Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El número de terremotos glaciales se ha duplicado en esta década debido al cambio climático

El número de terremotos glaciales está aumentando de forma notable en los últimos años, debido a que las capas de hielo y los glaciares responden muy rápidamente a cambios climáticos. Éste es el panorama que a primera hora de la mañana ha descrito en la Universidad de Zaragoza Pedro Elosegui, del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC), y uno de los científicos españoles que ha estudiado la dinámica del flujo de los glaciares en el suroeste de Groenlandia y su conexión con el cambio climático, mediante la utilización entre otros, de receptores GPS a lo ancho y largo del glaciar Helheim.

El científico Pedro Elosegui, antes de participar en los Seminarios de Física de la Materia Condensada.

“En los últimos 15 años se han contabilizado hasta 200, aunque en esta década la cifra se ha duplicado y sigue creciendo a un ritmo exponencial. El terremoto es el desplome brutal y repentino de un bloque de hielo procedente de los glaciares que se encuentran en un proceso de deslizamiento”, ha asegurado a primera hora de la mañana Pedro Elosegui, investigador del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC) de Aragón.

El calentamiento global está causando la pérdida de las grandes masas de hielo glaciar y continental en todo el planeta, aunque la situación está siendo especialmente dramática en Groenlandia, cuyo casquete glaciar continental contiene el 10% de las reservas de agua potable de la Tierra, la segunda mayor reserva mundial.

“La nueva clase de terremotos recientemente descubiertos, originalmente asociados al deslizamiento de hielo sobre su lecho rocoso, parecen responder instantáneamente a proceso de desplome de icebergs en el frente terminal del glaciar. Estos terremotos muestran una gran estacionalidad, siendo más frecuentes durante los últimos meses de verano, cuando el deshielo en superficie es mayor”, ha apuntado el investigador, durante su conferencia Terremotos glaciales, cambio climático y glaciología GPS en Groenlandia, realizada esta mañana en la Universidad de Zaragoza. La conferencia forma parte de los seminarios organizados por el Departamento de Física de la Materia Condesada de la Facultad de Ciencias.

El experto ha repasado los que están experimentado como consecuencia del calentamiento global, con un gran impacto en el nivel del mar, las corrientes de los océanos y el clima tanto en Europa como a escala global. “Si entendemos cómo fluyen estos glaciares y cómo responden a fuerzas externas, podremos caracterizar la íntima y delicada relación que existe entre los elementos que conforman el sistema atmósfera-criosfera-hidrosfera, y determinar su posible evolución en el futuro. Este entendimiento puede también resultar de gran relevancia para mejorar la gestión de ecosistemas polares y la prevención de riesgos naturales”.

Paralelamente, este científico ha destacado la utilidad de la técnica espacial de posicionamiento global por satélite (GPS) en el estudio del glaciarismo. “Sin duda, nos ofrece la gran oportunidad de poder resolver con exquisito detalle el movimiento de estos glaciares en el espacio y el tiempo. La combinación de señales GPS emitidas por cuatro o más satélites GPS y recibidas simultáneamente desde un punto de la superficie de un glaciar ayudan a determinar la posición instantánea de ese punto con precisión centimétrica”. Una serie de puntos sobre el glaciar recibiendo señales GPS de forma continua permite por tanto realizar una película sobre cómo fluye éste con gran precisión espacial y resolución temporal.

Con el ciclo de seminarios se busca ofrecer a los investigadores aragoneses una visión multidisciplinar, con la posibilidad de conocer de la mano de sus autores las aplicaciones en otros ámbitos que se derivan del estudio de la Física de la Materia Condensada. De hecho, el campo de investigación en este ámbito es cada vez más creciente y sus logros no sólo adquieren valor científico, sino que también benefician directamente al desarrollo tecnológico de la sociedad actual y a la calidad de vida del ser humano. Existen numerosos ejemplos de ello, quizás el más destacado sea el desarrollo de la electrónica, impulsada por el avance de la física de semiconductores.

La Física de Materia Condensada establece las relaciones entre las propiedades macroscópicas de un material y el comportamiento de sus constituyentes a nivel microscópico o atómico. La sociedad actual tiene un gran interés en conocer propiedades de la materia bajo condiciones externas especiales, como baja temperatura, alta presión o alto vacío, presencia de campos eléctricos y magnéticos, radiación, con el fin de aplicar después estos hallazgos a la vida diaria.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La huella humana provoca más cambios en la vegetación de las islas que el clima

La colonización de las islas ha causado cambios irreversibles que siguen siendo constantes siglos después. Una nueva investigación, que ha cuantificado el impacto humano a través del estudio del polen de hace 5.000 años, revela que las alteraciones de la vida vegetal por la colonización humana son once veces mayores que las debidas al clima.

El deshielo de todos los glaciares del mundo se ha acelerado en lo que llevamos de siglo

En los últimos 20 años, los glaciares han perdido de media un total de 267 gigatoneladas de hielo cada año, según las observaciones realizadas en más de 200.000 de ellos. Los resultados, que se incluirán en el próximo informe del IPCC, muestran que este deshielo es la causa del 21 % del aumento observado en el nivel del mar desde el año 2000.