Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El artículo se publica en la revista ‘Nature’

El brillo de la Tierra da pistas para buscar vida en los exoplanetas

La tenue luz que refleja la Tierra sobre la Luna proporciona información sobre la composición de nuestra atmósfera y la presencia de vegetación. Un equipo de científicos ha utilizado estos datos para desarrollar una técnica de espectropolarimetría que permite analizar la luz de otros planetas y determinar si presentan los mismos signos de vida.

El brillo de la Tierra se refleja sobre la Luna. Imagen: ESO/L. Calçada.
El brillo de la Tierra ofrece pistas para buscar vida en los exoplanetas. Foto: ESO/L. Calçada

La tenue luz que refleja la Tierra sobre la Luna proporciona información sobre la composición de nuestra atmósfera y la presencia de vegetación. Un equipo de científicos ha utilizado estos datos para desarrollar una técnica de ‘espectropolarimetría’ que permite analizar la luz de otros planetas y determinar si presentan los mismos signos de vida.

Investigadores del Observatorio Europeo Austral (ESO), el Observatorio Armagh (Reino Unido) y el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) han medido la luz solar que refleja la Tierra sin necesidad de viajar al espacio. “Solo hemos utilizado la Luna como espejo”, aclara a SINC Enric Pallé, científico del IAC y coautor de un estudio que esta semana publica la revista Nature.

“Solo hemos utilizado la Luna como espejo”, explica Enric Pallé

El equipo ha desarrollado una novedosa técnica denominada ‘espectropolarimetría’ para analizar el brillo de los colores del espectro –como se venía haciendo hasta ahora–, y además, una novedad: la polarización de luz, es decir, el plano en el que oscila su campo electromagnético. De esta forma se pueden identificar mejor la composición de la atmósfera y la superficie de los planetas, incluyendo los biomarcadores que delaten la presencia de vida.

La espectropolarimetría esquiva los principales obstáculos en la investigación de la composición química de los planetas extrasolares, porque no influyen factores como la distancia que les separa del astro que orbitan o su luz cegadora.

“El nuevo método nos ahorra el desarrollo tecnológico que precisaba el anterior, que investigaba ‘a lo salvaje’ las propiedades y condiciones de los exoplanetas”, apunta Pallé. El problema de la espectroscopía tradicional era separar la potente luz estelar de la del planeta, pero la técnica de Pallé y su equipo logra diferenciar la luz no polarizada que emite la estrella de la polarizada que refleja el segundo.

Siguiendo esta técnica, los científicos determinaron primero combinaciones de elementos químicos propias de la Tierra –como las cantidades de oxígeno, ozono y agua–, una información que facilita la luz polarizada que refleja la atmosfera y la superficie del planeta.

Detectaron que la Tierra tiene nubes, océanos y plantas

Un segundo biomarcador procede de la luz que refleja la vegetación, una de las mejores pistas para determinar la existencia de sistemas de vida complejos. Las plantas permiten un estudio más detallado porque absorben todo el espectro electromagnético que se encuentra por debajo del rojo para hacer la fotosíntesis, pero reflejan la luz que está por encima de este color para no calentarse en exceso.

El equipo consigue así deducir que la atmósfera de la Tierra es parcialmente nubosa, que parte de su superficie está cubierta de océanos, y que hay plantas. También se pueden detectar cambios en la cobertura de nubes y en la cantidad de vegetación en diferentes momentos, dado que la luz reflejada por la Luna proviene de diferentes partes de la Tierra.

Para realizar la investigación se ha utilizado el telescopio VLT (siglas de Very Large Telescope) de ESO, pero el salto cualitativo en la investigación de vida extraterrestre puede venir de la próxima generación de telescopios, como el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT, por sus siglas en inglés), también en Chile.

Con este instrumento se podrá seguir mejor la pista de los biomarcadores. El más común incluye oxígeno, vapor de agua y dióxido de carbono en grandes cantidades al mismo tiempo. Son los compuestos propios del metabolismo de las primeras formas de vida en la Tierra, como las bacterias.

“Hasta ahora no hemos encontrado otra fórmula química más común y convincente para explicar la presencia de vida”, argumenta Pallé al comparar con ciclos de vida alternativos, como los basados en silicio, por ejemplo. “En principio buscamos fórmulas similares; el resto no dejan de ser elucubraciones”, concluye el investigador.

Referencia bibliográfica:

Sterzik, M.F.; Bagnulo, S.; Palle, E. “Biosignatures as revealed by spectropolarimetry of Earthshine”. Nature 7387 [483]: 64-66, 1 marzo de 2012. DOI: 10.1038/nature10778

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Nuevo catálogo con decenas de nuevas ondas gravitacionales detectadas por Virgo y LIGO
SINC

Los detectores Virgo y LIGO de ondas gravitacionales registraron 39 eventos entre abril y octubre de 2019. Estas numerosas observaciones se corresponden con colisiones de agujeros negros o estrellas de neutrones y abren la puerta a nuevos estudios sobre poblaciones de objetos astrofísicos y de física fundamental.

Alt de la imagen
La desconocida historia de Philae en la ‘calavera’ de un cometa

Hace seis años el módulo Philae de la sonda Rosetta tuvo un accidentado aterrizaje en el cometa 67P. No logró anclarse bien en el lugar programado y tras un sobrevuelo acabó en el fondo de un barranco. Pero poco antes, tuvo un breve segundo aterrizaje en una zona que recuerda a un cráneo humano con sombrero, donde dejó su huella en un hielo con miles de millones años. Lo cuenta ahora la Agencia Espacial Europea.