Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El cerebro humano está preparado para seguir el ritmo de una canción o de un baile

Un nuevo estudio analiza la relación entre la estructura rítmica de la música y la dimensión espacial del sonido. Los resultados publicado en la revista Brain and Cognition revelan que, independientemente del entrenamiento musical, el cerebro es capaz de sincronizarse con el ritmo.

Nuestro cerebro está preparado para seguir el ritmo, independientemente de si lo escuchamos en una canción o lo vemos en una danza. / Pixabay

Al escuchar una canción o contemplar un baile, los humanos tendemos a seguir el ritmo de la música. Un aspecto fundamental de la música es su ritmo, la manera cómo nos sincronizamos con las regularidades temporales de una melodía o una danza.

El cerebro interactúa con sonidos que están separados espacialmente para construir una estructura métrica

Ahora, un estudio reciente publicado en la revista Brain and Cognition ha explorado cómo nuestro cerebro se acopla al ritmo musical y hasta qué punto los humanos compartimos esta habilidad con otros animales.

“El trabajo analiza la relación entre la estructura rítmica de la música y la dimensión espacial del sonido. Estudiamos cómo el cerebro interactúa con sonidos que están separados espacialmente para construir una estructura métrica”, explican los autores Alexandre Celma-Miralles y Juan Manuel Toro, miembros del grupo de investigación Cognición Comparativa y Lenguaje (LCC) en la Universidad Pompeu Fabra (UPF).

Para ello, compararon las respuestas neuronales de músicos profesionales con las de oyentes no entrenados mientras ambos grupos oían un ritmo de vals. En uno de los experimentos, los participantes debían prestar atención a sonidos definidos por su posición espacial (los sonidos estaban separados en el espacio).

En otro experimento los participantes prestaban atención a un distractor de tipo visual. Los datos se obtuvieron de los registros de frecuencias de los encefalogramas de cada sujeto.

Figura 1 del estudio: Representación esquemática del participante escuchando las condiciones experimentales. En la condición de control (a), la pulsación isócrona siempre se presentó a 0 ° (delante del participante). En las condiciones espaciales, como el espacial 60 ° (b), la pulsación isócrona alternaba en posiciones angulares simétricas: el primer sonido se presentaba en un lado y los dos siguientes en el lado contralateral, siguiendo así un patrón de medidor ternario definido sobre señales espaciales. / UPF

El ritmo y el compás se ve facilitado por la experiencia

Los investigadores observaron que, independientemente del entrenamiento musical del participante, el cerebro de todos los oyentes se sincronizó al ritmo.

Los resultados mostraron también que las respuestas neuronales de los músicos eran mucho más fuertes y resistentes a las distracciones que las de los no músicos. Es decir, se puso de manifiesto que el entrenamiento facilita la sincronización rítmica.

Como comentan los investigadores, “se demuestra que nuestro cerebro está preparado para seguir el ritmo, independientemente de si lo escuchamos en una canción o lo vemos en una danza”.

Esto refuerza la idea de que el procesamiento neuronal del ritmo y el compás se ve facilitado por la experiencia previa con eventos rítmicos durante los largos períodos de entrenamiento musical formal.

Referencia bibliográfica:

Alexandre Celma-Miralles, Juan M. Toro (2019), Ternary meter from spatial sounds: Differences in neural entrainment between musicians and non-musicians, Brain and Cognition, 136, noviembre, 103594, https://doi.org/10.1016/j.bandc.2019.103594

Este trabajo se ha financiado gracias a la ayuda Starting Grant n. 312519del Comité Europeo para la investigación (ERC) y a través de la ayuda FPI BES-2014-070547del Ministerio de Economía y Competitividad del Estado español.

Fuente:
UPF
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Juan Lerma, director del Centro Internacional de Neurociencias Cajal
“Conocer mejor el cerebro nos permitirá diseñar estrategias para tratar las enfermedades mentales”

El neurocientífico alicantino está al mando de este nuevo centro del CSIC con el objetivo de convertirlo en un referente mundial en el estudio del cerebro. Su intención es ponerlo en marcha, darle forma y buscar a un nuevo director “más joven” que será elegido por un comité internacional.

Las ‘tatarabuelas’ de las tijeras moleculares CRISPR harán más sencilla la edición genética

Investigadores de EE UU liderados por Feng Zhang, uno de los pioneros del corta-pega genético, han descubierto una clase de nucleasas que podrían ser los ancestros de las más utilizadas, Cas9 y Cas12. Su pequeña longitud permitiría facilitar el proceso.