Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Analizan las causas de la obesidad en la etnia gitana

La población de etnia gitana padece un alto índice de obesidad. Un nuevo estudio, liderado por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), ha estudiado la métrica, el fenotipo y la genética de más de 50 familias para comprobar si existe alguna variante especial en esta población que explique sus tasas de sobrepeso. Si en la población general la prevalencia de obesidad es del 15-20%, en la población gitana es más del 50%, tanto en hombres como en mujeres.

De izquierda a derecha, Esther Rebato y sus colaboradoras, Alaitz Poveda y María Eugenia Ibáñez. Imagen: Luis Jauregialtzo / Argazki Press.
Analizan las causas de la obesidad en la etnia gitana. Foto: Luis Jauregialtzo

La población de etnia gitana padece un alto índice de obesidad. Un nuevo estudio, liderado por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), ha estudiado la métrica, el fenotipo y la genética de más de 50 familias para comprobar si existe alguna variante especial en esta población que explique sus tasas de sobrepeso. Si en la población general la prevalencia de obesidad es del 15-20%, en la población gitana es más del 50%, tanto en hombres como en mujeres.

“Hay una terrible prevalencia de la obesidad. Si en la población general esa prevalencia es del 15-20%, en la población gitana es más del 50%, tanto en hombres como en mujeres", explica Esther Rebato, autora del estudio e investigadora en la UPV/EHU. "Además, al ser una obesidad central o abdominal, especialmente en los hombres, es muy peligrosa ya que está ligada a enfermedades cardiovasculares o la diabetes”.

La nueva investigación, con una duración de tres años (2011-2013), ya está aportando algunos datos esclarecedores. Entre otras cosas, se les ha sometido a encuestas de tipo socioeconómico y de percepción de imagen; y se les han tomado medidas antropométricas, la tensión arterial y muestras de saliva.

“No solo estudiamos la métrica o el fenotipo; analizamos también algunos genes. Son estudios confirmativos, no estamos descubriendo genes nuevos. Lo único que queremos ver ahí es si hay alguna variante especial en la población gitana”, añade Rebato.

Rebato es la única profesora de la UPV/EHU implicada, pero cuenta con la colaboración de varias doctorandas y del doctor Fernando Goñi Goicoechea, endocrino y médico adjunto del Hospital de Basurto, así como de la asociación gitana Kale Dor Kayiko, a través de la cual ha tenido acceso, hasta la fecha, a más de 50 familias gitanas y más de 380 individuos.

A este proyecto le queda aún un largo recorrido, pero ya ha empezado a dar algunos frutos en términos académicos. Por ejemplo, Rebato y sus compañeras participaron el año pasado en el Congreso de la Sociedad Europea para la Ética de la Agricultura y la Alimentación (EurSafe), celebrado en Bilbao, con una ponencia sobre la obesidad en las minorías étnicas y en poblaciones con ingresos limitados. Asimismo, han enviado un artículo a la revista Annals of Human Biology, que se encuentra en fase de revisión.

Cultura de la obesidad

Rebato argumenta que hay una “cultura de la obesidad” que explica este fenómeno: “Cuando las poblaciones que no han tenido mucho poder acceden a los alimentos, el poderío se demuestra mediantes niños más orondos, más redondos… Además, hay una concepción de los hombres de que les gustan las mujeres hermosas; parece un símbolo de fertilidad. Las familias gitanas han accedido a una cultura obesogénica, a comer alimentos más baratos, más grasos…”.

Todo ello tiene graves consecuencias. Sin ir más lejos, algunos de los niños de familias gitanas que están participando en el estudio son ya hipertensos, y el estado de muchas mujeres apunta a posibles problemas de diabetes o de corazón en la época posmenopáusica. "A lo que hay que sumar los riesgos que acarrea, principalmente en los hombres, esta ya mencionada obesidad de tipo abdominal", subrayan los autores.

De hecho, Rebato y sus colegas no se limitan a investigar. Según lo acordado con Kale Dor Kayiko, se comprometen también a informar a las familias sometidas a estudio; a advertirles sobre los malos hábitos que puedan tener y a proponerles algunos cambios.

“No queremos quitarles su cultura culinaria, pero, por ejemplo, les decimos que cocinen con menos grasa, que caminen un poco más… Hay que informarles para que sepan cómo utilizar los alimentos y para que puedan modificar su modo de vida, sin perder su esencia. Y desde luego, hay que explicarles que hay desigualdades de salud. Queremos informarles de lo que hay, y, luego, que ellos decidan qué hacer”, concluye la investigadora.

Referencia bibliográfica:

Rebato et al.: "Determinantes genéticos y ambientales de la obesidad en familias de etnia gitana de la CAV". Annals of Human Biology (en revisión).

Esther Rebato es una persona de renombre en el ámbito de la antropología física. Es poseedora de la prestigiosa medalla académica Alex Hrdlièka de la República Checa, además de ser la presidenta de la Sociedad Española de Antropología Física. Esta profesora del Departamento de Genética, Antropología Física y Fisiología Animal de la UPV/EHU ha llevado a cabo numerosos trabajos sobre los hábitos nutricionales, la calidad de vida y demás aspectos relacionados. Durante los últimos años su punto de mira ha sido la población de etnia gitana.

Fuente: UPV/EHU
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Rusia anuncia que su vacuna tiene una eficacia del 95 % y que costará menos de 20 dólares
SINC

El Fondo de Inversión Directa de Rusia espera que la vacuna Sputnik V llegue a 500 millones de personas, comenzando su distribución en 2021. Esta vacuna candidata levantó dudas en agosto entre los expertos por la velocidad de los ensayos en humanos y la opacidad en los datos.

La vacuna de Oxford-AstraZeneca consigue una eficacia del 70,4 %

Los resultados iniciales de la fase III del ensayo clínico revelan una eficacia media del 70,4 %, que varió según las dosis empleadas, con valores máximos del 90 %. También se observó una reducción en las infecciones asintomáticas. No hubo casos graves ni hospitalizaciones entre los vacunados. El almacenaje a temperaturas de nevera, de entre 2 y 8 ºC, supondría una ventaja.