Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Estas son las variedades mejoradas de trigo más resistentes al calor

Un estudio internacional, con participación de la Universidad de Córdoba, ha analizado 54 líneas de trigo mejoradas genéticamente para determinar cuáles responden mejor a las altas temperaturas. En total, 10 genotipos toleraron el estrés por calor y pudieron producir 2,4 toneladas de trigo por hectárea.

Uno de los campos de trigo del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo. / CiMMYT

El trigo supone la base alimenticia de más de 2.500 millones de personas, aporta el 20 % de la proteína consumida a escala mundial y proporciona más calorías que cualquier otro cereal, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

La productividad del trigo a largo plazo se ve amenazada, entre otros factores, por el aumento de las temperaturas

Su productividad a largo plazo, sin embargo, se ve amenazada, entre otros factores, por el aumento de las temperaturas. El estrés por calor, un fenómeno en aumento debido al cambio climático, afecta a su rendimiento, un hecho que necesita soluciones urgentes porque según algunas estimaciones, la población alcanzará los 9.000 millones de personas en 2050.

En busca de soluciones que garanticen la sostenibilidad de este cereal, un estudio internacional en el que participa la Universidad de Córdoba (UCO), ha analizado un total de 54 líneas de trigo generadas por el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), una organización internacional de investigación ubicada en México y que lleva más de 60 años desarrollando genotipos mejorados genéticamente de trigo y maíz.

La investigación tuvo como objetivo establecer cuáles de las 54 líneas de trigo estudiadas respondían mejor a las altas temperaturas.  El estudio revela que 10 de estos genotipos toleran mejor que el resto el estrés por calor.

“La mayoría de ellos corresponden a líneas generadas recientemente por el programa de mejora, lo que demuestra la eficacia de la mejora genética para afrontar este problema si se hace la inversión necesaria”, subraya el investigador responsable del trabajo en la UCO, Carlos Guzmán.

Cantidad y calidad razonables

Las líneas han sido cultivadas en la estación experimental CENEB en Sonora (México), cuna de la Revolución Verde, y en la que predomina un clima desértico. Los genotipos del cereal fueron plantados en febrero, tres meses más tarde de lo habitual, para hacer coincidir su floración y llenado de grano con los meses de más calor.

Los genotipos que mejor respondieron a las altas temperaturas fueron capaces de producir 2,4 toneladas de trigo por hectárea

Según los resultados obtenidos, los genotipos que mejor respondieron a las altas temperaturas fueron capaces de producir 2,4 toneladas de trigo por hectárea, “una cantidad bastante razonable en este tipo de ambientes y que podría contribuir a mantener una productividad aceptable para esas condiciones”, afirma Guzmán.

El estudio no solo se centra en la cantidad de trigo que podrían producir estas variedades, sino también en la calidad del grano, un factor que depende en buena medida de la cantidad y calidad de proteína y que supone un elemento clave para que este pueda ser comercializado para su uso en la elaboración de productos como la pasta o el pan.

Según los resultados del trabajo, la calidad del grano no ha disminuido con el estrés en ninguno de los 10 genotipos que mejor resisten al calor, lo que posiciona a estas líneas como candidatas a ser utilizadas frecuentemente en programas de mejora o ser liberadas como variedades en regiones o países donde el estrés por calor es habitual. Todo esto, con el objetivo de generar trigo resistente al calor que garantice la sostenibilidad de un alimento básico.

Referencia:

María Constanza Fleitas, Suchismita Mondal, Guillermo Sebastián Gerard, Nayeli Hernández-Espinosa, Ravi Prakash Singh, José Crossa, Carlos Guzmán. “Identification of CIMMYT spring bread wheat germplasm maintaining superior grain yield and quality under heat-stress”.  Journal of Cereal Science. Volume 93, May 2020, 102981. https://doi.org/10.1016/j.jcs.2020.102981

Fuente:
UCO
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los insectos que propagan la 'Xylella fastidiosa' viajan más de lo que se pensaba

Para evitar la expansión de una bacteria que amenaza a olivos, almendros, viñas y otros árboles mediterráneos, la Comisión Europea ordenó erradicar todas las plantas en riesgo de contagio localizadas a menos de 100 metros de una infectada. Pero ahora científicos del CSIC han comprobado que las cigarrillas que llevan el patógeno avanzan más de 2 km en un mes, así que se está replanteando la medida.

Alt de la imagen
El ritmo de captura de CO2 de los bosques catalanes disminuye un 17 % en 25 años

En un cuarto de siglo (entre 1990 y 2014) las áreas boscosas de Cataluña han sufrido un descenso generalizado de su capacidad de capturar dióxido de carbono. Asimismo, el agua azul, la lluvia que no aprovechan las plantas y llega a los ríos y acuíferos, se ha reducido hasta un 29 %.