Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Exocometas en la constelación Leo

Un equipo internacional, liderado por astrofísicos de la Universidad Autónoma de Madrid, ha descubierto una importante actividad cometaria en Φ-Leo, una estrella que ahora es objetivo potencial para la búsqueda de exoplanetas y para el estudio de la formación y evolución planetaria.

Cometas alrededor de una estrella distinta al Sol. Ilustración: NASA / FUSE / Lynette Cook

La astronomía ha experimentado en los últimos años una actividad frenética en el campo de la detección y caracterización de cuerpos mayores fuera del sistema solar, llamados exoplanetas; pero la detección de cuerpos menores, como exocometas, no ha suscitado tanto interés hasta ahora.

Utilizando telescopios de todo el mundo, y con la colaboración de investigadores internacionales, el grupo de investigación Ontherocks de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), liderado por Eva Villaver, realizó un seguimiento sistemático de cien estrellas. Así lograron detectar una gran cantidad de material exocometario en la estrella Φ (Phi) de la constelación Leo.

El grupo Ontherocks realizó un seguimiento sistemático de cien estrellas y detectó gran cantidad de material exocometario en Φ

De acuerdo con el trabajo, publicado en la revista Astronomy & Astrophysics, la estrella muestra variaciones en determinadas líneas espectrales de elementos ligeros.

“Estos elementos solo aparecen al pasar un cometa muy cerca de la estrella, cuando se produce la evaporación del material”, explica Isabel Rebollido, coautora del trabajo que forma parte de su tesis doctoral.

La primera estrella en la que se detectó la presencia de exocometas fue β-Pictoris, hace 40 años. Hasta ahora, ninguna otra estrella había presentado la frecuencia de eventos de β-Pic. Esto convierte a Φ-Leo en la segunda estrella conocida en cantidad de material evaporándose en torno a la estrella y en un objetivo potencial para la búsqueda de exoplanetas, así como para el estudio de la formación y evolución planetaria.

Mensajeros del pasado

Los cometas son rocas compuestas principalmente de hielos de distintos elementos que orbitan en torno a una estrella. Cuando en su órbita atraviesan la zona más próxima a la estrella, parte de su masa se volatiza y presentan la cola de gas que los caracteriza.

Los cometas son los remanentes más antiguos de la etapa de formación del sistema solar. Por tanto, contienen una gran cantidad de información sobre el pasado y pueden aportar claves de los mecanismos de formación de los planetas. Incluso teorías de biogénesis involucran de un modo u otro a cometas que impactaron la superficie de nuestro planeta hace miles de millones de años, durante una etapa en la que el número de colisiones entre cuerpos era muy frecuente.

Los cometas que orbitan en torno al Sol generan vistas espectaculares en el cielo de nuestro planeta, como es el caso de los cometas Halley y Halle-Bopp. Otro cometa que recientemente se hizo famoso fue 67P/Churyumov-Gerasimenko, cuando sobre su superficie se posó la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Referencia bibliográfica:

C. Eiroa, I. Rebollido, B. Montesinos, E. Villaver, O. Absil, Th. Henning, A. Bayo, H. Canovas, A. Carmona, Ch. Chen, S. Ertel, D. P. Iglesias, R. Launhardt, J. Maldonado, G. Meeus, A. Moór, A. Mora, A. J. Mustill, J. Olofsson, P. Riviere-Marichalar and A. Roberge. Exocomet signatures around the A-shell star φ Leonis? Astronomy & Astrophysics. DOI: 10.1051/0004-6361/201629514.

Fuente: UAM
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Descubierta una cercana subtierra rica en hierro

A unos 30 años luz de la Tierra, el exoplaneta GJ 367 b orbita alrededor de una enana roja en menos de 8 horas. Su tamaño es ligeramente mayor que el de Marte y su masa la mitad de la de nuestro planeta, aunque presenta una densidad cercana a la del hierro puro, según un estudio internacional en el que participa el Instituto de Astrofísica de Canarias.

Los planetas gigantes alcanzan su ‘madurez’ antes de lo que se pensaba

Un estudio con participación española revela que los planetas gaseosos del sistema V1298 Tau han alcanzado su tamaño final tan solo 20 millones de años después de su formación. El hallazgo desafía los modelos actuales de formación y evolución planetaria para este tipo de objetos astronómicos.