Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida

El veneno de las tarántulas revela cómo sentimos dolor

Una investigación publicada en Nature describe el papel de un canal de sodio en la percepción del dolor mecánico gracias a la utilización de una toxina presente en el veneno de las tarántulas. Según los resultados, este canal es el responsable del dolor abdominal en trastornos como el colon irritable.

La Heteroscodra maculata produce toxinas que se dirigen al canal de sodio dependiente de voltaje, Nav1.1. / Lucas Foglia

El dolor es una sensación desagradable que todo ser vivo que posee un sistema nervioso puede experimentar. Su función es advertir de un problema o lesión en una zona del organismo.

Los canales de sodio dependiente de voltaje sirven para iniciar los impulsos eléctricos que señalan el dolor

En los tejidos corporales como la piel, el músculo o el tejido conectivo, se encuentran unas fibras nerviosas y unos receptores, llamados nociceptores, encargados de detectar estas percepciones sensoriales.

Un reciente estudio, publicado en Nature, utiliza las toxinas –sustancias producidas por células vivas de organismos vivos– del veneno de una tarántula para lograr entender cómo percibimos el dolor.

Gracias a la llamada Hm1a, una toxina presente en el veneno de las tarántulas de la especie Heteroscodra maculata, los investigadores de la Universidad de California (EE UU) hallaron que un canal de sodio dependiente de voltaje, concretamente el Nav1.1, juega un papel importante en la trasmisión del dolor mecánico.

Estos canales son proteínas transmembrana –atraviesan en forma de poro la bicapa lipídica– que permiten el paso de iones sodio por la pared celular, y son usados por los nociceptores para iniciar los impulsos eléctricos que señalan el dolor.

Dolor mecánico pero no termal

Aunque el papel del canal Nav1.1 en el dolor no había sido bien estudiado, las mutaciones que afectan a su función han sido asociadas con trastornos del sistema nervioso central tales como epilepsia, el autismo y la enfermedad de Alzheimer.

El canal actúa frente a la hipersensibilidad al tacto pero no ante el dolor térmico

En esta investigación, los autores hallaron que el canal actúa frente a la hipersensibilidad al tacto (dolor mecánico) que sufrían los ratones al ser afectados por la toxina, pero no ante el dolor térmico ni a la inflamación.

Además, encontraron una relación entre el canal NaV1.1 y el dolor abdominal que causa el síndrome de colon irritable, debido a que las fibras nerviosas del intestino de los ratones se expresaban también en esta proteína y eran altamente sensibles a la toxina.

Según los autores este hallazgo puede tener un potencial en futuras aplicaciones para el descubrimiento de nuevos tratamientos contra trastornos del sistema nervioso central.

Referencia bibliográfica:

Jeremiah D. Osteen et al.: "Selective spider toxins reveal a role for the Nav1.1 channel in mechanical pain". Nature.doi:10.1038/nature17976

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Capturados los extraños sonidos de los unicornios del mar

Con la ayuda de esquimales inuit, los científicos han logrado acercarse a los tímidos narvales, protagonistas de nuestro #Cienciaalobestia, para grabar sus sonidos bajo las aguas de un fiordo de Groenlandia. Así han descubierto los silbidos que emiten para comunicarse y los clics con los que ecolocalizan a los peces, a los que acaban cercando con un zumbido de motosierra.

Alt de la imagen
Reconstruyen un arrecife fósil de hace unos 38 millones de años en el Pirineo aragonés

Durante el Eoceno, hace unos 38 millones de años, había un arrecife en lo que hoy es el Pirineo aragonés. Un equipo de científicos españoles ha logrado reconstruirlo y ha descrito tres nuevas especies de cangrejos que vivían en él entre el centenar de fósiles hallados.