Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El origen de CRISPR-Cas contado por un microbiólogo y un genetista

Dos de los mayores representantes de CRISPR-Cas se han unido para contar la historia de una técnica que, guardada en secreto por las bacterias durante millones de años, ha revolucionado el mundo de la edición genética. En un artículo de revisión, los autores rinden tributo a la investigación básica que, tarde o temprano, acaba dando sus frutos.

En el estudio los dos investigadores recogen la historia de CRISPR-Cas a lo largo de los últimos 20 años. / Fotolia

En ciencia, en muchas ocasiones, las grandes revoluciones tienen su origen en los seres más pequeños. Es el caso de CRISPR-Cas, la técnica de edición genética más revolucionaria de las últimas décadas. Un secreto guardado celosamente por las bacterias durante millones de años hasta que un microbiólogo español, Francis Mojica, lo descubrió.

Una revisión publicada en la revista Trends in Microbiology describe la historia de esta técnica desde el punto de vista de un microbiólogo y un genetista. “Por primera vez –indican los autores–, nos hemos unido dos expertos en áreas muy dispares (un investigador básico que trabaja con microorganismos y un experto en genética de mamíferos) para dar a esta novedosa técnica la dimensión que se merece”.

El estudio pone en valor la ciencia básica y el trabajo de todos los microbiólogos que investigaron durante más de dos décadas el sistema de defensa de las bacterias para que, en los últimos tres años, los genetistas hayan podido aprovechar el sistema para la edición genética.

“El sistema CRISPR-Cas ha evolucionado en las bacterias durante millones de años. Aquello que hoy utilizamos en beneficio de los mamíferos deriva de milenios de optimización evolutiva en bacterias”, explica Francis Mojica, microbiólogo de la Universidad de Alicante, que fue el descubridor de CRISPR en arqueas y padre del nombre de la técnica.

Por su parte, Lluis Montoliu, investigador del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC (CNB-CSIC) y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (CIBERER), es pionero y referencia en España en la aplicación de la técnica del corta-pega genético y recuerda las grandes dificultades técnicas que durante décadas supuso la modificación del genoma de mamíferos.

Una de las aplicaciones más relevantes consiste en la generación de modelos animales y celulares para el estudio de enfermedades humanas

“Es realmente sorprendente y muy excitante la facilidad y eficiencia que nos ofrece el sistema CRISPR-Cas –asegura el científico–. Pero es importante no olvidar el origen de esta técnica: fueron los microorganismos y la naturaleza los que, una vez más, pusieron a nuestra disposición una solución innovadora”.

Veinte años de historia del CRISPR-Cas

En la revisión, los dos investigadores recogen la historia de CRISPR-Cas a lo largo de los últimos 20 años. Desde los primeros indicios de su existencia a finales de los 80, pasando por los estudios que lo identificaron como un sistema de defensa inmunitaria de bacterias frente a virus y otros elementos infecciosos.

En 2012, por primera vez, se propuso que el sistema CRISPR-Cas podría utilizarse como una herramienta de edición génica de alta eficacia en cualquier organismo. “Fue entonces cuando las cosas se precipitaron: captó la atención de los expertos en ingeniería genética y en los tres años siguientes la técnica saltó a la fama. En 2015 se convirtió en descubrimiento del año según Science y fue portada de periódicos de todo el mundo”, aseguran los autores.

En los últimos tres años, las herramientas CRISPR-Cas han revolucionado la biología y la biomedicina. La técnica permite generar mutaciones muy específicas en el genoma de cualquier ser vivo. Una de las aplicaciones más relevantes consiste en la generación de modelos animales y celulares para el estudio de enfermedades humanas. De acuerdo con Montoliu, que centra su investigación en el estudio de enfermedades raras como el albinismo, “ahora es más fácil reproducir en animales patologías como el albinismo para así poder estudiar su etiología, buscar nuevos métodos de diagnóstico precoz y posibles tratamientos”.

Los autores admiten que queda aún trabajo por hacer tanto para los microbiólogos como para los genetistas. “Quizá aún existan en los procariotas otros sistemas semejantes por descubrir que faciliten la modificación genética de los organismos eucariotas. Quizá ya se haya descrito, pero aún no conozcamos su utilidad. Mientras tanto, tenemos que seguir trabajando para mejorar esta nueva herramienta para que pueda aplicarse en terapia contra enfermedades genéticas humanas”, concluyen.

Referencia bibliográfica:

Mojica FJ, Montoliu L. "On the Origin of CRISPR-Cas Technology: From Prokaryotes to Mammals" Trends Microbiol. 2016 Jul 8. doi: 10.1016/j.tim.2016.06.005

Fuente: CNB-CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La contaminación atmosférica por plomo durante la época romana pudo ser superior a la actual

Un análisis de sedimentos en el lago de Marboré, situado a más de 2.600 metros de altitud dentro del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, ha permitido reconstruir la contaminación atmosférica durante los últimos 3000 años. Hasta este lago pirenaico volaron los contaminantes que emitían las antiguas minas de plomo del sur de la península ibérica. 

Alt de la imagen
Las montañas colombianas revelan una nueva especie de araña a 3.500 metros de altitud

Durante una estancia de investigación en la Cordillera Central de Colombia, inaccesible hasta el final del conflicto armado en 2016, una estudiante alemana de doctorado halló a 3.500 metros de altitud una araña hasta ahora desconocida, protagonista del #Cienciaalobestia. La denominó Ocrepeira klamt, en honor a su profesora de instituto por el entusiasmo e interés que muestra a sus alumnos.