Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El 80 % de los sanitarios tiene síntomas de ansiedad por su trabajo ante la COVID-19

Una investigación realizada por la Universidad Complutense de Madrid muestra cómo el 79,5 % de los sanitarios sufren ansiedad y el 40 % se siente emocionalmente agotado tras la primera oleada de atención hospitalaria por COVID-19. Los autores recomiendan una rápida atención psicológica para proteger su salud ante la llegada de posibles rebrotes.

Personal sanitario. / Francisco Avia | Hospital Clínic Barcelona

Los resultados preliminares de Sanicovid-19, un estudio que analiza el impacto emocional en el personal sanitario por la pandemia de COVID-19, revelan que el 53 % de estos profesionales presenta valores compatibles con estrés postraumático tras la primera oleada de atención hospitalaria.

El 66 % del personal sanitario considera ‘muy alta’ la probabilidad de contagio y el 75 % está muy preocupado porque pudiera contagiar a algún familiar

El trabajo, llevado a cabo por el Laboratorio de Psicología del Trabajo y Estudios de Seguridad de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), muestra que el 79,5 % de los sanitarios tiene síntomas de ansiedad, compatibles con trastorno de ansiedad severo en un 21,2 % del total. Igualmente, el 51,1 % sufre síntomas depresivos, que pueden estar relacionados con depresión severa en el 5,6 % de los casos.

En materia de protección, el 96 % de los trabajadores dice estar en contacto con pacientes COVID-19, el 66 % considera ‘muy alta’ la probabilidad de contagio y el 75 % está muy preocupado porque pudiera contagiar a algún familiar.

Además, el 41 % afirma no haberse hecho ningún tipo de prueba diagnóstica y casi el 70 % manifiesta que los equipos de protección individual, facilitados en sus lugares de trabajo, son escasos. En relación con el burnout o síndrome de estar quemado en el entorno laboral, el 40 % se siente ‘emocionalmente agotado’.

Atención psicológica ante una segunda oleada

Sin embargo, no todas las conclusiones son negativas. Como destacan los autores Lourdes Luceño Moreno y Jesús Martín García, “el 81,3 % de estos profesionales se siente ‘muy realizado con su profesión’ y el 23,5 % muestra niveles altos de resiliencia”.

“Estimamos conveniente una rápida intervención psicológica sobre este colectivo. De producirse la tan temida segunda oleada nos vamos a encontrar con unos profesionales dañados emocionalmente”, dicen los autores

“Estimamos conveniente una rápida intervención psicológica sobre este colectivo, ya que, de producirse la tan temida segunda oleada nos vamos a encontrar con unos profesionales dañados emocionalmente y con un sistema sanitario sin capacidad de respuesta”, subrayan los investigadores de la UCM.

Estas cifras preliminares han sido inferidas de un total de 1.243 sanitarios de diversos centros hospitalarios, siendo el 90 % profesionales en la Comunidad de Madrid.

Fuente:
UCM
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Clara Prats, modelizadora de la evolución del coronavirus
“Si se hubiera actuado antes en Madrid, las medidas contra la covid-19 serían más suaves”
Adeline Marcos

Varias comunidades españolas sufren un acusado aumento de casos. La física de la Universitat Politècnica de Catalunya, que analiza las cifras de infecciones cada día, explica que cuanto más se tarda en intervenir, más cuesta frenar su expansión. Además, según sus estudios, urge comunicar mejor cuándo es indispensable la mascarilla: la llevamos al aire libre, pero nos la quitamos en interiores, donde el riesgo aumenta.

Alt de la imagen
Nuevas piezas en el puzle de la covid-19: silencio y que corra el aire

En la segunda ola de contagios ya conocemos evidencias que permiten tomar medidas adaptadas a cada contexto. Así, no tiene sentido cerrar parques ni centros culturales seguros. La mayoría de los brotes surgen en espacios cerrados donde hablamos o gritamos, como restaurantes, discotecas, lugares de culto o de trabajo. En ellos urge una buena ventilación, uso de mascarillas y distancia interpersonal más amplia.