Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El cambio climático hará que el dragón barbudo no sea tan listo

Podríamos pensar que un reptil no es capaz de imitar una acción realizada por un humano, pero el dragón barbudo, protagonista de nuestro #Cienciaalobestia, lo conseguiría por sus grandes habilidades sociocognitivas. Un estudio revela por primera vez que estas capacidades podrían disminuir en la edad adulta cuando siendo huevos los lagartos son incubados a mayores temperaturas.

En los últimos años los dragones barbudos se han empezado a comercializar fuera de Australia. / Sophie A Moszuti

Conocido por ser un reptil dócil y fácil de manipular, el dragón barbudo, procedente de las regiones desérticas de Australia, se ha convertido en una popular mascota, que destaca por sus avanzadas habilidades sociocognitivas: como el seguimiento de la mirada y el aprendizaje social. Sin embargo, a pesar de gozar de una buena situación en cautividad, en estado salvaje el aumento de las temperaturas podría reducir sus capacidades cognitivas.

Los dragones barbudos que incuban en ambientes más fríos resuelven mejor las tareas cognitivas que los que han sido incubados a temperaturas más cálidas

Hasta ahora se sabía que las condiciones de incubación podían influir en la anatomía del cerebro y en el desempeño de simples tareas en lagartos jóvenes, pero se desconocían los impactos que tendrían en procesos cognitivos más sofisticados, como los que presentan los dragones barbudos (Pogona vitticeps).

Un estudio, publicado en la revista Royal Society Open Science, demuestra por primera vez, gracias a una serie de experimentos, cómo afecta la temperatura de incubación del huevo en estos dos aspectos de la cognición social en reptiles adultos.

Los resultados indican que los dragones barbudos que incuban en ambientes más fríos resuelven mejor las tareas cognitivas que los que han sido incubados a temperaturas más cálidas.

Para demostrarlo, los científicos, liderados por la Universidad de Lincoln (Reino Unido), sometieron 13 huevos a dos condiciones de incubación: siete de ellos (el grupo ‘cálido’) a una temperatura de unos 30 °C; y los otros seis (el grupo ‘frío’) a unos 27 °C.

Experimentos con vídeos

Un año más tarde, cuando los lagartos ya alcanzaron la edad adulta, se les mostró un vídeo de una mujer desconocida que abría una puerta corredera para recibir comida. Después de ver las imágenes, se dio acceso a los reptiles a la puerta corredera y luego tuvieron cinco minutos para abrirla ellos mismos y acceder a una recompensa.

Esa flexibilidad en la capacidad cognitiva se podría ver perjudicada si las condiciones ambientales cambian demasiado rápido

Después de 10 intentos, el grupo que fue incubado en un ambiente más frío completó la tarea significativamente más rápido que los de las incubadoras más calientes. “Nuestros hallazgos revelan que el ambiente de incubación de huevos afecta al aprendizaje social en dragones barbudos adultos”, apunta Anna Wilkinson, autora principal e investigadora en la universidad británica.

Para los científicos, el estudio sugiere que el cambio ambiental generará desafíos a los animales, que tendrán que modificar sus comportamientos.

Aunque los que han sido incubados en ambientes más fríos presenten mayores posibilidades de adaptación para sobrevivir, esa flexibilidad en la capacidad cognitiva se podría ver perjudicada “si las condiciones ambientales cambian demasiado rápido”, concluye Harry Siviter, de la Universidad de Londres.

Referencia bibliográfica:

Siviter H, Deeming DC, van Giezen MFT, Wilkinson A. 2017. “Incubation environment impacts the social cognition of adult lizards”. R. Soc. open sci. 4: 170742. DOI: 10.1098/rsos.170742

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Efectos a largo plazo de la caza furtiva: los elefantes sin madre sobreviven menos

Tras analizar datos individuales de elefantes recogidos durante décadas, dos estudios paralelos muestran los efectos negativos que la caza ilegal genera en estos grandes mamíferos, protagonistas de #Cienciaalobestia. Los que han quedado huérfanos tienen menos opciones de supervivencia, incluso después del periodo de lactancia, y sin ellos las poblaciones disminuyen.

Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente.