Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Elaboran el primer inventario de aves marinas españolas del mundo

La organización SEO/BirdLlife ha realizado el primer inventario nacional de aves marinas en España. El proyecto, único en el mundo y presentado ayer con el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM) y de la Comisión Europea, identifica 42 áreas importantes para la conservación de las aves marinas españolas.

Tras más de cuatro años de trabajo, SEO/BirdLife presenta el primer inventario nacional completo junto con el de Portugal que se realiza en el mundo. El inventario complementa los espacios ya identificados para las aves marinas en tierra firme (principalmente sus colonias de cría), y permitirá abordar la protección completa de estas aves a través de una red de espacios integrada y coherente.

Las 42 espacios bien repartidos cubren más de 40.000 km2, casi el 5% de las aguas marinas españolas. Diez de ellos se encuentran en el archipiélago canario, ocho en el noroeste peninsular (Cantábrico) ocho en la zona de transición Mediterráneo-Atlántico (entre el mar de Alborán y el golfo de Cádiz) y 16 en el Mar Mediterráneo.

Con este inventario, a partir de ahora es posible identificar áreas clave para las aves en el mar, aunque sean especies de gran movilidad. Además, los expertos han desarrollado una metodología detallada que permite identificar las aves marinas más allá del territorio español. La ventaja es que se puede adaptar para la identificación de áreas clave para otras especies marinas.

Desde SEO/BirdLife defienden que el inventario será el referente para la designación de la Zona de Especial Protección para las Aves marinas (ZEPA) de la Red Natura 2000 en el mar en relación a las aves.

Un reto por el bien de las aves

SEO/BirdLife ha afrontado un desafío muy ambicioso por su carácter innovador, y por su amplísimo ámbito de actuación (cerca de 1.000.000 km2). Las dificultades añadidas han sido las de prospección de un medio muy dinámico y donde el objeto de estudio eran también organismos de gran movilidad, las aves.

Para asegurar la protección completa de las aves marinas, y del medio marino, su identificación es primordial. Para ello y gracias al inventario se identificarán las aves mediante su declaración como ZEPA, y se garantizará su gestión a través de la elaboración y aprobación de los correspondientes planes de gestión.

Las áreas importantes de aves marinas coinciden con áreas ya inventariadas por su valor para otras especies como tortugas marinas, grandes peces pelágicos y cetáceos. Según SEO/BirdLife, esto confirma que la protección efectiva de las aves marinas será beneficiosa para otros muchos organismos.

Francia, Grecia, Italia, Malta, países Bálticos, Argentina, EEUU, Nueva Zelanda, Perú y Sudáfrica ya han tomado como referentes los proyectos español y portugués para iniciar su propia identificación de aves marinas.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.