Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El consumo de aceite de girasol o de pescado daña el hígado en ratas

Un equipo internacional de científicos ha descubierto en ratas que el consumo prolongado de aceite de girasol o de pescado provoca alteraciones en el hígado capaces de desencadenar una esteatohepatitis no alcohólica, una enfermedad en la que se acumula grasa en el órgano. Por el contrario, el aceite de oliva virgen fue la grasa que mejor preservó el hígado a lo largo de la vida.

El aceite de girasol indujo fibrosis, alteraciones ultraestructurales, bloqueo a nivel de expresión génica y un alto grado de oxidación. / Pixabay

Investigadores de la Universidad de Granada (UGR) han liderado un estudio que demuestra cómo un consumo a lo largo del tiempo de aceite de girasol o de pescado afecta de forma negativa al hígado y provoca una serie de alteraciones que pueden desencadenar en esteatohepatitis no alcohólica(EHNA).

La EHNA es una enfermedad hepática muy relevante porque puede ser la antesala de procesos como cirrosis hepática o cáncer de hígado, y se trata de una inflamación grasa del hígado no causada por hábito alcohólico. Su prevalencia en la población general aumenta con la edad: afecta a un 1-3% en niños, 5% en adolescentes, 18% entre 20 y 40 años, 39% entre 40 y 50 años y más del 40% en los mayores de 70.

A medida que se envejece la grasa se va acumulado en el hígado. Lo más llamativo es que el tipo de grasa que se acumula es diferente según la alimentación

En este trabajo, publicado en el Journal of Nutritional Biochemistry, se analiza en ratas cómo afecta sobre la salud del hígado la alimentación con un tipo de grasa u otra de forma mayoritaria a lo largo de toda la vida.

Para ello, los científicos realizaron a los animales una serie de análisis muy completos, que abarcaron estudios de anatomía patológica, análisis ultraestructural mediante microscopía electrónica, técnicas muy sofisticadas de bioenergética, determinación de la longitud de los telómeros, estrés oxidativo y sobre todo un estudio del genoma hepático completo de las ratas para ver cómo ha evolucionado con la alimentación.

Como explica José Luis Quiles Morales, autor principal y catedrático de Fisiología de la UGR, “a medida que se envejece la grasa se va acumulado en el hígado, pero lo más llamativo es que el tipo de grasa que se acumula es diferente según la alimentación. Esto hace que, a pesar de ese acúmulo, unos hígados lleguen a la vejez más sanos que otros y con una mayor o menor predisposición a sufrir ciertas patologías”.

Mejor el aceite de oliva

De las tres grasas de la dieta estudiadas (aceite de oliva virgen, de girasol y de pescado), la que mejor preservó el hígado a lo largo de la vida fue el aceite de oliva virgen. El aceite de girasol indujo fibrosis, alteraciones ultraestructurales, bloqueo a nivel de expresión génica y un alto grado de oxidación.

Por su parte, el aceite de pescado, además de intensificar la oxidación asociada al envejecimiento, redujo la actividad de la cadena de transporte electrónico mitocondrial y alteró la longitud relativa de los telómeros (extremos de los cromosomas cuyo acortamiento puede llevar al envejecimiento de nuestras células y su alargamiento, al cáncer).

Algunos de los investigadores implicados en el estudio. A la izquierda, José Luis Quiles, y a la derecha, Alfonso Varela. / UGR

Quiles señala que, a la luz de los resultados, “el aceite de oliva virgen es la opción más saludable, algo ya constatado en relación a diversos aspectos de la salud”. Pero lo realmente novedoso “ha sido demostrar a través de qué mecanismos ejerce el aceite de oliva virgen dichos efectos beneficiosos y el por qué del peligro de abusar de otras fuentes grasas. Pensamos que el estudio puede ser de gran utilidad de cara a prevenir o en el tratamiento de diversas patologías hepáticas”, concluye.

En este trabajo han participado también expertos del Complejo Hospitalario de Jaén, la Università Politecnica delle Marche (Ancona, Italia), el Centro Pfizer-Universidad de Granada-Junta de Andalucía de Genómica e Investigación Oncológica (GENYO) y el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

Referencia bibliográfica:

Varela-Lopez A, Pérez-López MP, Ramirez-Tortosa CL, Battino M, Granados-Principal S, Ramirez-Tortosa MDC, Ochoa JJ, Vera-Ramirez L, Giampieri F, Quiles JL. Gene pathways associated with mitochondrial function, oxidative stress and telomere length are differentially expressed in the liver of rats fed lifelong on virgin olive, sunflower or fish oils. Journal of Nutritional Biochemistry. 2017 Sep 20; 52:36-44. doi: 10.1016/j.jnutbio.2017.09.007.

Fuente: UGR Divulga
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Desvelan los orígenes del cáncer de pulmón en personas que nunca han sido fumadoras

Un estudio internacional con participación española ha realizado un análisis genómico del cáncer de pulmón en personas no fumadoras y ha descrito tres nuevos subtipos. Los resultados podrían fomentar el desarrollo de nuevos fármacos para una enfermedad con más de dos millones de diagnósticos cada año en el mundo.

Identifican una nueva diana farmacológica para tratar el aneurisma de aorta abdominal

La inhibición de la enzima tirosina hidroxilasa es clave para frenar el avance de esta enfermedad cardíaca degenerativa, que cuenta con una alta incidencia en individuos de edad avanzada y es una de las principales causas de mortalidad en varones de más de 65 años.