Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El móvil y la “@” reciben el Premio Príncipe de Asturias de Investigación

El Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2009 ha recaído en los ingenieros estadounidenses Martin Cooper, considerado el “padre” del teléfono móvil, y Raymond S. Tomlinson, creador de la “@” de los correos electrónicos, según ha hecho público hoy en Oviedo el Jurado del galardón.

Martin Cooper y Raymond S. Tomlinson. Foto: Fundación Príncipe de Asturias.

Martin Cooper y Raymond S. Tomlinson han sido galardonados con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica de este año por su contribución “al gran avance tecnológico de las comunicaciones humanas y porque sus investigaciones han sido fundamentales para el desarrollo del teléfono móvil y del correo electrónico, respectivamente, dos líneas de investigación que han revolucionado la manera de comunicarse de miles de millones de personas en todo el mundo”, según ha informado el Jurado.

El ingeniero Martin Cooper nació en Chicago (Illinois, EE UU) en 1928 y se licenció en Ingeniería Eléctrica en 1950. Pionero en la industria de la comunicación sin cables, Cooper inventó en 1973 el primer teléfono móvil portátil y supervisó durante diez años los estudios necesarios para sacar el producto al mercado.

Tras trabajar durante casi tres décadas en una compañía multinacional, cofundó sus propias empresas, en las que desarrolló el sistema de antenas inteligentes, “otra gran revolución en el mundo de las comunicaciones inalámbricas, con aplicaciones no sólo en la telefonía móvil sino también en el uso de Internet inalámbrico de largo alcance”.

Por su parte, Raymond Samuel Tomlinson nació en Amsterdam (Nueva York) en 1941. También se graduó en Ingeniería Eléctrica en Rensselaer en 1963 y continuó su formación en el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT). En 1967 se unió a una compañía tecnológica en la que contribuyó a desarrollar el sistema operativo TENEX, que incluía ARPANet y TELNET.

Tomlinson desarrolló en 1971 la primera aplicación de correo electrónico de ARPANet al combinar los programas SNDMSG y CPYNET para enviar mensajes entre ordenadores. Eligió el símbolo de la arroba (@) para distinguir los correos locales de los globales en la dirección del mensaje, y poco después su uso se extendió a los e-mails de todo el mundo.

El galardón anunciado hoy es el quinto de los ocho Premios Príncipe de Asturias que se conceden este año, en que cumplen su vigésimo novena edición. Anteriormente fueron otorgados el Premio Príncipe de Asturias de las Artes al arquitecto británico Norman Foster, el de Cooperación Internacional a la Organización Mundial de la Salud, el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales al naturalista británico David Attenborough y el de Comunicación y Humanidades a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El Premio Príncipe de Asturias de las Letras se fallará la próxima semana y los de Deportes y Concordia se conocerán en el mes de septiembre. Cada uno de estos galardones, que el Príncipe Felipe entregará oficialmente el próximo otoño en Oviedo, está dotado con cincuenta mil euros.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Otorgados los Premios Nacionales de Investigación a seis hombres y cuatro mujeres

Estos galardones concedidos por el Ministerio de Ciencia e Innovación son el reconocimiento más importante de España en el ámbito de la investigación científica.

La primera ola de la covid-19 exacerbó la brecha de género en ciencia

El mayor estudio realizado hasta el momento, con datos de más de 2.000 revistas y cinco millones de autores, concluye que las investigadoras tuvieron menos oportunidades para realizar trabajos y publicarlos que sus compañeros a comienzos de la pandemia. El trabajo alerta de las consecuencias a largo plazo sobre la carrera de las científicas.