Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Crean el primer método de detección de alzhéimer a través de los ojos

Convertir los residuos extraídos en una operación de cataratas en muestras de estudio permite saber si péptidos como la molécula Beta-amiloide, que favorece la aparición de la enfermedad de Alzheimer, están presentes en el paciente. La investigadora Celia Sánchez-Ramos, candidata a los Premios Príncipe de Asturias, es la inventora del método, presentado hoy en Madrid.

La enfermedad de Alzheimer afecta hasta a un 40% de la población mayor de 85 años. Foto: Comunicación_Alta_Eficacia

“Nuestro trabajo consiste en darle una doble aplicación al desecho del cristalino obtenido en una operación de cataratas: lo usamos para buscar aquel biomarcador que se sabe que es un detonante del alzhéimer”, explica a SINC Celia Sánchez-Ramos, investigadora de la Universidad Complutense de Madrid e inventora del nuevo método de detección de esta enfermedad neurodegenerativa en personas vivas a través de los ojos.

El desecho del cristalino se somete a un proceso de centrifugación para obtener el contenido a analizar. De este se extraen, mediante técnicas ya existentes, trozos de proteínas (péptidos) asociadas a la aparición de la enfermedad de Alzheimer –como la molécula Beta-amiloide–, para ver si están presentes o no en la muestra.

“Si lo están, significa que hay indicios de que también están en el cerebro, lo que explica por qué el metabolismo no funciona bien”, señala la especialista. Hasta ahora se han examinado cerca de 30 muestras, en la mitad de las cuales se confirmaron indicios de demencia. Según Sánchez-Ramos, la investigación, iniciada en 2009, podría finalizar dentro de “dos o tres años”.

Respecto al uso posterior que se haga de la nueva técnica, la experta reconoce que todo dependerá de los pacientes y de las administraciones públicas: “Nuestro trabajo consiste en poner al mercado un producto que se pueda comercializar; el cómo se implemente recae sobre la administración”.

Detección premortem y ex vivo

En la actualidad, el único método de diagnóstico fiable del alzhéimer es el análisis del tejido cerebral del paciente tras su muerte. Con la nueva técnica de detección, se podrá aplicar un tratamiento precoz contra la enfermedad y conocer el estado de la patología durante la vida del paciente: “Es una prueba no invasiva, ex vivo –externa al individuo– y hecha en personas vivas premortem–”, destaca Sánchez-Ramos.

Desde la Asociación Nacional de Alzheimer, AFALcontigo, valoran muy positivamente el estudio de este nuevo método: “Conseguir frenar la enfermedad sería una solución muy buena para enfermos y familias, ya que el alzhéimer es una catástrofe social, económica y sanitaria que supone un gasto de 30.000 euros por enfermo al año”, apunta Maria Jesús Morala, portavoz de la asociación.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
¿Cómo es el dolor de cabeza por una resaca?

Investigadores españoles han caracterizado cómo es el dolor de cabeza causado por la ingesta de alcohol, una de las principales causas de cefalea. Los resultados sugieren que el alcohol puede desencadenar una cefalea similar a la migraña, incluso en personas sin antecedentes personales de esta.

La memoria inmunitaria en pacientes con covid-19 es sólida y duradera a los 8 meses

Un estudio publicado en la revista Science analiza la respuesta inmunitaria del SARS-CoV-2 varios meses después de la infección. Los resultados muestran indicios de una inmunidad protectora robusta y medible hasta 8 meses después de la aparición de los síntomas.