Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El próximo 19 de octubre es el Día Internacional del Cáncer de Mama

El riesgo de sufrir otro tumor aumenta un 39% tras un cáncer de mama

Las mujeres diagnosticadas con un cáncer de mama invasivo presentan un 39% más de riesgo de desarrollar un segundo cáncer en un sitio diferente del cuerpo. Así lo indica un estudio, liderado por investigadoras españolas, que sugiere que este hecho podría ser debido a que los dos cánceres tienen factores de riesgo similares o al efecto secundario del tratamiento recibido.

El cáncer de mama continúa siendo uno de los cánceres más frecuentes en la mujer en los países desarrollados. / SINC

Un grupo nacional de investigadores ha analizado el riesgo que tienen las mujeres diagnosticadas de un primer cáncer de mama invasivo de desarrollar un segundo cáncer primario en una localización anatómica distinta a la mama.

Los resultados, publicados en la revista Gynecologic Oncology, apuntan un 39% más de riesgo. “Se trata del primer estudio poblacional en España que evalúa este riesgo asociado”, comenta a SINC María José Sánchez, coautora del artículo y directora del Registro de Cáncer de Granada.

Según los datos de su estudio, el riesgo en las menores de 50 años diagnosticadas de un cáncer de mama fue casi dos veces superior al de la población general (un 96% más de riesgo). En las mujeres de edades superiores este exceso de riesgo fue del 29%. En este último grupo de edad se da un riesgo tres veces superior de desarrollar un cáncer de endometrio tras uno de mama.

El riesgo en las menores de 50 años diagnosticadas de un cáncer de mama fue casi dos veces superior al de la población general, un 96% más de riesgo

El riesgo de desarrollar un segundo cáncer en el ovario era casi cinco veces mayor en las mujeres jóvenes diagnosticadas de un tumor mamario que en la población general. En ambos grupos de edad, se observó un mayor riesgo de desarrollar un segundo cáncer de piel no melanoma.

“El riesgo de un segundo cáncer fue elevado en los primeros cinco años desde el diagnóstico del primer cáncer de mama, y casi 3,5 veces más alto con respecto al resto de mujeres”, apunta Sánchez. “Sin embargo, no se encontró un aumento del riesgo significativo tras más de cinco años desde el diagnóstico”.

En total, las autoras estudiaron 5.897 casos de cáncer de mama invasivo diagnosticados entre 1985 y 2007 en mujeres residentes en la provincia de Granada, entre los que se identificaron 314 casos que desarrollaron un segundo cáncer primario.

Por otro lado, se estudiaron 22.814 casos de cáncer, de todas las localizaciones anatómicas excepto la mama, diagnosticados en este mismo período y población de estudio, y entre los que se identificaron 171 casos que habían desarrollado un segundo cáncer en la mama.

Para las expertas, este mayor riesgo puede ser debido al hecho de que ambos cánceres, el primero en la mama y el segundo en otra localización anatómica, compartan determinados factores de riesgo o ser consecuencia de un efecto secundario del tratamiento recibido.

La supervivencia a cinco años en cáncer de mama ha aumentado en España de un 76% en el período 1990-1994 a un 82,8% en el período 2000-2007

La realidad en el cáncer de mama

El cáncer de mama continúa siendo uno de los cánceres más frecuentes en la mujer en los países desarrollados. Aunque en la última década se ha observado una ligera disminución de su incidencia, sigue siendo elevada debido en parte a los estilos de vida de la población, con factores como una dieta poco saludable, sedentarismo, obesidad en la menopausia, etc.

La supervivencia de este cáncer ha mejorado notablemente en los últimos años. Según datos del estudio Eurocare, la supervivencia relativa a cinco años ha aumentado en España de un 76% en el período 1990-1994 a un 82,8% en el período 2000-2007.

“Estos datos revelan que el número de mujeres que sobreviven al cáncer de mama irá aumentando con el tiempo y que, por ello, es necesario evaluar el riesgo que presentan de desarrollar un segundo cáncer en relación con las mujeres de la población general”, concluye Sánchez.

Referencia bibliográfica:

Molina-Montes E, Pollán M, Payer T, Molina E, Dávila-Arias C, Sánchez MJ. Risk of second primary cancer among women with breast cancer: a population-based study in Granada (Spain). Gynecol Oncol. 2013;130(2):340-5. Doi: 10.1016/j.ygyno.2013.04.057.

El estudio ha sido realizado con datos procedentes del Registro de Cáncer de Granada, un registro de cáncer de base poblacional que cubre a una población de más de 900.000 habitantes (aproximadamente 450.000 mujeres) y que inició su actividad en el año 1985. Desde el año 2007, este registro está integrado en el Registro de Cáncer de Andalucía.

“European cancer registry based study on survival and care of cancer patients (Eurocare)”. http://www.eurocare.it/

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Identifican una nueva diana diagnóstica y terapéutica para la enfermedad cardiovascular

Un estudio publicado en Nature muestra a la proteína mitocondrial ALDH4A1 como un nuevo autoantígeno implicado en los procesos de aterosclerosis o endurecimiento de las arterias. Debido a que esta enfermedad puede permanecer asintomática durante largos periodos, resulta necesario el desarrollo de nuevas herramientas para su diagnóstico y tratamiento.

Estas células inmunitarias excavan túneles en los tejidos

Los linfocitos T citotóxicos, encargados de eliminar células tumorales o infectadas por patógenos, son capaces de crear canales a través de la matriz extracelular, lo que facilita la llegada de refuerzos. Investigadores alemanes han visualizado este proceso en 3D usando colágeno sintético, un resultado que puede aportar nuevas ideas en los tratamientos contra el cáncer.