Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Aprueban el ‘IPCC de la biodiversidad'

Naciones Unidas aprobó la semana pasada la Plataforma Intergubernamental Científica sobre Biodiversidad y Ecosistemas (IPBES, en sus siglas en inglés) que se convierte en un hito al cierre del Año Internacional de la Biodiversidad y al comienzo de la Década Internacional de la Biodiversidad en enero de 2011.

El IPBES catalizará la respuesta global a la pérdida de biodiversidad. En la imagen, una manada de elefantes en el Parque Nacional del Serengeti (Tanzania). Foto: SINC.

La nueva Plataforma Intergubernamental Científica sobre Biodiversidad y Ecosistemas (IPBES, en sus siglas en inglés), aprobada en la 65º Asamblea General de Naciones Unidas (UNGA) la semana pasada, catalizará la respuesta global a la pérdida de biodiversidad, de los bosques “económicamente importantes”, de los arrecifes de coral y de otros ecosistemas.

Para el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM), el IPBES es “un paso determinante”. Además de recalcar el “éxito” del Año Internacional de la Biodiversidad, la plataforma independiente da un empuje al Año Internacional de los Bosques, y a la Década Internacional de la Biodiversidad, que se celebran a partir de enero de 2011.

“El IPBES representa un avance significativo en términos de organización de una respuesta global a la pérdida de organismos vivos y de bosques, de los cursos de agua, de los arrecifes de coral, y de otros ecosistemas que apuntalan toda la vida en la Tierra, incluida la vida “económica”, ha señalado Achim Steiner, subsecretario general de la ONU y director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Según el MARM, el IPBES, que es el reflejo en muchos aspectos del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, en sus siglas en inglés), supone también un “extraordinario avance” en la respuesta global a la lucha contra la degradación de los ecosistemas que afecta al bienestar humano y a su desarrollo socioeconómico.

Su trabajo se centrará en identificar y priorizar la información científica clave, necesaria para la adecuada toma de decisión política en materia de biodiversidad y servicios de los ecosistemas. La plataforma catalizará además los esfuerzos para la generación de nuevos conocimientos.

La decisión de la Asamblea General de Naciones Unidas supone “el respaldo necesario para el acuerdo que se alcanzó el pasado mes de junio en Busán (República de Corea) por los representantes de cerca de 90 gobiernos en relación con el establecimiento de la plataforma”, han señalado desde el MARM. En este encuentro, España, como Presidencia de turno de la Unión European (UE), lideró y coordinó la posición de la UE.

Éste avance representa un hito al cierre del Año Internacional de la Biodiversidad en el ámbito global. En los próximos meses, se discutirán las modalidades y detalles institucionales de la nueva plataforma.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La vida se recuperó en 700.000 años donde impactó el asteroide que acabó con los dinosaurios

El asteroide que cayó en la Península de Yucatán en México hace 66 millones de años provocó un cráter de 180 km de diámetro y un evento de extinción a final del Cretácico. La vida de los organismos del fondo marino del cráter recuperó su abundancia y diversidad en tan ‘solo’ 700.000 años, según un nuevo estudio. La productividad biológica fue clave en el proceso.

Alt de la imagen
Los microplásticos de carretera acaban a través del aire en las zonas más remotas del mundo

El desgaste de neumáticos, frenos y otras partes de los vehículos o de la carretera liberan a la atmósfera miles de toneladas de microplásticos cada año, según un nuevo análisis. Gran parte de estas partículas contaminantes, sobre todo las más pequeñas, terminan en los océanos de todo el mundo e incluso en el Ártico.