Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio analiza el futuro de los encinares

El cambio climático y la fragmentación impiden la regeneración de las encinas

Los animales encargados de la dispersión de las semillas no logran repartirlas para que el arbolado se regenere. Además, la fragmentación del arbolado, junto con el calentamiento global, también la dificultan e impiden la renovación de las encinas. Investigadores españoles proponen tomar medidas de manejo del paisaje para evitar el colapso del encinar.

Dehesas de encinas (Quercus ilex) de la provincia de Cáceres. / Carlos Antón

Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) han comprobado cómo el adehesamiento y la fragmentación de los encinares mejora la salud de los árboles y aumenta su fecundidad a corto plazo, pero produce un colapso del sistema a largo plazo. A la fragmentación del arbolado se une el calentamiento global, que impide la renovación de las encinas (Quercus ilex).

Las dehesas son áreas en las que se elimina parte de la masa arbolada para dejar un estrato inferior de pasto. En estos espacios, típicos de la península ibérica, conviven la actividad agrícola y ganadera con la forestal.

En otras zonas, la agricultura elimina una mayor cantidad de árboles provocando una fragmentación en la que las encinas quedan dispersadas en rodales de tamaño variado rodeados de campos de cultivo. El estudio pone de manifiesto cómo estas maneras de manejar el paisaje pueden impedir la conservación de las encinas a largo plazo.

Tanto el adehesamiento como la fragmentación aumentan la fecundidad y mejoran la fisiología de los árboles adultos incluso en las zonas con sequía, pero dificultan la renovación ya que no hay una buena dispersión de las semillas. “El encinar fragmentado y adehesado acaba creando bosques fósiles que terminarán muriendo, independientemente de la salud de cada árbol”, comenta el investigador del MNCN, Mario Díaz.

La falta de matorral aumenta el riesgo de depredación de los roedores

Ratones y arrendajos, dispersores en apuros

El cambio climático, además, podría influir en la relación entre las encinas y los animales encargados de dispersar las bellotas –ratones y arrendajos– porque provoca desacoples en los ritmos vitales que afectan negativamente a su mutualismo. Ambos animales recolectan bellotas, las que no se comen pueden convertirse en un nuevo árbol. Así se produce la dispersión. Los arrendajos sólo pueden sobrevivir en zonas boscosas y los roedores se enfrentan a varios problemas tanto en los encinares fragmentados como en las dehesas.

La falta de matorral aumenta el riesgo de depredación de los roedores y reduce el valor relativo de los frutos porque, aunque haya más bellotas bajo una encina, también hay más competencia. Además, en el sur, donde cada vez hay más sequías, se puede producir un desacoplamiento de la relación: las bellotas caen en noviembre y diciembre pero la época reproductiva de los ratones se retrasa más. Por lo tanto, cuando hay más bellotas en el suelo, la actividad de los ratones se reduce y la dispersión también.

“Para que haya regeneración hay que tomar medidas de manejo del paisaje en el espacio y el tiempo, dejando que crezca matorral en zonas determinadas durante unos años o creando corredores donde ratones y arrendajos encuentren lugares protegidos para dispersar las semillas”, explica Díaz.

Para evitar el colapso, es necesario pensar en una escala temporal que sea relevante para el árbol. En los Montes de Toledo, una de las zonas estudiadas, los investigadores han calculado que hay que trabajar con intervalos de unos 20 años, pero este lapso temporal puede variar según el clima, la vegetación y los usos del suelo.

Referencias bibliográficas:

Valladares, F., Flores-Rentería, D., Forner, A., Morán-López, T. y Díaz, M. (2014) "Influencia de la fragmentación y el clima en procesos clave para la regeneración del encinar" Ecosistemas DOI: 10.7818/ECOS.2014.23-2.06

Díaz, M. (2014). "Distribución del arbolado y persistencia a largo plazo de las dehesas: patrones y procesos" Ecosistemas 23: 5-12. Doi.: 10.7818/ECOS.2014.23-2.02

Fuente: MNCN-CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Hallan en Cuenca huevos de parásitos en heces fósiles de más de 125 millones de años

La excepcional preservación de heces fósiles, llamadas coprolitos, del yacimiento de Las Hoyas en Cuenca, ha permitido la identificación de huevos de parásitos en dos restos atribuidos a peces y cocodrilos. El hallazgo también documenta la antigua conexión entre peces Gonorynchiformes basales y los parásitos trematodos.

Un inusual crustáceo parásito aparece en la boca de un tiburón de museo

Científicos japoneses han descubierto, por primera vez, una especie “extremadamente rara” de cimotoido, un crustáceo que parasita el paladar de los peces, en la boca de un tiburón de aguas profundas del Pacífico y conservado en una colección de museo. Hasta ahora, esta especie de ectoparásito casi desconocida, protagonista del #Cienciaalobestia, solo se había encontrado en el Atlántico, por lo que el hallazgo amplía su rango de distribución a lados opuestos de la Tierra.