Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El 89% de los productos de alimentación infantil presenta una mala calidad nutricional

Según un estudio realizado en 367 artículos de nutrición, nueve de cada diez productos alimenticios destinados específicamente a los niños tienen un contenido nutricional malo, debido a los altos niveles de azúcar, grasa o sodio. Las conclusiones de esta investigación aparecen publicadas en el número de julio de la revista Obesity Reviews.

Donuts. Foto: Skolastika Lianna.

En algo menos del 70% de los productos estudiados, de los cuales se han excluido específicamente los dulces, los refrescos y los productos de panadería, una gran parte de las calorías procedía del azúcar. Aproximadamente uno de cada cinco (23%) tenían altos niveles de grasa y el 17% tenían altos niveles de sodio. A pesar de esto, el 62% de los productos con una mala calidad nutricional (MCN) mostraba declaraciones positivas sobre su valor nutricional en la parte delantera del envase.

Charlene Elliott, profesor de la Universidad de Calgary (Canadá), y miembro del Consejo Canadiense de Alimentación y Nutrición explica cuál es uno de los problemas: “Los alimentos para niños se encuentran hoy en día en prácticamente todas las secciones de un supermercado y existen para cualquier tipo de edad y experiencia con la comida”.

“Los padres quizás se pregunten si los alimentos envasados son buenos para sus hijos. Sin embargo, algunas declaraciones nutricionales pueden aumentar la confusión, ya que pueden inducir a engaño a las personas y pensar que el producto completo es nutritivo”, señala Elliott.

Sólo el 11% de los productos que evaluó el profesor Elliott y sus colaboradores tenían un valor nutricional bueno de acuerdo con los criterios establecidos por el Centro de la Ciencia al Servicio del Público (CSPI) de los EE UU, una agencia sin ánimo de lucro que en 2007 recibió el máximo reconocimiento de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE UU.

Según los estándares nutricionales del CSPI, en la comida saludable no más del 35% de sus calorías debería proceder de la grasa (excluidos los frutos secos, semillas y mantequilla de nueces) y no debería tener más del 35% de azúcar añadido en peso. Estas directrices también ofrecen una orientación sobre los niveles de sodio, los cuales deben oscilar entre 230 mg por porción para los aperitivos hasta los 770 mg por porción para las comidas precocinadas.

Los estándares del CSPI son una adaptación de los desarrollados por la Alianza para la Nutrición y la Actividad, una coalición de unas 300 organizaciones sanitarias y nutricionales de los EE UU. La organización señala que sus estándares permiten la comercialización de productos que nutricionalmente no serían los ideales, pero que proporcionan algunos beneficios que podrían ayudar a los niños a cumplir las directrices dietéticas del gobierno.

Los 367 productos incluidos en el estudio se compraron en una cadena nacional de supermercados con unas existencias de 50.000 productos alimenticios y no alimenticios en diciembre de 2005. Cada producto se sometió a un análisis de 36 puntos que incluía el contenido nutricional y cómo estaba diseñado el envase para atraer la atención de niños y padres.

“Hemos incluido productos alimenticios y envases que se presentaban de tal manera que estaban claramente dirigidos a los niños” explica Elliott. “Se incluyeron productos que promocionaban diversión y juegos, con una imagen de dibujos animados en la parte frontal de la caja o que estaba relacionada con películas infantiles, programas y publicidad de TV”.

Principales resultados

El 63% de todos los productos analizados hacían algún tipo de declaración nutricional, donde el 62% de los productos podían clasificarse como nutricionalmente malos, debido a los altos niveles de azúcar o grasa o sodio. Los productos con altos niveles de azúcar representaban el 70% de los productos con MCN.

A pesar de esto, el 68% incluía algún tipo de declaración nutricional en el envase, como el ser fuente de cereales integrales, fuente de hierro o bajos en grasa. Los aperitivos a base de cereales y frutas hacían más declaraciones nutricionales y eran los que tenían niveles altos de azúcar.

Un poco menos del 23% de los productos tenían MCN debido a su alto contenido en grasas. Sin embargo, el 37% tenían algún tipo de declaración nutricional en el envase. El 17% de los productos analizados fueron clasificados de MCN debido a los altos niveles de sodio. A pesar de esto, casi el 34% mostraba algún tipo de declaración nutricional en el envase.

“Evaluar los niveles de azúcar en los productos alimenticios seleccionados fue un reto metodológico porque los azúcares de la leche y los azúcares de la fruta se encuentran de forma natural en los alimentos”, apunta el investigador. “La etiqueta de los datos nutricionales sólo muestra el total de azúcares y el fabricante no siempre indica la cantidad de azúcares añadidos”.

Otros grupos de investigadores se han enfrentado también al problema de separar con exactitud las cantidades de azúcares naturales y añadidos en los productos manufacturados. “A pesar de esto, los resultados obtenidos son motivo de preocupación. Los padres compran productos con la esperanza de que les guste a sus hijos, lo que tiene como resultado una dieta menos nutritiva de lo que creen. Llevar una dieta sana es especialmente importante dadas las cifras actuales de obesidad infantil”, subraya Elliott.

El exceso de peso corporal afecta hasta un 35% de los niños de Canadá, EE UU y Europa y está asociado a diversos problemas de salud, entre ellos diabetes tipo 2, hipertensión, cardiopatía y algunos tipos de cáncer. Los niños con sobrepeso también pueden sufrir consecuencias psicológicas y sociales debido a su peso.

------------------------

Referencia bibliográfica:

Elliott C. “Assessing ’fun foods’: nutritional content and analysis of supermarket foods targeted at children”. Obesity Reviews 9: 43 (368-377) JUL 2008.

Fuente: Wiley – Blackwell
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las personas mayores están infrarrepresentadas en los ensayos de fármacos contra la covid-19

Un estudio ha analizado la proporción de individuos de avanzada edad que participan en las pruebas de tratamientos y vacunas para el nuevo coronavirus. Además de las restricciones por edad y por presencia de patologías para proteger su salud, hay otras condiciones que limitan la participación de los ancianos, como el acceso a las tecnologías, y que pueden poner en riesgo las evaluaciones de efectividad y seguridad.

Esta investigadora ha logrado casi dos millones de euros para estudiar el lenguaje

Clara Martín, del centro de investigación vasco BCBL, acaba de conseguir 1,9 millones de euros de la Comisión Europea para llevar a cabo un estudio sobre ortografía y bilingüismo. Su trabajo tiene implicaciones en el tratamiento de trastornos del lenguaje, como la dislexia, y en el aprendizaje de lenguas.