Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Esta es la historia evolutiva de una leguminosa en peligro de extinción

La leguminosa Astragalus edulis, presente en el sur de la península ibérica, Canarias y Marruecos, está en peligro de extinción. Aunque es comestible y tiene cierto parecido con el garbanzo, no se cultiva, y solo se encuentra de forma silvestre. Ahora, una investigación ha descubierto su historia evolutiva, lo que puede servir para establecer los mejores lugares para la conservación de esta planta.

Fruto de la leguminosa Astragalus edulis. / Foto cedida por los investigadores

El grupo de investigación en Biodiversidad, Sistemática y Conservación de Plantas Vasculares y Hongos (BIOCONS) de la Universidad de Salamanca ha descubierto la historia evolutiva de la especie Astragalus edulis, una leguminosa silvestre –comestible, pero no se cultiva– en peligro de extinción que se encuentra en Canarias, Marruecos y en el sur de la península ibérica.

Este hallazgo, publicado en la revista AoB Plants, permite determinar los lugares estratégicos para la conservación de esta planta, cuyo fruto guarda cierto parecido con el garbanzo, aunque tiene una forma diferente.

Los investigadores realizaron los análisis de laboratorio en el Banco de ADN Vegetal de la Universidad de Salamanca, adscrito al Banco Nacional de ADN y colaboraron con la Universidad de Granada. Los autores del trabajo aplicaron una combinación de novedosas técnicas denominadas de análisis bayesiano computacional junto con modelos de distribución de especies para determinar el corredor que pudo utilizar la planta desde el norte del Atlas para colonizar Canarias y el sur de la Península.

Este hallazgo permite determinar los lugares estratégicos para la conservación de esta planta

Este corredor geográfico podría haber sido utilizado por más especies para colonizar la Península partiendo del sur de Marruecos. Según explican los científicos, “hay que tener en cuenta que ambos territorios comparten buena parte de su flora debido a que las condiciones climáticas son similares y a que están separadas por el Estrecho, que no representa una barrera infranqueable para muchas especies de plantas”.

Colonización de la planta

La aplicación de esta combinación de técnicas permite generar diversas hipótesis sobre la historia evolutiva de las especies e integrar datos de origen, distribución y recorrido en su proceso de colonización de nuevos territorios.

“Las técnicas parten de datos genéticos observados en la actualidad y de datos ecológicos y climáticos que obtenemos de la ubicación geográfica de la planta. Las características ecológicas y climáticas de dichos lugares generan un modelo que se compara con las características de esa área geográfica en el pasado, para identificar qué lugares presentaban las características idóneas para la presencia de la especie”, apuntan.

Juntando esta información con la diversidad genética de la especie y la reconstrucción de su historia evolutiva (cómo ha variado genéticamente la especie a lo largo del tiempo) los investigadores pueden decantarse por la explicación más plausible que muestre el punto de procedencia y el camino recorrido a lo largo del tiempo.

La aplicación de estas técnicas nos muestra la mejor opción para conservar la biodiversidad, ya que señala los lugares donde hay mayor diversidad

El análisis bayesiano permite contrastar posibles escenarios de partida que expliquen el patrón genético observado en la actualidad. De esta manera, “conseguimos un análisis más completo y fiable, pues evitamos trabajar con la valoración de una única hipótesis, cuya interpretación puede llevarnos a una conclusión errónea”, añaden.

Lugares clave para la conservación

En las tres ubicaciones señaladas se ha comprobado que dicha planta muestra variaciones genéticas que conforman grupos geográficos. Estas variaciones permiten determinar cuáles son las poblaciones más relevantes para proteger, puesto que agrupan más individuos con variedades genéticas (diversidad) o individuos con características únicas (singularidad).

“Teniendo en cuenta las limitaciones en los fondos destinados a la preservación de naturaleza, la aplicación de estas técnicas nos muestra la mejor opción para conservar la biodiversidad, ya que señala los lugares donde encontramos mayor diversidad y singularidad de una misma especie”, aseguran.

Referencia bibliográfica:

Javier Bobo-Pinilla Julio Peñas de Giles Noemí López-González Sonia Mediavilla M Montserrat Martínez-Ortega. "Phylogeography of an endangered disjunct herb: long-distance dispersal, refugia and colonization routes" AoB PLANTS 10(5) 1 September 2018, ply047, https://doi.org/10.1093/aobpla/ply047

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los animales engañan a otros con trucos de magia igual que los humanos

Trucos mentales, juegos de manos, ilusiones y distracciones forman parte de la magia que percibimos los humanos, pero ¿cómo reaccionaría una audiencia animal? Un equipo de científicos muestra que nuestra capacidad de atención y percepción no es muy superior a la de ciertos animales como primates, cuervos y pulpos, que también son engañados por los de su misma especie u otras.

Alt de la imagen
Los primeros humanos podrían haber cocinado en aguas termales antes que con fuego

Uno de los mayores misterios en la evolución humana es el origen del cocinado de alimentos. Un nuevo hallazgo abre una ventana a una fase anterior al uso del fuego, en la que los primeros seres humanos ya podrían haber empezado a cocinar en aguas termales. Esta es la conclusión de un estudio en el que participa la Universidad de Alcalá y que se desarrolla en la garganta de Olduvai (Tanzania).