Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Cuatro escenarios climáticos para reducir el aumento de temperaturas

Uno de los objetivos del Acuerdo de París aprobado en diciembre de 2015 para luchar contra el cambio climático es que el aumento de la temperatura del planeta en 2100 no supere los 2 ºC, y si es posible los 1,5 ºC respecto a los niveles preindustriales. Un nuevo estudio ha planteado cuatro escenarios futuros de reducción de emisiones de CO2 y aumento de renovables, y ni siquiera en el mejor de los casos se lograría "enfriar" el planeta.

Proyección de la cantidad de emisiones antropogénicas acumuladas de carbono en los diferentes escenarios para el 2100. / CREAF

Revertir, o incluso frenar, las emisiones antropogénicas de dióxido de carbono y no superar el umbral de incremento de 1,5 ºC para el 2100 parece en la actualidad imposible. Excepto avances tecnológicos revolucionarios y de momento imprevistos, las emisiones de CO2 deberían llegar a un máximo durante los próximos diez años.

La única opción posible para frenar el cambio climático pasa por reducir drásticamente el uso de combustibles fósiles en favor de las energías renovables, y aplicar tecnologías de captura y secuestro de carbono que lo retiren artificialmente de la atmósfera. Estos augurios empeoran más tras el anuncio de Donald Trump de retirar EEUU del Acuerdo de París aprobado en diciembre de 2015 en la COP21.

"La cantidad de dióxido de carbono se puede reducir de dos maneras: parando las emisiones o retirándolo de la atmósfera gracias al secuestro que se hace en los sumideros naturales como plantas, océanos y suelos. Y quizás con nuevas tecnologías humanas, aunque de momento son inviables", explica Josep Peñuelas, investigador del CSIC en el CREAF, y uno de los autores del estudio publicado en Nature Communications.

El estudio muestra que en el período de 2002 a 2011 las emisiones de CO2 fueron casi el doble de lo que la Tierra pudo absorber en océanos, suelos y plantas

Según los investigadores, la opción de reducir las emisiones no es posible, lo que disminuye cada vez más la capacidad de los sumideros para capturar carbono de la atmósfera. El estudio muestra que en el período de 2002 a 2011 las emisiones antropogénicas de CO2 fueron casi el doble de lo que la Tierra pudo absorber en océanos, suelos y plantas.

Cuatro escenarios que no cumplen el objetivo de 1,5 ºC

La investigación plantea cuatro escenarios futuros, combinando diferentes grados de desarrollo de las renovables y de uso de combustibles fósiles. Uno de estos escenarios contempla seguir con la dinámica actual de crecimiento y consumo. En este caso, se prevé que en 2100 las emisiones de dióxido de carbono sean un 20% superiores a las de ahora, y la temperatura aumente hasta 3,3 ºC respecto a los niveles que había antes de la Revolución Industrial.

"Incluso el mejor de los casos planteados queda lejos de los objetivos de la COP21: el aumento previsto en un escenario ideal sería de 2,5 ºC", apunta el investigador. Para ello, se necesitaría que las energías renovables se instauren rápidamente –con un crecimiento anual sostenido del 5% (entre 2013 y 2014 solo lo hicieron en un 2,6%)–, que las emisiones de dióxido de carbono lleguen a un máximo ya en 2022; que se reduzca más de un 75% el uso de combustibles fósiles como fuente de energía primaria en 2100; y que se detengan drásticamente otras actividades emisoras de CO2 como la deforestación.

Ante esto, el estudio plantea la opción que desarrollar tecnología a gran escala para retirar artificialmente el carbono atmosférico. En caso de combinar el mejor de los escenarios planteados con esta tecnología la temperatura no llegaría a subir los 1,5 ºC –se quedaría en 1,4 ºC–, pero en ningún caso sería posible "enfriar" el planeta.

Sin embargo, estas técnicas hipotéticas de secuestro de CO2, hoy por hoy, no están suficientemente desarrolladas y son imposibles de aplicar a gran escala, con unos grandes costes económicos y problemas medioambientales asociados. "Es imprescindible alcanzar el objetivo de sociedades estrictamente neutrales en carbono, donde las emisiones sean inferiores a la capacidad de los sumideros para capturar el CO2", concluye Peñuelas.

Referencia bibliográfica:

Walsh B., Ciais P., Janssens I.A., Peñuelas J., Riahi K., Rydzak F., van Vuuren D.P., Obersteiner M. (2017). "Pathways for balancing CO2 emissions and sinks". Nature Communications 8, 14856. DOI: 10.1038/ncomms14856

Fuente: CREAF
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los animales engañan a otros con trucos de magia igual que los humanos

Trucos mentales, juegos de manos, ilusiones y distracciones forman parte de la magia que percibimos los humanos, pero ¿cómo reaccionaría una audiencia animal? Un equipo de científicos muestra que nuestra capacidad de atención y percepción no es muy superior a la de ciertos animales como primates, cuervos y pulpos, que también son engañados por los de su misma especie u otras.

Alt de la imagen
Los primeros humanos podrían haber cocinado en aguas termales antes que con fuego

Uno de los mayores misterios en la evolución humana es el origen del cocinado de alimentos. Un nuevo hallazgo abre una ventana a una fase anterior al uso del fuego, en la que los primeros seres humanos ya podrían haber empezado a cocinar en aguas termales. Esta es la conclusión de un estudio en el que participa la Universidad de Alcalá y que se desarrolla en la garganta de Olduvai (Tanzania).