Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El veneno de las tarántulas revela cómo sentimos dolor

Una investigación publicada en Nature describe el papel de un canal de sodio en la percepción del dolor mecánico gracias a la utilización de una toxina presente en el veneno de las tarántulas. Según los resultados, este canal es el responsable del dolor abdominal en trastornos como el colon irritable.

La Heteroscodra maculata produce toxinas que se dirigen al canal de sodio dependiente de voltaje, Nav1.1. / Lucas Foglia

El dolor es una sensación desagradable que todo ser vivo que posee un sistema nervioso puede experimentar. Su función es advertir de un problema o lesión en una zona del organismo.

Los canales de sodio dependiente de voltaje sirven para iniciar los impulsos eléctricos que señalan el dolor

En los tejidos corporales como la piel, el músculo o el tejido conectivo, se encuentran unas fibras nerviosas y unos receptores, llamados nociceptores, encargados de detectar estas percepciones sensoriales.

Un reciente estudio, publicado en Nature, utiliza las toxinas –sustancias producidas por células vivas de organismos vivos– del veneno de una tarántula para lograr entender cómo percibimos el dolor.

Gracias a la llamada Hm1a, una toxina presente en el veneno de las tarántulas de la especie Heteroscodra maculata, los investigadores de la Universidad de California (EE UU) hallaron que un canal de sodio dependiente de voltaje, concretamente el Nav1.1, juega un papel importante en la trasmisión del dolor mecánico.

Estos canales son proteínas transmembrana –atraviesan en forma de poro la bicapa lipídica– que permiten el paso de iones sodio por la pared celular, y son usados por los nociceptores para iniciar los impulsos eléctricos que señalan el dolor.

Dolor mecánico pero no termal

Aunque el papel del canal Nav1.1 en el dolor no había sido bien estudiado, las mutaciones que afectan a su función han sido asociadas con trastornos del sistema nervioso central tales como epilepsia, el autismo y la enfermedad de Alzheimer.

El canal actúa frente a la hipersensibilidad al tacto pero no ante el dolor térmico

En esta investigación, los autores hallaron que el canal actúa frente a la hipersensibilidad al tacto (dolor mecánico) que sufrían los ratones al ser afectados por la toxina, pero no ante el dolor térmico ni a la inflamación.

Además, encontraron una relación entre el canal NaV1.1 y el dolor abdominal que causa el síndrome de colon irritable, debido a que las fibras nerviosas del intestino de los ratones se expresaban también en esta proteína y eran altamente sensibles a la toxina.

Según los autores este hallazgo puede tener un potencial en futuras aplicaciones para el descubrimiento de nuevos tratamientos contra trastornos del sistema nervioso central.

Referencia bibliográfica:

Jeremiah D. Osteen et al.: "Selective spider toxins reveal a role for the Nav1.1 channel in mechanical pain". Nature.doi:10.1038/nature17976

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los perros que se pasean por la playa afectan mucho más a las aves que la presencia humana

Un investigador de la Universidad de Valencia ha estudiado cómo la presencia de personas y perros paseando en las playas afecta a la reproducción del chorlitejo patinegro. Esta ave huye de su lugar de anidación sobre todo cuando se acercan los canes, al considerarlos como depredadores. El científico destaca la necesidad de regular la entrada de mascotas a las playas para asegurar la conservación de estos pájaros.  

Alt de la imagen
Cerca de 850.000 virus desconocidos en la naturaleza podrían infectar a las personas

Prevenir pandemias a través de la lucha contra la crisis climática y la pérdida de biodiversidad es cien veces más barato que enfrentar brotes como el de covid-19, advierten desde la ONU tras la publicación del último informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas.