Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida

El tacto del renacuajo dispara el instinto paternal de la rana venenosa

Las ranas venenosas macho, protagonistas de #Cienciaalobestia, transportan a sus renacuajos a sus espaldas hasta charcas más seguras. Un experimento demuestra que solo el contacto de las crías con las espaldas de ranas adultas –sean o no sus padres o incluso hembras– impulsa esta conducta protectora.

Las ranas venenosas adultas transportan a sus espaldas incluso renacuajos que no pertenecen a su prole. / Andrius Pasukonis/Eva Ringler

El cuidado de las crías se extiende a todo el reino animal y las ranas venenosas no son una excepción. Una vez que los renacuajos eclosionan, los padres los recogen y los llevan en sus espaldas hasta los charcos donde se desarrollarán. Hasta ahora, los procesos que desencadenan el cuidado parental se habían estudiado en aves y mamíferos, pero no en estas ranas.

Un estudio publicado en Journal of Experimental Biology revela por primera vez cuál es el estímulo concreto que dispara el instinto paternal de las ranas cuando llevan a sus crías a las charchas repartidas por todo el bosque.

Los científicos de la Universidad de Viena (Austria) y la de Harvard (EE UU) comprobaron con un experimento qué es lo que motivaba a las ranas a desplazarse y para ello, colocaron renacuajos con los que no tenían ninguna relación familiar en las espaldas de diferentes anfibios adultos machos y hembras.

Incluso las hembras, que en condiciones normales rara vez desempeñan el papel de transportistas, asumieron las funciones de los machos

Los resultados demostraron que las ranas venenosas son padres ejemplares. Incluso las hembras, que en condiciones normales rara vez desempeñan el papel de “transportistas”, asumieron las funciones parentales como los machos cuando se les colocaron renacuajos en sus espaldas.

Crías propias o ajenas

Los científicos pudieron seguir a las ranas gracias a la colocación de transmisores miniatura. “Queríamos saber si los renacuajos ajenos también eran transportados a las charcas. Los resultados muestran que, aunque los renacuajos no sean recogidos por los adultos, el contacto con las espaldas de las ranas adultas es suficiente para desencadenar el transporte”, declara el líder del proyecto, Andrius Pašukonis, de la universidad austríaca.

Las pruebas realizadas a machos y hembras revelaron que todos los ejemplares transportaron a los renacuajos independientemente de su origen y de si los recogían ellos mismos o no.

A pesar de que los investigadores desconocen aún el mecanismo por el que este comportamiento instintivo se produce, sospechan que los estímulos táctiles como ciertos movimientos de los renacuajos podrían entrar en juego. “Estos hallazgos son interesantes porque revelan cómo un estímulo puede impulsar este comportamiento tan complejo”, añade el científico. Además, el tacto también motiva el recuerdo de los lugares a los que tienen que ir.

Referencia bibliográfica:

Andrius Pašukonis, Kristina Barbara Beck, Marie-Therese Fischer, Steffen Weinlein, Susanne Stückler y Eva Ringler. “Induced parental care in a poison frog: a tadpole cross-fostering experiment” Journal of Experimental Biology

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Descubierto un minúsculo pariente de los dinosaurios

Entre los animales más grandes que han pisado o volado sobre la faz de la Tierra figuran los dinosaurios y los pterosaurios, pero sus ancestros pudieron tener un tamaño muchísimo menor. Así lo sugiere el fósil de un pariente descubierto en Madagascar de tan solo 10 cm de altura: Kongonaphon kely, un 'pequeño asesino de insectos' que puede ayudar a explicar algunas de las características de sus gigantescos primos.

Alt de la imagen
El Homo erectus no era esbelto y ligero, sino compacto, achaparrado y robusto

Un trabajo del CSIC y el Centro Nacional de Investigación de La Evolución Humana ha reconstruido en 3D el tórax del niño de Turkana, el esqueleto de H. erectus más completo, datado en 1,5 millones de años. Este estudio revela que la forma estilizada del humano moderno, con tórax y pelvis estrecho, apareció más recientemente de lo que se pensaba.