Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El humo del diésel es cancerígeno

La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la OMS confirma que el humo de los motores diésel provoca cáncer de pulmón y probablemente de vejiga. Los expertos recomiendan revisar los umbrales de emisión aceptados hasta ahora para este combustible.

El humo del diésel produce cáncer

La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), que pertenece a la Organización Mundial de la Salud (OMS), clasificó hoy las emisiones de los motores diesel como cancerígenas para los seres humanos. Los científicos disponen de suficientes evidencias para asegurar que la exposición a ese tipo de emisiones está "asociada con un incremento del riesgo de cáncer de pulmón", indicó la IARC (por sus siglas en inglés) en un comunicado tras una reunión de expertos internacionales celebrada en Lyon (este de Francia) durante los últimos días. Éstos consideran, además, que existen "pruebas limitadas" de que las emisiones lanzadas por ese tipo de motores pueda también incrementar el riesgo de cáncer de vejiga.

El grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la Agencia Internacional de Investigación sobre el cáncer (IARC) ha anunciado que el humo de los motores diésel es un agente cancerígeno que afecta al pulmón y probablemente a la vejiga en humanos.

Hay “evidencia suficiente” para afirmar que el diésel aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón, y “evidencia limitada” para el caso del cáncer de vejiga

La IARC ya había clasificado el humo de diésel en 1988 como probable carcinógeno (grupo 2A), pero ahora lo ha subido al ‘grupo 1’ donde se encuentran factores que causan esta enfermedad con seguridad, como el plutonio y la radiación ultravioleta.

“La preocupación sobre el posible efecto cancerígeno de este combustible ha aumentado debido a los resultados de estudios epidemiológicos con trabajadores altamente expuestos”, afirman la IARC.

Los expertos citan un trabajo publicado en 2011 que revelaba la relación entre respirar diésel y el cáncer pulmonar en 12.315 mineros de EEUU expuestos a altas concentraciones de esta sustancia.

La OMS concluye que hay “evidencia suficiente” para afirmar que el diésel aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón, y “evidencia limitada” para el caso del cáncer de vejiga, además de mantener a la gasolina como “posible carcinógeno” (grupo 2B).

“Los principales estudios que nos han llevado a esta conclusión se han realizado en trabajadores con un alto grado de exposición”, explica Kurt Straif, responsable de las monografías de la IARC. “Sin embargo, hemos aprendido de otros carcinógenos, como el radón, que los datos iniciales que demuestran un riesgo en la gente muy expuesta, van seguidos de resultados también positivos para la población general”.

Cristopher Portier, presidente del grupo de trabajo, coincide con Straif y avisa: “La exposición a esta mezcla de productos químicos se debe reducir a nivel mundial”.

Riesgo para la salud pública

“Teniendo en cuenta que esta evaluación científica es rigurosa e independiente, los gobiernos ya tienen evidencia suficiente como para reconsiderar los umbrales de emisión de diésel aceptados hasta ahora”, afirman los expertos.

El problema, advierte la OMS, es que la población no solo está expuesta al humo de los coches, sino también al procedente de otros modos de transporte como barcos y trenes, así como al de las plantas de generación eléctrica.

Según los expertos la preocupación creciente por el medioambiente ha tenido como resultado que tanto en Norteamérica como en Europa se hayan aplicado, en los últimos 20 años, normas para reducir las emisiones de los motores diésel y de gasolina.

En el caso de los motores diesel, por ejemplo, “se ha reducido el contenido de azufre del combustible y se ha cambiado el diseño del motor para que la que la reacción química sea más eficiente y se reduzcan las emisiones”. Sin embargo todavía se desconoce cómo estos cambios afectan exactamente a la salud.

La IARC también recuerda que los vehículos que aún no tienen estas modificaciones “tardarán años en ser reemplazados, especialmente en países en vías de desarrollo donde las medidas regulatorias son menos restrictivas”.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La Agencia Europea del Medicamento inicia el proceso para autorizar la vacuna rusa Sputnik V

El organismo europeo encargado de la aprobación de fármacos ha iniciado una ‘revisión continua’ de Sputnik V, la vacuna contra la covid-19 desarrollada por el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Rusia, ante los resultados de laboratorio y de los estudios clínicos efectuados.

¿Es necesario obligar a vacunar?
Amós José García Rojas

La vacunación en España es voluntaria, aunque existen algunas situaciones excepcionales en las que se podría imponer de forma forzosa. Amós José García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología, explica por qué es mejor no obligar a la sociedad a inmunizarse.