Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio del genoma explica la reciente propagación del zika

El zika pudo circular por América mucho antes de su detección en 2015

El mayor análisis genómico realizado hasta la fecha sobre el virus del Zika –tanto de pacientes infectados como del mosquito vector– revela su evolución y trayectoria por el continente americano en su última gran epidemia, que puso en jaque al mundo entre 2015 y 2016. Este hallazgo, recogido en tres artículos publicados esta semana en la revista Nature, pretende optimizar la vigilancia de futuras pandemias.

El virus circuló sin ser detectado durante muchos meses antes de que se detectara la transmisión. / Sharon Isern

El zika sigue siendo un gran desconocido a pesar de haber afectado a más de 75 países en la epidemia de 2015. Esta semana la revista Nature publica tres artículos que engloban cerca de 200 nuevas secuencias del genoma del virus.

En la epidemia de 2015, el zika afectó a más de 75 países. Pero el virus comenzó a propagarse antes de lo que se pensaba hasta ahora

Estos datos genómicos, obtenidos de pacientes infectados y mosquitos Aedes aegypti (vectores de la enfermedad), permitieron a los equipos de científicos reconstruir por primera vez la propagación del virus en América del Sur y Central, el Caribe y en el sur de Estados Unidos.

Los tres trabajos confirman que el virus circuló sin ser descubierto durante muchos meses antes de que se detectara la transmisión.

En el primero de ellos, los investigadores del Scripps Research Institute, en California, secuenciaron 39 nuevos genomas de pacientes infectados y mosquitos para entender mejor cómo y cuándo se introdujo el virus en EE UU.

Los expertos rastrearon casos del virus desde su primera detección en Miami (Florida). Sus análisis filogenéticos mostraron que fue introducido por lo menos cuatro veces en el Estado y que la mayoría de estas introducciones estaban vinculadas a viajes desde el Caribe.

En los otros dos artículos, liderados por Oliver Pybus, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), y Pardis Sabeti, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), se reconstruyó la propagación en Latinoamerica.

Los científicos encontraron que el noreste de Brasil tuvo un papel crucial en el establecimiento de la epidemia y la propagación del virus en las Américas. Mientras que en el trabajo de Pybus secuenciaron 54 genomas –en su mayoría del noreste de Brasil–, en el de Sabeti secuenciaron 110 genomas recogidos de 10 países distintos.

El equipo estudió la propagación del virus (izquierda, cortesía de NIAID) entre las regiones afectadas de América del Sur y Central y el Caribe (derecha, en rojo). / Instituto Broad

El análisis de la Universidad de Oxford sugiere que el zika estaba circulando en Brasil alrededor de febrero de 2014, un año antes de que las primeras infecciones confirmadas de la nación fueran reportadas. Del mismo modo, el virus llegó a Colombia, Honduras, Puerto Rico y otras partes del Caribe de 4,5 a 9 meses antes de la primera infección local confirmada.

"Tenemos que estar por delante de la próxima amenaza viral; la genómica puede tener un papel en esto", explica uno de los autores

"La genómica ha permitido reconstruir cómo el virus viajó y cambió a través de la epidemia, por lo que podría haber ayudado a detectarlo mucho antes", explica Bronwyn MacInnis, uno de los autores del trabajo desarrollado por expertos del MIT. "Tenemos que estar por delante de la próxima amenaza viral emergente, y la genómica puede tener un papel destacado en esto".

Una amenaza latente

Los resultados aparecen ahora, meses después del pico del brote, porque la secuenciación ha sido un reto, sobre todo el análisis a partir de muestras de pacientes.

El virus está presente en niveles muy bajos en los afectados y desaparece rápidamente. De ahí que hasta ahora se hubieran conseguido tan pocos genomas.

Para los autores, los datos apoyan el desarrollo de pruebas de diagnóstico molecular más eficaces, así como herramientas mejoradas de vigilancia de salud pública.

El zika sigue siendo hoy una importante amenaza para la salud pública en los países y regiones afectados, por lo que resulta necesario continuar vigilando e investigando el virus.

Referencias bibliográficas:

Genomic epidemiology reveals multiple introductions of Zika virus into the United States. DOI 10.1038/nature22400 http://nature.com/articles/doi:10.1038/nature2240

Establishment and cryptic transmission of Zika virus in Brazil and the Americas. DOI 10.1038/nature22401 http://nature.com/articles/doi:10.1038/nature22401

Zika virus evolution and spread in the Americas. DOI 10.1038/nature22402 http://nature.com/articles/doi:10.1038/nature22402

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Estas son las características clínicas del paciente hospitalizado con covid-19 en España

El 33,8 % de los pacientes con coronavirus hospitalizados en nuestro país desarrolló síndrome de distrés respiratorio agudo, el 10,9 % neumonía bacteriana y el 6,2 % sepsis. La nueva actualización del Registro SEMI-COVID-19, uno de los mayores del mundo sobre SARS-CoV-2, indica cómo la tasa global de mortalidad fue del 20,9 %, la de ingreso en UCI del 8,6 % y la de reingreso hospitalario del 3,8 %.

Una revisión de estudios apoya el uso masivo y constante de mascarillas para detener la pandemia

Investigadores de la Universidad Nacional de Singapur han analizado la bibliografía científica sobre la efectividad de las mascarillas frente a la covid-19. Los resultados señalan que la pandemia se podría parar si al menos el 70 % de la población utilizase en público mascarillas eficientes, como las quirúrgicas, aunque incluso las de tela son útiles para detener el avance del virus.