Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica en mayo en ‘The Lancet Neurology’

El mal de Chagas es una causa cada vez más frecuente de accidente cerebrovascular

Se necesitan más esfuerzos para concienciar del alto riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular que supone la enfermedad de Chagas, una afección que afecta de manera crónica a 18 millones de personas en el mundo y que origina 50.000 muertes al año. Éstas son las conclusiones de un análisis realizado por científicos del Hospital Virgen de la Luz en Cuenca y del Clínic de Barcelona, que revela cómo un tercio de los afectados desarrolla problemas cardíacos.

En la imagen, un niño con infección aguda e hinchazón del ojo derecho (conocido como signo de Romaña, presente en muy pocos casos). Foto: Wikipedia.

El accidente cerebrovascular (ACV) isquémico es una complicación del mal de Chagas cada vez más habitual, aunque no se comprenda su importancia como causa de este trastorno. Así lo indica un nuevo estudio, publicado en la edición de mayo de la revista The Lancet Neurology, que muestra la relación entre estos incidentes y la infección por Trypanosoma cruzi, causante de la enfermedad.

El trabajo, realizado por Francisco Javier Carod-Artal y Quim Gascon, investigadores del Hospital Virgen de la Luz en Cuenca y del Hospital Clínico de Barcelona, respectivamente, evalúa las pruebas para el diagnóstico, el tratamiento y la prevención del accidente cerebrovascular en la enfermedad de Chagas. Aproximadamente un tercio de las personas con la enfermedad desarrollan graves problemas cardíacos

En los últimos diez años, varios estudios han mostrado que la insuficiencia cardíaca, los trombos murales, el aneurisma apical ventricular izquierdo y varios tipos de arritmias cardíacas se asocian con el ictus en la enfermedad de Chagas. El problema, según los autores, es que muchos pacientes con esta enfermedad no saben que están infectados.

El 42% de los pacientes con Chagas que habían tenido su primer ACV isquémico, no habían sido diagnosticados de la enfermedad hasta después del mismo. Debido a que un ictus chagásico es clínicamente indistinguible de otras causas de accidente cardioembólico, los autores sugieren que los pacientes con ictus de países endémicos deben ser protegidos contra la infección por T. cruzi.

“Aunque hay pocos datos sobre el riesgo acumulativo de accidente cerebrovascular en personas infectadas por este parásito, el ictus podría ser el primer signo de enfermedad de Chagas en pacientes asintomáticos o crónicos”, sugieren.

Proliferación de los casos

“Se espera un aumento de los accidentes cerebrovasculares con el envejecimiento de la población infectada por la enfermedad de Chagas en América Latina”, subrayan Carod-Artal y Gascon, quienes explican que la emigración de millones de personas desde países donde el mal es endémico a Europa, Norteamérica, Japón y Australia puede provocar un notable aumento de la enfermedad.

La infección inicial del mal de Chagas, causada por el protozoario flagelado Trypanosoma cruzi y transmitida al hombre comúnmente por el insecto Triatoma infestans, puede producir 30 años después una lesión cardíaca irreversible. La cardiomiopatía (enfermedades del músculo cardíaco como insuficiencia cardíaca congestiva, muerte súbita cardíaca, arritmias y tromboembolismo) es el síntoma más común de la enfermedad.

"El mal de Chagas es un factor de riesgo independiente para el ictus isquémico. Los pacientes con ACV isquémico, cardioembólico o criptogénico deberían protegerse contra la infección por T. cruzi si residen o han emigrado desde zonas endémicas. Por ello, las campañas de educación son necesarias en las escuelas y en los centros de salud pública", concluyen.

---------

Referencia bibliográfica:

Francisco Javier Carod-Artal, Joaquim Gascon; “Chagas disease and stroke”. Lancet Neurology; 9: 533–42, mayo de 2010.
http://press.thelancet.com/tlnchagas.pdf

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Día Mundial del Recuerdo de Chernóbil: 35 años del desastre
Cómo afectó el accidente nuclear de Chernóbil a los supervivientes y a sus hijos

Se cumplen 35 años del fatídico incidente en la central nuclear de Chernóbil, cuyas consecuencias reales han sido muy difíciles de estimar. Dos estudios publicados en la revista Science analizan los efectos genéticos de la radiación en las personas que sobrevivieron y en su descendencia.

Qué recomienda la EMA a las personas que serán vacunadas con Janssen

La Agencia Europea del Medicamento recalca que el riesgo de sufrir trombosis con plaquetas bajas es muy bajo en la población que reciba esta protección. No obstante, piden “especial atención a los síntomas” durante las tres semanas siguientes a la administración.