Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Así era la dieta vegetal del primer europeo

Restos de gramíneas y polen de coníferas han quedado atrapados en el sarro de de los dientes pertenecientes a un individuo hallado en el yacimiento de la Sima del Elefante de Atapuerca. El análisis de la mandíbula fósil, de más de 1,2 millones de años de antigüedad, revela así un componente vegetal importante en la dieta de las primeras poblaciones humanas europeas, que aún no procesaban térmicamente estos alimentos antes de ingerirlos.

Los restos de alimentos identificados en ATE9-1 no solo apuntan a un componente vegetal en la dieta de estos homínidos, sino también a que el ambiente de hace 1,2 millones de años era más cálido que el actual. / CENIEH

Los cálculos dentales obtenidos de los dientes de la mandíbula hallada en el yacimiento de la Sima del Elefante de Atapuerca (Burgos), de más de 1,2 millones de años de antigüedad, demuestran que los primeros europeos ingerían grandes cantidades de vegetales.

El estudio ha permitido el hallazgo de restos de ciertas gramíneas y polen de coníferas atrapados en el sarro de la mandíbula

Así lo confirma un estudio, publicado recientemente en The Science of Nature, que ha permitido el hallazgo de restos de ciertas gramíneas y polen de coníferas atrapados en los cálculos dentales (sarro) que se encontraban alojados en la mandíbula, denominada ATE9-1.

Según los científicos, liderados por Karen Hardy, de la Universidad Autónoma de Barcelona-ICREA y con participación de Ruth Blasco y José Maria Bermúdez de Castro del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), el análisis indica un componente vegetal importante en la dieta de las primeras poblaciones humanas europeas.

Blasco detalla que se extrajeron y analizaron microscópicamente dos muestras de 0,5 y 0,8 microgramos de uno de los premolares, que se sometieron a un proceso químico de espectrometría y cromatografía para identificar los microrestos vegetales y otros microorganismos contenidos en la placa.

Los restos de alimentos identificados en ATE9-1 no solo apuntan a un componente vegetal en la dieta de estos homínidos, sino también a que el ambiente de hace 1,2 millones de años era más cálido que el actual y permitía el desarrollo de bosques húmedos y grandes praderas.

“Cabe destacar el hecho de que ninguno de los microrestos parece haber sido procesado térmicamente, lo que concuerda con las evidencias de ausencia de fuego en Eurasia previas a los 780.000 años”, añade la investigadora del CENIEH.

En la Prehistoria más antigua la higiene dental era algo inexistente

Poca higiene dental

Además de los restos de gramíneas y polen, los científicos también localizaron fragmentos microscópicos de madera que podrían corresponder al uso de palillos para eliminar los restos de alimentos que quedarían atrapados en los espacios interdentales. “De hecho, la mandíbula ATE9-1 presenta un surco de desgaste en uno de sus premolares que podría relacionarse con estos hábitos”, explica José María Bermúdez de Castro.

En la Prehistoria más antigua la higiene dental era algo inexistente, por lo que algunos componentes específicos en la dieta permanecen atrapados en las acumulaciones endurecidas de placa bacteriana como auténticas cápsulas del tiempo. “Esto nos permite obtener información sobre la dieta de los individuos afectados”, concluye Blasco.

Referencia bibliográfica:

Hardy, K., Radini, A., Buckley, S., Blasco, R., Copeland, L., Burjachs, F., Girbal, J., Yll, R., Carbonell, E., Bermúdez de Castro, J.M. (2017). "Diet and environment 1.2 million years ago revealed through analysis of dental calculus from Europe’s oldest hominin at Sima del Elefante, Spain". Sci Nat, 104: 2. doi:10.1007/s00114-016-1420-x http://link.springer.com/article/10.1007%2Fs00114-016-1420-x

Fuente: CENIEH
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las lágrimas de reptiles y aves se parecen a las humanas más de lo que se creía

Debido a la difícil manipulación de estos animales y a que producen escasas lágrimas, pocos equipos científicos se habían adentrado en el estudio de su composición. Un nuevo trabajo revela ahora que esta secreción es muy similar a la de las personas, pero cuenta con estructuras diferentes que podrían ayudar a mejorar los tratamientos oftalmológicos.

Alt de la imagen
Por qué unos peces se levantan más temprano que otros

El proyecto CLOCKS, iniciado el pasado 1 de junio, estudiará, por primera vez, el comportamiento circadiano a lo largo de la vida de los peces marinos, desde larvas hasta adultos, y su aplicación para las personas. La información pionera recogida en este trabajo permitirá entender sus ritmos biológicos y sus consecuencias a la hora de responder a presiones antrópicas como la pesca, el cambio climático o la contaminación.