Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El ruido humano obliga a este murciélago a cambiar de táctica para cazar

Los seres humanos también contaminamos acústicamente. Los ruidos que generamos interfieren en los sistemas comunicativos de ciertos animales y ponen en peligro su supervivencia. Es el caso del murciélago con labios de flecos, protagonista de #Cienciaalobestia, que emplea un segundo sentido –la ecolocación– para percibir a su presa cuando el sonido es demasiado alto y enmascara sus señales.

Un murciélago devora una rana recién capturada. / Rachel Moon

El humano es un ser ruidoso, hasta tal punto que ciertos animales tienen que adaptar sus sistemas de comunicación para sobrevivir, como es el caso de los pájaros de ciudad que alteran su canto en ambientes urbanos. Un nuevo estudio demuestra que ciertos murciélagos también modifican sus técnicas de caza cuando el ruido antropogénico les impide actuar.

Los murciélagos hacen algo similar a lo que hacemos los humanos en una fiesta ruidosa

El murciélago con labios de flecos (Trachops cirrhosus), que vive en los bosques tropicales sudamericanos, se alimenta principalmente de ranas túngaras guiándose por su agudeza auditiva para percibir las señales de baja frecuencia que los anfibios generan para aparearse. Sin embargo, cuando el ruido en el exterior es demasiado elevado tiene que cambiar de táctica para sobrevivir y seguir cazando.

Un estudio, publicado en Science, revela que el ruido antropogénico le obliga a emplear un segundo sentido: la ecolocación, una capacidad que les permite conocer su entorno por medio de la emisión de sonidos e interpretar el eco que los objetos a su alrededor producen debido a ellos.

Según Mike Ryan, profesor en la Universidad de Texas en Austin (EE UU) y coautor del trabajo, indica que los murciélagos hacen algo similar a lo que hacemos los humanos en una fiesta ruidosa. Entre todas las conversaciones que se escuchan, las personas pueden centrar su atención en un único orador y “desconectarse” del resto.

“Este cambio en la tácticas sensoriales podría hacer de los murciélagos los únicos animales, además de los humanos, en reaccionar de esta manera ante el excesivo ruido”, explica Wouter Halfwerk, coautor del trabajo e investigador en el VU University de Ámsterdam (Holanda).

Un murciélago ataca a una rana robótica. / Rachel Moon

"Con este estudio demostramos que los animales se pueden adaptar al nivel del ruido usando sus otros sentidos", declara el investigador

Un experimento con ranas robóticas

Teniendo en cuenta que las ranas son las presas favoritas de esta especie de murciélagos, el equipo empleó 12 murciélagos capturados en la naturaleza para realizar varios experimentos en jaulas al aire libre en Panamá con dos ranas robóticas. Además de emitir llamadas, las ranas mueven el saco vocal que se hincha y es lo que permite a los murciélagos localizarlas en ambientes ruidosos.

Cuando los científicos aumentaron el sonido por encima de las señales de las ranas, la ecolocación de los murciélagos aumentó y los mamíferos atacaron con más frecuencia al robot que emitía ambas señales (llamada y movimiento del saco vocal) que al que solo emitía señales de apareamiento. Sin el ruido artificial, los murciélagos atacaron a ambos anfibios robóticos por igual.

“Con este estudio demostramos que los animales se pueden adaptar al nivel del ruido usando sus otros sentidos, y esto tienen grandes implicaciones para otras especies que buscan presas, evitan depredadores o atraen a parejas en entornos en el que impactado el hombre”, concluye Halfwerk.

Referencia bibliográfica:

D.G.E. Gomes et al. “Bats perceptually weight prey cues across sensory systems when hunting in noise”. Science. Vol. 353, September 16, 2013, p. 1277. doi: 101126/science.aaf7934.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las praderas marinas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos vertidos al océano

Un estudio liderado por expertos de la Universidad de Barcelona revela que las praderas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos del medio marino. Este mecanismo natural podría llegar a atrapar cada año cerca de 867 millones de estos compuestos en áreas costeras.

La fusión de los grandes icebergs es un paso clave en la evolución de las épocas glaciares

Un nuevo estudio, en el que participa el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, afirma haber encontrado una nueva conexión para explicar el comienzo de las edades glaciares en la Tierra.