Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Abiertas nuevas vías para tratar el estrés postraumático

Un equipo de científicos brasileños ha determinado que los receptores de la dopamina D1 están implicados en la extinción del miedo. Así, la interpolación de una novedad en las terapias de exposición para acabar con este sentimiento favorece este proceso. Los resultados se publican en la revista PNAS.

La extinción es la disminución de la expresión de un recuerdo. / Agencia ID

Investigadores brasileños de la Universidad Federal de Pampa y la Pontificia Universidad Católica de Río Grande del Sur han demostrado que una breve exposición a un nuevo entorno mejora la extinción del miedo contextual en ratas, un efecto explicable por un proceso de etiquetado sináptico y captura. El trabajo, publicado en la revista PNAS, abre una vía futura para el tratamiento de trastornos del miedo como el estrés postraumático.

La extinción es la disminución de la expresión de un recuerdo. Para comprobar la extinción en ratas, los investigadores realizaron un experimento clásico en el cual se introduce la rata en una caja y se aplica un estímulo (como una luz o un sonido) y después un estímulo aversivo, como una descarga eléctrica. De este modo, las ratas aprenden que después del sonido o la luz viene una descarga eléctrica, mostrando finalmente miedo en cuanto perciben el sonido o la luz.

Después indujeron un proceso de extinción, es decir, trataron que la rata “desaprendiera” ese miedo, repitiendo el mismo experimento pero sin la descarga eléctrica, de forma que se produce un nuevo recuerdo que se sobrepone al anterior. No obstante, el recuerdo original pervive, de modo que la extinción no garantiza que la rata no vuelva a asustarse.

Para comprobar la extinción del miedo en ratas, realizaron un experimento clásico y añadieron un elemento nuevo

Los investigadores han tratado de mejorar el proceso de extinción añadiendo un nuevo elemento en este experimento clásico. Como explica a Sinc el responsable de la investigación, Iván Izquierdo, experto de la Pontificia Universidad Católica de Río Grande del Sur, “se sometió a las ratas a un ambiente de miedo, después se expuso de nuevo varias veces al mismo pero sin el estímulo aversivo para ver si lo extinguía y, en momentos previamente estudiados, se le expuso a otro ambiente inocuo”.

El objetivo fue verificar si la interpolación de una novedad afectaba a la extinción de miedo, y se comprobó que sí. “La interposición de un ambiente nuevo entre una sesión de extinción y la siguiente, favorece la extinción”, concluye el experto.

En el caso de las personas, “la extinción se aprende en sesiones de terapia y es lo que se desea cuando ese recuerdo es malo y persecutorio, como en los grandes traumas y en particular en el cuadro psiquiátrico llamado estrés postraumático, que es terrible. Cuando alguien ve morir un amigo o presencia un ataque terrorista no quiere recordarlo todo el tiempo”, añade. De esta forma, el hallazgo “puede llegar a ayudar a acelerar la extinción, que se utiliza en la terapia de exposición para tratar el de estrés postraumático y otros trastornos del miedo en los seres humanos”.

El efecto descubierto depende de la actuación de los receptores de la dopamina D1 en el hipocampo

Implicados los receptores de la dopamina D1

Por otro lado, los investigadores han determinado por qué la interpolación de una novedad afecta a la extinción de miedo y si los receptores de la dopamina D1 y D5 están implicados. La dopamina es una neurohormona que cumple con diversas funciones relacionadas con el comportamiento, la cognición, la actividad motora, la atención o el aprendizaje.

En este sentido, han comprobado que se trata de un efecto explicable por un proceso de etiquetado sináptico y captura que depende de la actuación de los receptores de la dopamina D1, pero no de los receptores D5, en el hipocampo, una de las principales estructuras del cerebro.

El equipo de científicos brasileños que ha colaborado en el artículo de PNAS trabaja desde hace cerca de 30 años en esta línea de investigación.

Referencia bibliográfica:

Menezes, J., Alves, N., Borges, S., Roehrs, R., Carvalho Myskiw, J.,Guerino Furini, C. R., Izquierdo, I. y Mello-Carpes, P. B. (2015). “Facilitation of fear extinction by novelty depends on dopamine acting on D1-subtype dopamine receptors in hippocampus”. PNAS, www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.1502295112

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Expertas piden una acción urgente para reducir la incidencia de las enfermedades cardiacas en mujeres

Las dolencias cardiovasculares son ya la primera causa de muertes femeninas en el mundo. Uno de los problemas es que la mayoría de tratamientos actuales no son eficaces con ellas porque se han desarrollado basándose en modelos masculinos. Ahora una comisión dirigida por investigadoras propone recomendaciones para mejorar esta situación.

El ADN antiguo revela cómo la tuberculosis dio forma al sistema inmunitario humano

Un nuevo estudio ha analizado más de 1.000 genomas humanos antiguos europeos para reconstruir cómo la genética puede afectar al sistema inmunitario. Los autores han descubierto que la tuberculosis ha sido un importante factor de mortalidad en los últimos 2.000 años de historia del continente.