Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Salud pública
Las conclusiones aparecen en el 'European Heart Journal'

España es uno de los países con menos tasa de mortalidad asociada a enfermedades cardíacas e infartos

Los países del Norte y del Este de Europa poseen una tasa de mortalidad por infarto o enfermedades del corazón de 7 a 14 veces superior que el resto de los países. España, junto con Portugal, Francia e Italia, posee la menor mortalidad por cardiopatías isquémicas. Sin embargo, la mortalidad por enfermedades cerebrovasculares ha aumentado en los países del Sur.

Intervención quirúrgica. Foto: Hospital universitario La Paz.

Un estudio, que publica en su último número la revista European Heart Journal, ha valorado el número de muertes por cardiopatías isquémicas (CI) y por enfermedades cerebrovasculares (EC) ocurridas en Europa durante el año 2000.
Los investigadores encontraron que las tasas de las CI, cuyo origen radica en la incapacidad de las arterias coronarias para suministrar oxígeno, fueron más bajas en el Sur y el Este de Europa. Por su lado, la mortalidad de las EC se redujo desde los años ’90 en el Este, región que ha sido estudiada como un “círculo verde” alrededor del cuál la mortalidad por EC aumentó, incluido España.

Según Jacqueline Müller-Nordhorn, investigadora principal del estudio, “estos últimos datos muestran un cambio en los patrones de mortalidad de las enfermedades del corazón en Europa, lo que debe ser tenido en cuenta, a partir de las estrategias de prevención, para la clasificación de los países con mayor o menor riesgo asociado”.

Causa de muerte

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo (OMS, 2003). Una de las enfermedades cardiovasculares es la cardiopatía isquémica, que incluye el infarto agudo de miocardio, la muerte súbita de origen cardiovascular y síndromes coronarios agudos como la angina de pecho.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad vascular cerebral es "el desarrollo rápido de síntomas clínicos indicativos de un trastorno local o generalizado de la función cerebral, con síntomas que persisten 24 o más horas o que conducen a la muerte sin que exista un causa aparente otra que la vascular".

Atendiendo a la naturaleza de la lesión, la enfermedad cerebrovascular puede dividirse en isquémica y hemorrágica. En la primera se produce una disminución del flujo sanguíneo que llega a una región del cerebro y produce una necrosis tisular por daño neuronal irreversible (infarto cerebral), mientras que en la segunda existe una extravasación o pérdida de sangre por la ruptura de algún vaso.

Después de las cardiopatías y del cáncer, estas enfermedades ocupan el tercer lugar como causa de muerte en el mundo occidental, y es la primera causa de invalidez en personas adultas mayores de 65 años.

.......................


Referencia bibliográfica: J. Müller-Nordhorn, S. Binting, S. Roll, S. N. Willich, ‘Una actualización de la variación regional de la mortalidad cardiovascular dentro de Europa’, European Heart Journal doi:10.1093/eurheartj/ehm604 Feb. 2008.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Mapa de colillas en Madrid: ubicuidad y desigualdad por barrios

Investigadores de la Universidad de Alcalá han desarrollado una metodología para estimar y cartografiar los desechos de cigarrillos en las calles de Madrid. Los resultados señalan que el 73 % de los espacios públicos de la ciudad albergan estos residuos. También identificaron diferencias entre barrios.

Alt de la imagen
Por qué comer pescado reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares

Una dieta rica en pescado o elevada en omega 3 modula la concentración de los lípidos transportados hacia las células, lo que reduce las probabilidades de que se forme arteriosclerosis, es decir, endurecimiento de las arterias. Así concluye un estudio con más de 26.000 mujeres, el más exhaustivo realizado hasta el momento.