Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El color del iris de los búhos tiene un papel en su comunicación

Un equipo científico ha estudiado la variación en la coloración amarilla del iris del mochuelo europeo (Athene noctua) y el autillo europeo (Otus scops). Este rasgo se relaciona con la edad y la calidad de los individuos en ambas especies.

Los adultos exhiben coloraciones amarillas más intensas que los pollos. Sin embargo, el color del iris no difiere entre los dos sexos en ambas especies. / Estación Experimental de Zonas Áridas 

Las aves muestran una gran variabilidad de patrones de color implicados en su comunicación. Sin embargo, entre estos vistosos rasgos se ha estudiado muy poco la función del color de los ojos. Hasta ahora, se había sugerido un posible papel en la señalización, en el reconocimiento entre parejas o en el camuflaje.

“El color del iris es un rasgo muy llamativo en el diseño mayoritariamente críptico de muchas especies de búhos y, por tanto, podría tener un papel en su comunicación basada en señales cromáticas, una posibilidad aún no suficientemente explorada en este grupo de aves”, explica Arianna Passarotto, autora principal del estudio e investigadora predoctoral de la Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. 

El color del iris es un rasgo muy llamativo en el diseño mayoritariamente críptico de muchas especies de búhos

En este trabajo, liderado por el investigador de la EEZA Jesús M. Avilés, han observado la variación en la coloración amarilla del iris en el mochuelo europeo (Athene noctua) y el autillo europeo (Otus scops) para comprobar si este rasgo podría ser un indicador de la calidad de los animales en un contexto de comunicación paternofilial o en otro contexto social.

En el estudio, publicado en Journal of Raptor Research, han comprobado que los adultos exhiben coloraciones amarillas más intensas que los pollos. Sin embargo, el color del iris no difiere entre los dos sexos en las dos especies.

En los mochuelos también podría tener poder disuasorio

En el mochuelo, el color amarillo del iris de los pollos parece relacionarse más con la calidad de los padres. Por otra parte, en los pollos de autillo no han encontrado ninguna relación con los indicadores utilizados. En los adultos han encontrado una relación positiva entre éxito del nido y el color del iris en las hembras de mochuelo, pero no en los autillos.

En adultos han encontrado una relación positiva entre éxito del nido y el color del iris en las hembras de mochuelo, pero no en los autillos

Por tanto, los científicos sugieren que es improbable que la coloración amarilla del iris actúe en la comunicación entre padres e hijos en estas dos especies, no obstante, podría desempeñar un papel en un contexto social en el mochuelo europeo. 

“El mochuelo es una especie monógama con un comportamiento muy territorial, por tanto, el color del iris podría desempeñar un papel en la disuasión entre conspecíficos. Sin embargo, es necesario explorar más en el detalle esta posibilidad en estudios futuros”, concluye Passarotto.

Referencia:

Passarotto, A, Cruz-Miralles, A, Aviles, J.M. Iris yellowness relates to age and individual quality in two owl species. Journal of Raptor Research

Fuente:
CSIC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Las abejas también desaparecen de los registros

Un equipo de biólogos argentinos detectó que el 25 % de las 20 mil especies de abejas conocidas no aparecen en los registros públicos desde la década de 1990. Este análisis respalda la hipótesis de que el declive global de estos polinizadores es un fenómeno de índole mundial.

Las presas envejecidas se convierten en una amenaza creciente

A lo largo del siglo XX se construyeron unas 58.700 grandes presas en todo el mundo, de las cuales 1.064 en nuestro país, con una vida útil de 50 a 100 años. Muchas de ellas superan ya su vigencia y podrían empezar a mostrar signos de deterioro, lo que requeriría reparaciones o desmantelamientos, según un informe de un instituto de Naciones Unidas.