Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida

Descubren uno de los arrecifes de coral de profundidad más importantes en el Mar de Alborán

Durante la expedición 2010 del catamarán de investigación Oceana Ranger, como parte del proyecto LIFE+ INDEMARES, la organización Oceana ha descubierto grandes colonias de corales blancos a partir de los 300 metros de profundidad y una abundante fauna asociada en aguas españolas del Mar de Alborán. Oceana estudia esta área para su posible protección.

Coral blanco de profundidad (Madrepora oculata) y esponja cristal (Asconema setubalense). Foto: Oceana.

Debido al uso de diferentes artes de pesca como el arrastre de fondo y el palangre, gran parte del arrecife de profundidad se ha perdido ya en la mayor parte del Mar Mediterráneo. Los investigadores creen que la mitad de los arrecifes de corales blancos (Madrepora oculata) han desaparecido del Atlántico, pero en el Mediterráneo la situación es peor. Sin embargo, aún quedan extensas zonas con corales blancos a más de 300 metros de profundidad.

El nuevo arrecife hallado en Alborán es uno de los más importantes del Mediterráneo, pero también uno de los más amenazados, ya que la mayoría de las colonias están muertas o se encuentran en peligro por las actividades de pesca que se realizan en la zona.

“Es doloroso ver que hay más volumen de corales muertos que vivos. Si las colonias vivas que hemos encontrado ya son de por sí espectaculares, habría que imaginarse lo que llegaron a ser estos magníficos arrecifes antes de su deterioro”, declara Ricardo Aguilar, director de Investigación de Oceana Europa.

Los expertos han descubierto colonias vivas de corales de profundidad que coexisten con grandes extensiones de corales muertos. Los corales supervivientes sufren un deterioro acelerado que amenaza uno de los ecosistemas más ricos de este mar donde los corales blancos se mezclan con corales negros, corales látigo, esponjas de cristal y otras especies de estas profundidades.

Proteger los arrecifes de coral blanco

Oceana propone incrementar la superficie y número de áreas marinas protegidas para impedir el fuerte retroceso de los ecosistemas más vulnerables del Mediterráneo, como los arrecifes de coral, los fondos de maërl, el coralígeno, los bosques de algas laminariales y fucales, etc.

“Estos hallazgos confirman la relevancia y oportunidad del proyecto INDEMARES. La información que se está recabando servirá para mejorar la protección y uso sostenible de los recursos marinos, que es el espíritu que guía la actuación de todos los socios implicados en el proyecto”, apunta Ignacio Torres, director de Estudios y Proyectos de la Fundación Biodiversidad.

El proyecto LIFE+ INDEMARES contribuye a la protección y uso sostenible de la biodiversidad en los mares españoles, y estudia diez áreas marinas para conocer sus valores naturales y proponerlas para su inclusión en la Red Natura 2000 marina.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Publicado el ‘facebook’ de las proteínas humanas

Un equipo internacional de científicos, con participación del CSIC, ha presentado el interactoma humano: el mapa global de las comunicaciones entre las proteínas humanas. El avance ayudará a comprender los procesos que ocurren en las células, diseñar fármacos y entender el desarrollo de enfermedades como la COVID-19.

Alt de la imagen
Los bosques maduros no almacenarán más carbono de la atmósfera

A pesar de que aumente el dióxido de carbono en la atmósfera, los bosques maduros, limitados en nutrientes, no lo absorberán, según un nuevo estudio. Los árboles adultos no solo no acumularán más carbono, sino que lo devolverán a la atmósfera. Este hallazgo demuestra que la única estrategia para limitar el cambio climático es reducir las emisiones de gases de efectos invernadero.