Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Así influyen los plásticos en el mar en el transporte de especies invasoras

Los plásticos flotantes son responsables de alteraciones significativas para el medio ambiente, según varios trabajos realizados por una científica de la Universidad de Oviedo. Las investigaciones muestran que los plásticos pueden transportar biota adherida, entre ellos especies exóticas, a grandes distancias. Este fenómeno, llamado rafting, ha atraído recientemente la atención científica y pública, pero aún no existe una comprensión general del proceso, ni de su impacto a nivel global.

La investigadora Sabine Rech.

Sabine Rech, doctoranda por la Universidad de Oviedo por el programa Marie Sklodowska-Curie, financiado por el programa europeo Horizonte 2020, y como parte del proyecto AQUAINVAD-ED, ha demostrado que los plásticos que flotan en el mar ayudan a transportar especies exóticas a otros lugares, un fenómeno llamado rafting. Los resultados se publican en las revistas Marine Pollution Bulletin y PLoS ONE.

Los estudios se realizaron con desechos antropogénicos y biota adherida (rafts) en playas de la Bahía de Vizcaya, Portugal e Italia y en el Pacífico Sur (Rapa Nui, Isla de Pascua) y demuestran que el rafting no es una excepción, sino que es omnipresente. Se han encontrado varias especies, que nunca habían sido reportadas en desechos antropogénicos flotantes; un tercio de ellas identificadas como exóticas o invasoras.

Los resultados demuestran que el rafting en la basura antropogénica es un fenómeno con una dimensión global

Los plásticos se identificaron como el principal material de los objetos flotantes que transportan biota. Según la investigadora, la composición taxonómica de la fauna adherida difiere entre diferentes materiales. Los plásticos no espumados transportan una fauna de rafting mucho más diversa que las espumas y rafts no plásticas. Además, la frecuencia de un taxón específico de la biota de rafting en una zona costera puede predecirse en base al perfil de biota característico de cada material y la composición de desechos antropogénicos en las playas.

Las áreas con altos niveles de actividad en el sector de la acuicultura (en el Atlántico y en el Mar Mediterráneo) son áreas de origen de alto riesgo para el rafting de las especies invasoras. "Es esencial prevenir las pérdidas de material derivadas de las actividades en el mar, en particular la acuicultura", subraya la investigadora.

También en el remoto Rapa Nui (Isla de Pascua) se encontraron grandes cantidades de desechos flotantes con biota adherida del Giro Subtropical del Pacífico Sur, aunque entre la biota exótica no se encontraron especies invasoras en los rafts de la isla. "Eso se debe probablemente a la baja ocurrencia de especies invasoras a lo largo de costas del Pacífico sureste, sugiriendo que la introducción o dispersión de estas especies mediante el rafting en la basura marina antropogénica es principalmente un riesgo en las áreas oceánicas donde estas ya han sido introducidas por otros vectores, como el tráfico marino o la acuicultura", añade Rech.

Los resultados demuestran que el rafting en la basura antropogénica es un fenómeno con una dimensión global. Sin embargo, la importancia y el impacto de esta forma de transporte para los especies parece depender de la región geográfica y de si previamente ya se habían introducido en el área en cuestión por otras actividades.

Este trabajo ha detectado muchas especies exóticas e invasoras ya conocidas como típicas en desechos antropogénicos flotantes. Pero cada estudio realizado revelan nuevas especies haciendo rafting. Según la autora, en un escenario de cambio climático acelerado, y recurrentes fenómenos ambientales, son necesarias nuevas leyes, políticas y campañas efectivas de concienciación ciudadana, e industrial, para reducir de forma significativa la basura antropogénica que se vierte al mar. El éxito de este enfoque puede ayudar a prevenir y gestionar mejor el fenómeno global de las invasiones biológicas.

Referencias bibliográficas:

Rech, S., Thiel, M., Borrell Pichs, Y. J. & García-Vazquez, E. (2018). "Travelling light: Fouling biota on macroplastics arriving on beaches of remote Rapa Nui (Easter Island) in the South Pacific Subtropical Gyre". Marine Pollution Bulletin 137: 119-128

Rech, S., Salmina, S., Borrell Pichs, Y. J. & García-Vazquez, E. (2018). "Dispersal of alien invasive species on anthropogenic litter from European mariculture areas". Marine Pollution Bulletin, 131, 10-16

Rech, S., Pichs, Y. J. B., & García-Vazquez, E. (2018). "Anthropogenic marine litter composition in coastal areas may be a predictor of potentially invasive rafting fauna". PLoS ONE, 13(1), e0191859

Rech, S., Borrell, Y., & García-Vazquez, E. (2016). "Marine litter as a vector for non-native species: what we need to know". Marine Pollution Bulletin, 113, 40-43.

Fuente: Universidad de Oviedo
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Polinesios y nativos americanos se mezclaron antes de colonizar la Isla de Pascua

La isla situada en el océano Pacífico frente a las costas de Chile se pobló hace unos ocho siglos, pero hasta ahora no estaba claro el origen de sus primeros habitantes. Un nuevo estudio genómico indica que los navegantes polinesios se mezclaron con los habitantes de Colombia o Ecuador en las islas o en algún punto de su periplo antes de viajar hacia Rapa Nui.

Alt de la imagen
Esta primavera ha registrado el mayor número de mosquitos tigre de los últimos cinco años

El mosquito tigre se ha hecho fuerte en España y ha incrementado su número en un 70 % en el primer semestre, respecto a 2018, según los datos de la app de ciencia ciudadana Mosquito Alert. Entre las causas: las altas temperaturas, la lluvia y el confinamiento, que ha impedido el cuidado de numerosas segundas residencias en el litoral mediterráneo.