Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Física

El humo de los coches y la quema de rastrojos ‘pintan’ de hollín la Alhambra

Investigadores de la Universidad de Granada han comprobado que las partículas emitidas por los vehículos y las quemas de biomasa en el entorno de la ciudad generan hollín sobre la Alhambra. Además, el cambio climático puede favorecer las condiciones de estancamiento de las masas de aire, lo que eleva las concentraciones de este contaminante y supone una gran amenaza para la conservación del monumento.

La Alhambra de Granada, monumento declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad, y ensayo de envejecimiento de la calcarenita durante dos años en la atmósfera urbana, donde se observa un claro oscurecimiento de su superficie. / UGR

Un equipo de científicos de la Universidad de Granada (UGR), pertenecientes al Grupo de Física de la Atmósfera, en colaboración con el departamento de Mineralogía y Petrología, ha demostrado que las emisiones de gases de los coches que circulan por el centro urbano, la circunvalación de Granada y el acceso al complejo monumental de la Alhambra provocan que se depositen partículas de hollín sobre el monumento y sus alrededores.

Su trabajo, que publica la prestigiosa revista científica Atmospheric Environment, ha evidenciado el impacto que tienen los episodios de contaminación atmosférica sobre este complejo monumental, declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad.

El umbral de 2-3 µ/m3 de hollín sugerido como aceptable para los edificios fue excedido en la Alhambra durante 13 de los días analizados

Los resultados demuestran también que las emisiones de las quemas de biomasa de las áreas rurales que rodean la ciudad de Granada tienen asimismo un impacto sobre las concentraciones de hollín observadas en el complejo monumental durante el período analizado, aunque inferiores al 10%.

Durante esta campaña realizada por el Grupo de Física de la Atmósfera en el complejo monumental de la Alhambra y sus alrededores, desde octubre de 2015 a febrero de 2016, los científicos observaron que las concentraciones de hollín medidas son comparables a las observadas en áreas urbanas europeas relativamente contaminadas, como Barcelona, Ostrava (República Checa), Londres o París.

Así, el umbral de 2-3 µg/m3 sugerido por los expertos como aceptable para la exposición de edificios en áreas urbanas, fue excedido en la Alhambra en 13 de los días analizados. Estas situaciones, advierten los investigadores, pueden causar niveles indeseables de suciedad con el tiempo y, en consecuencia, impactos sociales y económicos negativos.

Un intenso tráfico rodado

Como explican dos de los autores de este trabajo, los catedráticos del departamento de Física Aplicada de la UGR Francisco José Olmo Reyes yLucas Alados Arboledas, Granada es una ciudad de tamaño medio, poco industrializada, pero que, junto con su área metropolitana, soportan un tráfico rodado muy intenso”. En invierno, además, a esto se le suma el uso de las calefacciones y también las quemas de biomasa.

El cambio climático puede favorecer condiciones que conducen a un ennegrecimiento de las superficies del monumento y llevar a un deterioro irreversible

“La ciudad y su área metropolitana se encuentran en una cuenca natural rodeada de montañas. Debido a su topografía, y bajo condiciones de estabilidad atmosférica o de estancamiento de las masas de aire, se favorecen las inversiones térmicas que, junto con el predominio de velocidades de viento bajas, hacen que en ocasiones la carga de partículas y los niveles de NO2 y O3 en el aire puedan ser elevados”, destacan.

Las concentraciones más altas de hollín medidas en la Alhambra y sus alrededores por los investigadores de la UGR se observaron en situaciones anticiclónicas, bajo condiciones de estancamiento de las masas de aire asociadas con inversiones térmicas en superficie, “lo que refleja el gran impacto que estas situaciones meteorológicas sinópticas pueden tener sobre el complejo monumental”.

Como consecuencia del calentamiento global, se espera que estos eventos de estancamiento sean más frecuentes y persistentes en el futuro.

“De este modo, el cambio climático puede constituir una gran amenaza para la conservación del complejo monumental de la Alhambra, conduciendo a un ennegrecimiento de las superficies que podría llevar a un deterioro irreversible”, advierten Olmo y Alados.

En este sentido y según los autores, sería necesario mejorar la efectividad de las medidas existentes de reducción de la contaminación en Granada y su área metropolitana, así como formular nuevas estrategias y medidas destinadas a reducir las concentraciones de hollín dentro y en los alrededores del monumento.

Referencia bibliográfica:

D..Patrón, H.Lyamani, G.Titos, J.A.Casquero-Vera, C.Cardell, G.Močnike, L.Alados-Arboledas, F.J.Olmo. "Monumental heritage exposure to urban black carbon pollution". Atmospheric Environment 170, December 2017, Pages 22-32. http://dx.doi.org/10.1016/j.atmosenv.2017.09.030

Fuente: Universidad de Granada-UGRdivulga
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Premio BBVA a los pioneros de la criptografía y computación cuánticas
SINC

El Premio Fronteras del Conocimiento en la categoría de Ciencias Básicas ha recaído este año en el físico Charles Bennett, el informático Gilles Brassard y el matemático Peter Shor. Los dos primeros inventaron la criptógrafía cuántica hace cuatro décadas, y diez años más tarde Shor presentó el algoritmo que lleva su nombre, unos avances fundamentales hacía la futura computación cuántica.

Alt de la imagen
Cómo evaluar con sonidos el estado de la piedra ornamental

Investigadores de la Universidad de Jaén han creado una herramienta que analiza el interior de la piedra ornamental sin necesidad de romperla, lo que permite conocer sus características físicas y detectar posibles fracturas. La novedad de este sistema radica en el uso del eco emitido por un golpe controlado como indicador de la durabilidad y resistencia de la roca.