Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El cerebro moldea la forma del cráneo pero no la extensión de los huesos

Un estudio internacional, dirigido por el paleoneurólogo Emiliano Bruner del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, recoge las relaciones entre craneología funcional y áreas parietales y establece que el cerebro moldea la forma del cráneo, pero no tanto la extensión de sus huesos. Según el equipo de investigación, a lo largo del desarrollo craneal los lóbulos parietales se "mueven" bajo los huesos de forma independiente.

A pesar de existir cierta correlación entre la forma de los lóbulos y de los huesos del cráneo, como pone de manifiesto la curvatura de la bóveda y las huellas de los surcos cerebrales, sus respectivos confines son más independientes. / Bruner et al

El investigador Emiliano Bruner, responsable del grupo de Paleoneurología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), publica en la revista Journal of Anatomy un estudio sobre las relaciones geométricas entre cráneo y cerebro en humanos adultos, cuyos resultados indican que la correlación entre la extensión de los huesos y de las correspondientes áreas cerebrales es muy baja.

Existe mucha variación de los lóbulos parietales entre individuos, pero esto no influye mucho en los huesos que los protegen

Existe mucha variación de los lóbulos parietales entre individuos, pero esto no influye mucho en los huesos que los protegen. Como explica Bruner, “es como si a lo largo del desarrollo, los lóbulos parietales se 'movieran' bajo los huesos de forma independiente”.

Así que, a pesar de existir cierta correlación entre la forma de los lóbulos y de los huesos, como pone de manifiesto la curvatura de la bóveda y las huellas de los surcos cerebrales, sus respectivos confines son más independientes.

Esta escasa correspondencia entre los límites de los lóbulos cerebrales y de los huesos de la bóveda implica que hay que tener cierta cautela cuando se utilizan los rasgos del cráneo para definir las áreas cerebrales.

“Cautela muy a tener en cuenta, por ejemplo en neurocirugía y, sobre todo, en paleoneurología, donde la forma cerebral se tiene que inferir partiendo únicamente del conocimiento de la anatomía de los huesos fósiles”, afirma el investigador.

Este estudio sobre neuroanatomía evolutiva y áreas parietales se ha llevado a cabo gracias a una colaboración con el departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Keio (Japón).

Referencia bibliográfica:

Emiliano Bruner et al. "The brain and the braincase: a spatial analysis on the midsagittal profile in adult humans" Journal of Anatomy 21 de julio de 2015 DOI: 10.1111/joa.12355

Fuente: CENIEH
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Luis Liz-Marzán y Carlos Simón reciben los Premios Lilly de Investigación Biomédica 2021

La Fundación Lilly ha reconocido las trayectorias de Luis Liz-Marzán y Carlos Simón en las categorías preclínica y clínica, respectivamente. El primero, por sus estudios en nanociencia y nanomedicina y potenciales aplicaciones en la detección, diagnóstico y terapia de enfermedades como el cáncer. El segundo, por sus trabajos sobre fertilidad humana e investigaciones para comprender el comportamiento del endometrio.

El nuevo tratamiento para el alzhéimer aprobado por la FDA genera controversias

Por primera vez desde 2003, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos ha aprobado un medicamento para el tratamiento del alzhéimer. La decisión ha suscitado una gran polémica ya que no cuenta con grandes resultados probados.