Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El meteoro de Chelyabinsk hizo temblar la Tierra a miles de kilómetros

La onda de choque del asteroide que explosionó en febrero sobre Chelyabinsk (Rusia) impactó contra el suelo y causó un pequeño terremoto. Las vibraciones se llegaron a sentir a 4.100 km de distancia, según recoge un estudio internacional en el que participa un investigador español.

El meteoro de Chelyabinsk hizo temblar la Tierra a miles de kilómetros

La onda de choque del asteroide que explosionó en febrero sobre Chelyabinsk (Rusia) impactó contra el suelo y causó un pequeño terremoto. Las vibraciones se llegaron a sentir a 4.100 km de distancia, según recoge un estudio internacional en el que participa un investigador español. Así se sintió el impacto del meteoro en una fábrica de Korkino (Rusia).

El objeto que cruzó los cielos de la ciudad rusa de Chelyabinsk y estalló sobre ella el 15 de febrero de 2013, generó una potente onda de choque que impactó contra el suelo, causando destrozos materiales y personas heridas, pero también un pequeño terremoto. La investigación sísmica se publica en la revista Seismological Research Letters.

“Ese temblor se propagó después por la superficie de la Tierra como ondas Rayleight, semejantes a las olas causadas por el viento en la superficie del agua, pero mucho más rápidas”, explica Álvaro González, coautor del trabajo durante una estancia en el Centro Alemán de Ciencias de la Tierra y ahora en la Universidad de Zaragoza.

“Estas vibraciones viajaron a cerca de cuatro kilómetros por segundo y llegaron a registrarse por sismómetros situados hasta distancias de 4.100 kilómetros desde el lugar de origen”, añade el investigador.

El trabajo concluye que la principal onda de choque la causó la explosión final del meteoro en la estratosfera, a 23 kilómetros de altitud, al suroeste de la ciudad de Chelyabinsk.

Es el segundo mayor seísmo registrado a causa de un meteoro, sólo superado por el de Tunguska

El temblor fue equivalente al de un terremoto de magnitud 3,6, comparable al causado por una explosión nuclear atmosférica. Esta es la segunda mayor sacudida sísmica jamás registrada causada por un meteoro, sólo superada por la de Tunguska (Siberia) del año 1908, que tuvo magnitud 5.

La altitud calculada explica que la onda de choque tardase al menos casi minuto y medio en llegar al suelo. Así, los vídeos grabados en las proximidades de la explosión muestran ese desfase entre el momento de máximo brillo del meteoro y la llegada de la onda de choque.

Estos cálculos son comparables a averiguar la distancia a una tormenta teniendo en cuenta la diferencia de tiempo entre el rayo y su trueno correspondiente, sabiendo la velocidad a la que viaja el sonido en el aire.

Las conclusiones concuerdan con las reconstrucciones de la trayectoria del meteoro y de su explosión final, publicadas recientemente en Nature y Science, y calculadas a partir de las observaciones directas del meteoro (testimonios, fotografías y vídeos).

“Si un meteoro semejante cayese en el futuro sobre el mar o sobre un terreno deshabitado, sería posible localizarlo y caracterizarlo a distancia usando sólo las ondas sísmicas”, concluye González.

Referencian bibliográfica:

Sebastian Heimann, Álvaro González, Rongjiang Wang, Simone Cesca y Torsten Dahm “Seismic characterization of the Chelyabinsk meteor’s terminal explosión”. Seismological Research Letters 84 (6): 1021−1025, 2013.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Estrellas ricas en fósforo podrían facilitar este elemento esencial para la vida

Astrónomos del Instituto de Astrofísica de Canarias y expertos en computación de la Universidad de La Coruña han descubierto un nuevo tipo de estrellas muy ricas en fósforo, lo que podría ayudar a explicar el origen de este elemento, crucial para los seres vivos, en nuestra propia galaxia.

Alt de la imagen
Lanzada la misión Mars 2020 de la NASA que buscará restos de vida en el planeta rojo

Perseverance, el rover de la NASA que estudiará la geología y el entorno atmosférico de Marte, aterrizará el 18 de febrero de 2021. Entre sus instrumentos científicos se encuentra una estación medioambiental con participación española.