a 23 investigadores de centros españoles

España es el sexto país en número de becas concedidas en la convocatoria de Starting Grant, destinadas a la creación de equipos liderados por investigadores con título de doctor de dos a siete años de antigüedad y con una actividad en la frontera del conocimiento.

Alt de la imagen
La ciencia en abierto aumenta al 90 % en la crisis del coronavirus

Un equipo de investigación liderado por la Universidad Complutense de Madrid ha estudiado 18.875 artículos sobre coronavirus indexados en la plataforma Web of Science, registrando más de un 90 % de material en abierto y un aumento de la colaboración internacional, siendo EE UU y China los principales productores, seguidos de países europeos, incluido España.